El departamento de Córdoba ocupa el Primer Puesto en Corrupción en Colombia

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, presidente Asociación Colombiana de Veedurías.

En este artículo analizamos todo el tsunami de corrupción protagonizado por Edwin Besaile y a la vez reprochamos el hecho de que este político pretenda perpetuarse en el poder, a través de su hermano en el Senado y una candidata a la Cámara de Representantes.

Es el colmo que los cordobeses vayan a votar por ladrones tan inescrupulosos, pues los Besaile y todos los cómplices que circulan alrededor de ellos se han robado el dinero producto de los impuestos de los ciudadanos cordobeses.
Ladrón no sólo es quien ejerce la política con el propósito de robarse el presupuesto, pues ladrón también es aquel cordobés que apoya su mala causa política votando por esos corruptos.

Vamos a refrescarle la memoria a los cordobeses con un catálogo de noticias publicadas en diversos medios del país:

El portal Pulzo titula:
“Salpican al mayor de los Besaile con la corrupción en Córdoba”.
Y continúa diciendo Pulso: “Jhony Besaile fue mencionado por un excontratista en medio de la investigación por el asesinato del director de regalías del departamento Jairo Zapa”.
“El candidato también fue secretario de Gobierno de Córdoba bajo la administración de Alejandro Lyons, señalado del millonario desfalco al departamento y pieza clave para destapar el cartel de la toga en la Corte Suprema de Justicia”.

Aquí Pulzo cita a Blu Radio:
“Besaile fue vinculado con el escándalo por el excontratista Jesús Henao, que habló de una reunión en la que se repartieron las coimas de las regalías del departamento a través de una empresa fachada creada exclusivamente para tal fin», informó Blu Radio.

Sigue diciendo Pulzo:
“En el interrogatorio ante la Fiscalía, citado por la emisora, Henao aseguró”: “Esa es una decisión de la Secretaría de Gobierno en cabeza del hermano del (entonces) gobernador [Edwin Besaile], eso facilitó la sacada del dinero”.
“Cabe recordar que Edwin Besaile, estuvo suspendido de su cargo como gobernador mientras se le adelantan investigaciones por su presunta responsabilidad en el cartel de la Hemofilia y el cartel del Sida, a través de los cuales se habrían apropiado de los recursos destinados a financiar la salud en el departamento”. “la Fiscalía le imputó cargos por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, cohecho por dar y ofrecer y falsedad en documentos”.
“Entre tanto, su hermano Musa Besaile, estaba preso en la cárcel La Picota, cuando se destapó el escándalo de corrupción en la Corte. Besaile también fue investigado por la Procuraduría por los delitos de cohecho y peculado, luego de que admitió haber pagado el soborno al exfiscal Gustavo Moreno. El exsenador también fue señalado de desviar recursos de Córdoba, en alianza con el exgobernador del departamento Alejandro Lyons”, finalizó diciendo Pulzo.

