El Huracán Revolucionario

Sixto Gonzalez
Sixto González

 

Por: Ing. Sixto González A.

En días pasados, se conmemoraba en la ciudad de Caracas el “Congreso de las Comunas”, con la participación de 120 delegados pertenecientes a 27 países y, cuya finalidad en boca de sus voceros es la de constituir, consolidar y organizar en manos de lo que ellos definen como el poder popular (poder del pueblo) que se materializa en la organización de las bases comunitarias, en consejos comunales y las comunas, bajo el ideal planteado por su otrora líder creador de lo que se conoce mundialmente como el Socialismo del Siglo XXI: Hugo Chávez Frías.

Este se realiza, como uno de los tantos objetivos pactados hace 10 días atrás en la misma ciudad por el ya conocido “Foro de São Paulo”. En donde se reafirma claramente la determinación por parte de los miembros de esta coalición mundial de entes, movimientos y partidos izquierda (llámese comunistas, socialistas, progresistas y sociales demócratas); que es la de retomar los espacios geopolíticos perdidos hace unos pocos años atrás, debido a los innegables nefastos resultados en materia económica, política y social que su práctica ha dejado en nuestros latinos y desesperados pueblos.

La arremetida por parte de la agenda preconcebida en aras de tomar el poder a los gobiernos de las naciones latinas, viene acompañada de un planteamiento claro y conciso: aprovechar cualquier tipo de decisión política o fiscal medianamente impopular para atizar la llama del descontento y generar el caos por medio del llamamiento a marchas “pacificas” que terminan en desmanes vandálicos al inicio, y por último en actos terroristas.

Véase también: Develando Anhelos de Poder.

Es así, como en el transcurrir de los días hemos sido testigos de la materialización de estas directrices y la puesta en marcha con sus consabidos resultados en países como Perú, Ecuador, Chile, Colombia y Honduras, pero, donde el objetivo es el derrocamiento de todos y cada uno de los gobiernos demócratas con ideologías no afines a las de izquierda. Para implantar lo que ellos denominan el “Huracán Bolivariano”.

Es claro, que un “golpe de estado” es el objetivo final a todas luces por parte del contubernio socialista mundial y, que en nuestro país es orquestado por la oposición colombiana, en cabeza de los grandes exponentes nacionales de ideas progresistas y de izquierda inmediatamente después del rechazo mayoritario traducido en las urnas. Los llamamientos públicos, abiertos y directos a una “Primavera Latina” y al derrocamiento del ejecutivo democráticamente constituído (peticiones que se vienen incrementando día a día) con el apoyo del gobierno dictatorial usurpador de Venezuela en cabeza de Nicolas Maduro, Diosdado Cabello y de todo el entramado mafioso y terrorista que ellos representan, auspiciados por los integrantes del Foro de São Paulo.

El presidente de la Republica Dr. Iván Duque Márquez junto a su gabinete ministerial, las fuerzas militares y los aparatos de inteligencia del estado, deben dar un paso avante ante esta arremetida sin cuartel y con saña que tiene claros indicios de lo pretendido, junto a los hechos acaecidos en magistral coordinación, logrando un efecto dominó en los demás países de la región. Haciendo uso de las herramientas constitucionales que para este tipo de casos la misma constitución prevé.

Es momento de la toma de decisiones concretas, así estas, tengan un tufo impopular, sumado a las presiones de estamentos y organizaciones no gubernamentales de índole nacional e internacional. Es el espacio-lugar para salvaguardar las instituciones y a la nación en general, sobre estos actos preconcebidos, que son tangibles y perceptibles. Es tiempo de dejar a un lado la vanidad de las encuestas de popularidad, de frenar este andamiaje grosero orquestado desde la hipócrita isla junto con el país hermano y vecino. Tiempo de darle la tranquilidad que todos los colombianos merecemos, así algunos de ellos hagan parte indirecta por acción u omisión y, sean instrumentalizados para lograr el caos y la anarquía que se pretende implementar.

Las grandes soluciones son las que se toman previamente, no las que se hacen después de lo acaecido, pues, los daños colaterales serían de mayor envergadura. «Para grandes males, grandes soluciones». Mi concepción particular es qué el país se les esta saliendo de las manos a este gobierno, la confianza, más no su esperanza, de sus votantes disminuye y la de sus antagonistas aumenta, pues, es claro que existe cierto temor inexplicable e incomprensible del por qué la falta de audacia para tomar las decisiones contundentes para frenar lo que para el país es un secreto a voces. Es hora de sobrepasar el discurso intimidatorio y llegar a la acción persuasiva y convincente.

La ñapa I: Diosdado Cabello hace un llamamiento desde Caracas, que bien se puede interpretar como una declaración de guerra con nombre y apellido, al mejor estilo revolucionario sobre la caída inminente del gobierno colombiano y otros.

La ñapa II: Los senadores Gustavo Petro y Gustavo Bolívar exhortan públicamente por las redes, a que las manifestaciones en Colombia deben de ser del mismo tenor, de las ocurridas en Ecuador y Chile.

La ñapa III: El denominado Grupo de Puebla, es la antítesis para derrocar al Grupo de Lima, este ultimo que se nota debilitado y sin mayor eco. Se ha enfocado en una salida diplomática al problema regional venezolano, sin embargo, el primero tiene claro que la acción por las vías de hecho son las únicas que tienen contundencia.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario