Compártelo:

Bogotá, Medellín y Cali, se encuentran en la lista de las cinco ciudades más importantes, todo lo que ocurra con ellas impacta a nivel nacional y traza el futuro del país; López, Quintero y Ospina, con su estilo demagogo, arrogancia demencial y falta de liderazgo, las han sumido en un verdadero desbarajuste, donde reina la inseguridad, se multiplica la corrupción, crece la pobreza, gobierna la incoherencia y se desata sin control, el COVID 19. Estos mandatarios de izquierda con aspiraciones presidenciales nos permiten mirar al futuro por la ventana y ver lo que sería caer en un Gobierno de estas características.

Ninguna persona de costumbres sanas desea el mal a sus mandatarios, por ello la lógica nos enseña; si le va mal al dirigente, le va mal al dirigido, eso se lo dejamos a los camorreros de la Colombia Humana y los partidos de oposición, que como buitres carroñeros esperan todo tipo de tragedias para presentar su política populista.  Quienes queremos el progreso Nacional, esperábamos que estos mandatarios gobernaran en bien de sus conciudadanos, dejando claro que JAMÁS votaría por alguno de ellos y mi argumento es simple: todos ellos representan partidos políticos nacidos de grupos terroristas y podrán decir hasta misa, pero nunca lograrán borrar las atrocidades cometidas y en honor a la verdad merecemos como dirigentes, personas mejores.

Es triste ver en casi trece meses de desgobierno, que las ejecutorias de estos señores son las mismas; todos al unísono prometieron mejorar los sistemas de salud, aumentar las camas UCI e incrementar la capacidad médica y hoy solo vemos desorden e improvisación. CORFERIAS un fracaso, el hospital de Medellín un elefante blanco, las urgencias en Cali colapsadas, el personal médico rogando que les cancelen los sueldos y ni siquiera son capaces de decir la verdad frente a las cifras, mientras la gente fallece en condiciones deplorables.

Como solución, sólo se les ocurre inventar una nueva cepa o traer las misiones médicas de Cuba, país que se encuentra en la lista de gobiernos terroristas y cuando ya sus propios electores les reclaman, sacan su haz bajo la manga: culpar al gobierno del Presidente Duque, indignándose cuando les recuerdan las fiestas de Quintero, las “protestas” que todos incitaron y acompañaron, las celebraciones deportivas de Claudia, sus paseos y  mitin políticos o las fiestas virtuales de Ospina, el único cabeza dura que justifica semejante estupidez (únicamente a ellos se les ocurre gastar partidas millonarias en celebraciones inicuas en momentos de crisis).

Estas ciudades no necesitan, ni merecen mandatarios impulsivos, incongruentes, ni demagogos como los citados, requieren alcaldes que dirijan con el ejemplo y subyuguen con su conocimiento, dispuestos a dialogar, abiertos al escrutinio público y honestos en su proceder, concentrados en ejecutar sus planes de gobierno, prestos a realizar las grandes obras de infraestructura, capaces de trabajar en equipo, humildes para reconocer errores y sensatos para entender que a nadie le interesan sus gustos sexuales o manifestaciones cariñosas con su pareja.

Los pueblos merecen sus gobernantes; Bogotá se ha destacado como la ciudad mamerta, no les bastó con Petro, Lucho, Samuel, el mismo Mockus y como cereza del pastel hoy padecen con Claudia Nayibe, tristemente Medellín y Cali quieren seguir su ejemplo, a estos electores les llegó la hora de asumir su responsabilidad con sensatez y criterio deben exigir que estos personajes corrijan el rumbo y cumplan sus promesas de campaña o en el mejor de los casos abandonen sus cargos, de lo contrario serán 3 años más de atraso y caos.  Cuando hablo de los electores los incluyo a todos, los mamasantas, los despistados, las barras bravas, los que traspiran humo y solo viven del subsidio, les recuerdo que si sus elegidos siguen en su campaña de arrinconar y destruir a los que producen; no habrá de donde mantenerlos mientras ustedes siguen en las nubes.

Lo que ocurre en estas tres ciudades no es fortuito, tampoco es casualidad que Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua sean los países más pobres de América, su desgracia radica en que son gobernados por sátrapas de izquierda que se eternizan en el poder y si aún tienen dudas observen lo que pasa en Barranquilla, metrópoli que poco a poco se convierte en ejemplo de buen Gobierno.

POSDATA 38: “Señor Presidente, ¿hasta cuándo JEP?  ni verdad, ni justicia, ni repetición, mucho menos reparación, ya los violadores, pedófilos y asesinos de las FARC, luego de cobrar 32 millones de sueldo, 23 millones de retroactivo y 34 millones de prima e irse de vacaciones hasta marzo, anunciaron que sus bienes son de ellos sus familias y testaferros y por el momento no cuenten con nada para las víctimas, pero sí financian y promueven su revocatoria.”

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

Oscarco16@yahoo.es

Twitter: @ricacoloradodo

 

Compártelo:
Imagen por defecto
Oscar Ricardo Colorado Barriga
Coronel ®, Analista y columnista


Deja un comentario