Por su parte, El Espectador dice:
“Durante 2019, la Corte Suprema de Justicia remitió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) los expedientes por parapolítica y el Cartel de la Toga que pesaban en contra del exsenador Musa Besaile Fayad. Hoy, dos años después, la justicia transicional en un auto que aún no está firmado ratifica la expulsión del político debido a que su colaboración en cuanto a verdad no resultó ser suficiente”. “La decisión fue de la Sección de Apelación que resaltó que si bien su comparecencia no lo obliga a reconocer responsabilidades sí debe presentar una “verdad adicional” para que su proceso cumpla con los requerimientos de la JEP”.
“El exsenador, inicialmente, fue expulsado desde julio del año pasado por la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP al concluir que sus aportes no fueron “relevantes” y denotaban “falta de seriedad y compromiso”. “En primera instancia, la justicia transicional consideró que Besaile incumplió con el régimen de condicionalidad que suscribió cuando se sometió a la JEP por sus vínculos con las AUC”.
“En febrero de 2018 lo llamó a juicio por los delitos de peculado por apropiación y cohecho por dar u ofrecer. Por ese expediente, el exsenador más votado del Partido de la U en las elecciones de 2014 estuvo recluido en una celda de la cárcel la Picota en Bogotá”.
“El expediente que reposará nuevamente en el alto tribunal da cuenta que Besaile pagó $2.000 millones al exfiscal Luis Gustavo Moreno, hoy condenado, para desviar una orden de captura que pesaba en su contra en el marco de la investigación que se le adelanta por parapolítica. Lo que reposa en la investigación es que Moreno no fue el único beneficiario de ese pago. De allí se favoreció el también condenado exmagistrado Gustavo Malo Fernández, quien tenía en su despacho la investigación del excongresista por aparentes vínculos con las autodefensas de Córdoba”.
“El pago, según la investigación, se hizo con dineros de la Gobernación de Córdoba obtenidos de manera ilegal. La entrega, igualmente, fue corroborada por el exgobernador del departamento Alejandro Lyons; su tío, Luis Ignacio Lyons y el propio exfiscal Moreno. Los procesos de colaboración con la Fiscalía de quienes estuvieron en dicho entramado de corrupción han dado luces que con ocasión de la amistad y el apoyo que Besaile Fayad le brindó a Lyons para llegar a la gobernación de Córdoba en el año 2011, acordaron que dividirían en partes iguales los recursos que, en su condición de gobernador, recibiera producto de los actos indebidos que sucedían en su administración”.
“Además de ello, el alto tribunal cuenta con la confesión del propio exsenador que señaló del pago que, según la investigación, llegó a las arcas del exmagistrado Malo. Por estos hechos, la Corte adelanta un juicio en contra del exmagistrado Leonidas Bustos, quien es considerado el cerebro de la organización, y ya fueron condenados sus compañeros de Sala, los exmagistrados Malo y Francisco Ricaurte”.
“Retomando con el proceso de Besaile, la Corte también deberá definir la situación jurídica, precisamente, sobre el expediente de parapolítica que intentó negociar para evitar que fuese llevado ante los estrados. De este caso se sabe que el excongresista aceptó haber tenido vínculos con el comandante del Bloque de Córdoba de las AUC, Salvatore Mancuso Gómez, con quien se reunió en tres oportunidades entre finales del año 2001 y comienzos del año 2002, para obtener la autorización de hacer campaña a la Cámara de Representantes cuando hacía fórmula con el exsenador Juan Manuel López Cabrales”.
“Se conoce que el aval a su candidatura fue concedido por las AUC a cambio de no interferir con las iniciativas legislativas a favor del proyecto político paramilitar que por la época se adelantaba en el Congreso de la República”, finaliza diciendo El Espectador.

La W Radio titula:
“El Ratón Cuida al Queso”.
Y continúa diciendo La W: “En las pasadas elecciones regionales el actual gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, recibió el apoyo de la casa Besaile, en unión con el actual senador Fabio Amín y el conservador David Barguil, hoy precandidato a la presidencia de la República”.
“Consultando con varias fuentes del departamento de Córdoba, en efecto se estableció que la actual procuradora Regional Yissela Acosta, es del municipio de Sahagún, y habría apoyado en su momento al cuestionado exgobernador de Córdoba, Edwin Besaile, y posteriormente, tras supuestos pactos políticos se mantuvo en la gobernación de ese departamento en el mandato de Sandra Devia, tras la destitución de Edwin Besaile”.
“Frente a lo expuesto, este medio (La W) consultó con la misma Procuraduría sobre cuántos procesos o actuaciones se han adelantado desde el año pasado hasta la fecha que involucran al gobernador o a la Gobernación de Córdoba y aún no se ha obtenido respuesta”.
“Recientemente, se conoció uno, pero que tiene que ver con un exfuncionario de la Gobernación de Córdoba, el exsecretario de Salud, Walter Gómez, quien actualmente aspira a la Cámara de Representantes por el Partido Liberal”.
“Sin embargo, ese es un proceso al que se dio apertura cuando aún era procurador Nicolás Barguil en ese departamento. Actualmente, el proceso relacionado con presuntas irregularidades en contratación aún estaría en indagación (este caso se conoció en diciembre del año 2020)”, finalizó diciendo La W Radio.

Y sigue un extenso catálogo de publicaciones que salpica al clan “turco” de los Besaile con toda la marisma de la cloaca máxima de la corrupción.

A toda esta contratación ilícita no le dicen clientelismo, sino generosidad: Ayudan a sus “pobres” amigos del combo de los corruptos.

Esperen próximas publicaciones.

Compártelo:
Imagen por defecto
Eduardo Padilla Hernández

Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Deja un comentario