Estafadores Sociales Atentan contra la Democracia y la Conciencia de los Jóvenes

Compártelo:

Magda Milena Amado Gaona*.

@MagdaMilenaAmad

De regreso a mi residencia, observe caminando alrededor de 20 jóvenes ninguno mayor de 20 años, eran las seis de la tarde.  Llevaban llantas en las manos, gritaban de forma descoordinada, no se entendía lo que exclamaban, se reían de todos los que pasábamos junto a ellos, riéndose como cuando los niños hacen picardías, o están realizando un simple juego. Analizando su actitud, sentí tristeza, impotencia, al observar que nuestra juventud por ignorancia, por ausencia de valores, por dinero, por droga, se dejan manipular de los estafadores sociales, y desvanecen lo que debe ser el ejercicio del derecho a la protesta.

Según Wikipedia : “La manipulación se produce cuando un individuo o grupo de individuos ejerce una toma de control del comportamiento de una persona o de un grupo, utilizando para ello técnicas de persuasión o de sugestión mental, en busca de eliminar las capacidades críticas o de autocrítica de la persona, esto es, su capacidad de juzgar o de rehusar informaciones u órdenes mentales.” Es decir, la manipulación nubla la capacidad del individuo para diferenciar lo bueno y lo malo, o la verdad y la mentira; la manipulación afecta la conciencia del individuo, afecta su libre albedrio.

Hoy en Colombia encontramos una especie de criminales con un objetivo destruir la democracia y tomar el gobierno sin importar los medios. Son estafadores sociales, quienes con sus estrategias maquiavélicas tienden trampas a ciudadanos ignorantes en su mayoría jóvenes.  Estos estafadores son dirigentes que engañan, dirigentes que dicen una cosa, pero su verdadera intención es otra. Dirigentes, expertos en manipulación psicológica, expertos en el arte del engaño, expertos en brindar desinformación, sencillamente expertos criminales.

Los estafadores sociales se han dedicado a cultivar su estrategia de lavado de cerebro en los jóvenes hasta hacerlos concebir como justicieros. Por ello evidenciamos tanto a nivel nacional como local, el uso del populismo por parte de dirigentes políticos o actores influyentes en cada región para alimentar la protesta social de forma peligrosa y violenta. Frente a ellos los ciudadanos debemos defender nuestra democracia de forma activa con el fin de evitar que sigan desangrando el País con el impulso de un paro totalmente politizado generador de muerte, desempleo y pobreza.

Es nuestro deber reforzar el sistema de valores del ciudadano desde el núcleo de la familia en primer lugar. Desde el Estado muchas tareas: Fortalecer las instituciones democráticas, robustecer la comunicación para que el ciudadano conozca realmente las ventajas del dialogo, de la protesta pacífica, evidenciar las soluciones reales al clamor ciudadano,  sacar de la ignorancia a los jóvenes y evitar que sigan viviendo en un mundo idealista que venden los estafadores y que nunca existirá, el mundo de los subsidios, el mundo de las incoherencias, del perezoso, de lo fácil, del mantenido, de los buenos y los malos, del rico y el pobre, de la estigmatización y odio por ideologías políticas; y sumado paralelamente el Estado debe actuar con mano dura con el violento, con el estafador social que es verdaderamente un delincuente.

Desde el Congreso, la mayor responsabilidad, son los representantes del pueblo, deben orientar sus actuaciones a la expedición de leyes efectivas en cumplir la satisfacción de las necesidades que gritan en las protestas con mensaje de urgencia -la inclusión social – en el marco de un Estado de Bienestar sostenible. Hoy, la gran mayoría de parlamentarios se encuentran en mora de cumplir la labor para la que fueron elegidos. Nunca se eligieron para ser YouTuber y menos para ser semilleros de populismo dañino. Fueron elegidos para lograr la efectividad de los derechos de cada Colombiano en un marco de justicia social, legislando a favor de quienes le confiaron su voto.

Son válidas las movilizaciones sociales, la protesta social es parte de una Democracia y es un deber respetarla; pero en Colombia, reitero, lo que existe hoy es una movilización politizada y violenta como medio para llegar al poder y destruir la democracia. La protesta se origina por la insatisfacción del ciudadano frente a las políticas estatales, frente a la solución de sus necesidades, de su desarrollo en la sociedad. Por ello emergen reclamos en cada protesta al estado, reclamos donde se exigen derechos donde se exigen cambios en la política pública.  El Gobierno actual viene dando respuesta a esa mayoría de exigencias, en especial de los jóvenes. Pero una protesta jamás será una forma de realizar un cambio de gobierno o de dirigentes; para ello existe una herramienta democrática EL VOTO.

Se aplaude las ideas de los jóvenes, su intención, pero se dejaron desdibujar y permear de los estafadores sociales, como lo han reiterado diferentes actores, tomando sus palabras, se han convertido en idiotas útiles de ciertos aspirantes a la Presidencia de la República y su sequito hipócrita de ávidos de poder o dinero. Los jóvenes deben pensar y proyectarse en el ejercicio del voto, como ellos mismo lo han manifestado según una encuesta realizada por la Universidad del Rosario, la Casa Editorial EL TIEMPO y la firma Cifras y Conceptos: “El 89 % de los encuestados piensa votar para Presidencia y para Congreso en las próximas elecciones. El 41 % de ellos, dice que votará por un candidato de centro (del total de los encuestados, el 64 % son de centro). Solo el 25 % piensa votar por un candidato de izquierda, y solo el 5 % por alguien de derecha.”[1]  Hoy, nuestra Democracia está en riesgo, los Jóvenes deben tomar conciencia de ello y defenderla no coadyuvar su destrucción siguiéndole el juego a los estafadores sociales.

Abogada*

Master Gobierno

Esp. D.Administrativo

Esp. Gerencia Estratégica

 [1] https://www.eltiempo.com/vida/educacion/el-84-de-los-jovenes-se-sienten…

Compártelo:
Imagen por defecto
Magda Amado Gaona
Abogada y Magister en Gobierno


Deja un comentario