El naufragio político de Óscar Iván Zuluaga ¿Crisis en el Centro Democrático?

Óscar Iván Zuluaga, ya fue candidato presidencial del uribismo.

 

Algo pasa en el movimiento Centro Democrático (CD), que lidera el ex Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, luego del fracaso en las pasadas elecciones, donde no se obtuvieron los resultados que se esperaban y quedó un tufillo a derrota. Hasta se dice que el ex candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga sale del manejo de esa colectividad por los malos resultados en esa contienda política, ya que el propio Uribe Vélez estaría disgustado con Zuluaga por la pobre campaña que hizo ese partido político de oposición. Así lo confirmó un hombre de las entrañas del uribismo, como el periodista William Calderón, en su columna La Barca de Calderón,  Véamos:

“LA BARCA DE CALDERÓN

El título de esta Barca le cae como anillo al dedo a la serie de desaciertos que ha protagonizado en los últimos años, en su carrera política, el ex ministro y director del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga.

Comencemos por el principio, como solía decir Diógenes, el de la linterna más famosa de Grecia.

Cuando el Consejo de Estado revocó la primera elección del gobernador de Caldas, Guido Echeverri, desde esta columna le sugerimos a Zuluaga que presentara su nombre como candidato al Palacio Amarillo, pero al hombre le pareció un cargo de poca monta, sin ninguna importancia. Si fueron gobernadores de sus estados Richard Nixon y Bill Clinton, antes de ser presidentes de Estados Unidos, ¿por qué no apeteció Zuluaga el cargo de mandatario de su provincia de origen?

“PALOS DE CIEGO

En la campaña presidencial en la que fue derrotado por Juan Manuel Santos, Oscar Iván dio muchos palos de ciego. Ganador en la primera vuelta, se sentía sobrado para llegar a la Casa de Nariño, en la ronda definitiva. En los propios cuarteles del CD se criticaba en tono menor  el manejo que Zuluaga le daba al accionar político. Entre los altos mandos se guardaba silencio alrededor de sus yerros para no darle a los electores una sensación de crisis a bordo del joven partido del ex presidente Uribe. Resumiendo: el hombre de Pensilvania fue derrotado y pese al duro revés, resolvió permanecer en la cúpula uribista, buscando la dirección y soñando con repetir candidatura en el 2018. Pero una cosa piensa el burro y otra el que lo está enjalmando.

OTRO CONTRASTE DE MARCA MAYOR

A Oscar Iván todavía le produce cierta piquiña en las espaldas  la “quemazón” que sufrió el Centro Democrático en muchas ciudades del país en las elecciones regionales del pasado 25 de octubre.

Entre las cuantiosas pérdidas que acumuló el uribismo, por su culpa, en la llamada “mitaca”, figuraron la Gobernación de Caldas (la misma que él menospreció en una primera oportunidad y hasta en esta última) y la alcaldía de Manizales. Claro: la doble derrota estaba cantada, pues Zuluaga resolvió formar alianza política, en territorio caldense, con el grupo de Omar Yepes Alzate su archi-enemigo desde cuando el pensilvaneño militaba en las filas conservadoras del inolvidable líder Rodrigo Marín Bernal.

El pobrísimo balance del CD, a nivel nacional, en los últimos comicios, le podrá  costar su salida de la cúpula del uribismo, en enero. Además, que se vaya haciendo a la idea de que no habrá para él segunda candidatura presidencial por el principal movimiento de oposición. Le fue tan mal que casi pierde, en su pueblo natal, la alcaldía, y en la provincia del oriente caldense apenas logró asegurar la de su patria chica y la de Marquetalia.

LOS RUNRUNES MANIZALEÑOS

El portal de EJE 21 que dirige el colega Evelio Giraldo coincide con lo dicho por La Barca tras las elecciones de octubre, en el sentido de que tiene más reversa un paracaidas que el relevo de Zuluaga. Leamos:

A raíz de las serias recriminaciones que le ha hecho el senador Alvaro Uribe Vélez, a comienzos del próximo año podría renunciar a la presidencia del Centro Democrático el excandidato presidencial Oscar Iván Zuluaga Escobar. Así se corrobora que hay problemas internos en ese partido, luego del descalabro electoral del pasado 25 de octubre, motivo por el cual Uribe ha culpado a Zuluaga, no sólo por los pobres resultados en el país, sino en especial en Caldas. El exsenador Zuluaga, sin dejar del todo la política, se dedicará a sus asuntos personales, familiares, empresariales y judiciales, pero con mayor énfasis al cuidado de su salud que se ha visto un poco deteriorada en los últimos tres meses. (Hasta aquí Eje 21).

Bajamos, pues, el telón de esta comedia política mientras llega enero con los episodios que aquí vaticinamos”.

LA BARCA DE CALDERÓN

 

Por William Calderón

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario