El Terrorismo con Patente de Corso

Óscar Ricardo Colorado

 

Acaecidos los hechos, que aún son materia de investigación, en donde resultó muerto el señor Javier Ordoñez y viendo la reacción de los votantes de izquierda, la información mediocre por parte de los medios de comunicación, las explicaciones timoratas de los Comandantes de la Policía, los análisis “concienzudos” de los nuevos jueces del ciberespacio y la hiel de Petro y sus secuaces, surge una pregunta que nadie quiere hacerse;

¿qué hubiese pasado si este señor, como la mayoría de los colombianos, en un mínimo gesto de humanidad, en vez de estar violando flagrantemente las medidas sanitarias, consumiendo drogas y bebidas alcohólicas con personas problemáticas, alterando la tranquilidad de sus vecinos, se hubiera quedado en su casa descansando para ir a trabajar o estudiar al día siguiente, como la gente de bien?  Simplemente nada.  Este comportamiento y el posterior deceso del señor Ordóñez en circunstancias que están por establecerse, fue la mecha que dio cumplimiento a la sentencia dada por el nobel de paz “las protestas están en el congelador, pero van a revivir con mayor fuerza”, planeamiento minucioso llevado a cabo en reunión de Timochenko, Santos y Cepeda en el apartamento de Cristo, obviamente a escondidas y altas horas de la noche, como obran los bribones.

Hoy Claudia López y su administración se esfuerzan en minimizar lo ocurrido en total complacencia y apoyo a los terroristas que siguen llamando manifestantes. Resulta inverosímil que después de más de 9 muertos, 400 heridos, 220 buses destruidos, 40 instalaciones de la policía vandalizadas y docenas de establecimientos comerciales atracados, esta señora ofrezca como única solución, poner a disposición de estos criminales, incluidos los que robaron un bus y atropellaron a María del Carmen Viuvche causándole la muerte, abogados que les defiendan ante las autoridades judiciales en los procesos, que esperamos se les adelanten.

Con el fin de no ofender a los glamorosos defensores de derechos humanos, les digo que estén tranquilos, la investigación ya inició y previo a cualquier decisión emitida en derecho por autoridad competente, a los agentes involucrados ya los destituyeron, en este momento están privados de la libertad, inclusive la “magistrada” Vanessa de la Torre, del canal Caracol ya los llamó asesinos y les negó cualquier presunción de inocencia.

En este caso un video editado si es la prueba reina, distinto al cacas con sus bolsas de dinero, los antecedentes de este señor no importan, las quejas de los vecinos frente a su personalidad conflictiva y grotesca solo chismes, su total irrespeto a la autoridad un juego, su violencia intrafamiliar un cuento, su no cumplimiento a las medidas sanitarias un chiste y la grabación del video hecha por sus amigotes, debió ser en el celular de cepeda, que solo guarda lo que le conviene y borra lo demás.

Me uno al clamor de JUSTICIA, pero generalizada, sin distinción política, capacidad económica, género o raza; si en la investigación adelantada por este hecho y cumpliendo con todos los protocolos legales, estos agentes son hallados culpables, deben enfrentar las penas y sanciones que les fije la ley, sin contemplación alguna y en el caso que los premien nombrándolos senadores, acompañaré todo tipo de protesta pacífica y civilizada en contra de semejante monstruosidad.

Javier Ordóñez solo le interesa a su familia, los partidos como Colombia Humana, los verdes, polo democrático, ASÍ, AICO, MAIS, y su principal benefactor FARC, quienes aprovechando situaciones como la ocurrida, continuarán armando y lanzando a las calles sus milicias, una horda de desadaptados, embrutecidos por las drogas, violentos por formación, cuya única misión será generar  caos, destruyendo todo a su paso, intentando imitar a los terroristas del M-19, seguirán incendiando CAIS  con policías adentro si se lo permiten, robando establecimientos de comercio y atacando vilmente a inocentes transeúntes.  Ninguno de estos vándalos produce nada, su pereza mental y física no los deja avanzar, ni siquiera entienden que todo lo que destruyan lo deberán pagar sus mismos padres, aquellos que no fueron capaces de educarlos con principios y hoy pretenden subsanar sus falencias, teniendo como mantenidos a estos delincuentes, que ni siquiera como compañía les sirven.

Los mandatarios de izquierda están de plácemes, basta ver a la Alcaldesa de Bogotá humillando de manera pública a los Comandantes de la Policía, quienes cabizbajos y sin argumentos escuchan cómo se pide a gritos cambios en la PONAL.  Se pretende retirar del Ministerio de la Defensa a esa institución y ponerla a órdenes de los mandatarios locales, logrando intervenir en su estructura, capacitación y promoción, buscando con ello, destruir una institución que pese a sus cuestionamientos ha sido baluarte de principios y defensora de la ley y el orden, en cumplimiento a su lema DIOS Y PATRIA, eslogan que envenena a Claudia y toda la izquierda.

Queda la sensación en el ambiente que quienes destruyen si tienen permiso para reunirse, porque cuentan con la vacuna del odio que los hace inmunes a la pandemia, pero pobres de aquellos que intenten JUNTARSE a rezar, serán condenados sin misericordia por parte de estos mandatarios y su vulgar gabinete.

Sin ser vidente, anticipo que los mandatarios de  izquierda, seguirán haciendo cuentas nocturnas de los daños presentados por sus prohijados, mostrándonos al día siguiente  cifras de miles de millones, teniendo la disculpa perfecta para esconder su corrupción e ineficacia administrativa y al final de sus gestiones mostrar cero resultados, como bien nos enseña la historia, así que olvidémonos del metro, la ampliación de vías, hospitales, colegios y todo aquello que sea desarrollo; todos tendrán la culpa, usted y yo, menos estos sátrapas, quienes seguirán aupando a estos criminales capaces de atacar inclusive, hospitales y ambulancias.

LA POLÍCIA NACIONAL, ES COMO DIOS TODOPODEROSO, SOLO LO INVOCAMOS PARA PEDIRLE AYUDA. GRACIAS HOMBRES Y MUJERES VERDE OLIVA POR SIEMPRE ESTAR HAY.

POSDATA 31: “Señor Presidente, por favor, usted y su ministro paren de juzgar y condenar la Fuerza Pública, haciéndole el juego a la izquierda homicida, ellos solos se juzgan, mejor denles parámetros claros para responder a tanta agresión y respalden esos procedimientos.  Cuando escupen y humillan un soldado o policía, están mancillando no a un hombre, sino a todo un estado, que se presume democrático y digno. Con una Fuerza Pública amilanada ni la casa de Nariño está segura.” 

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

[email protected]

Twitter: @ricacoloradodo

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario