La Educación desde la Tecnología

Manuel Díaz Salgado

 

Por: Manuel Diaz Salgado.

Al abordar la educación desde la comunicación, especialmente el capítulo, reconfiguración comunicativas del saber y del narrar, nos topamos con una serie de planteamientos, realmente incitantes, provocadores, cargados de reflexiones que invitan a pensar y repensar en el papel que juega actualmente la comunicación en la educación.

A simple vista y sin mayor esfuerzo intelectual se pensaría que la comunicación es imprescindible para vehicular los procesos de educacionales, empero, no basta analizar la cuestión desde la simple lógica, adentrémonos al sensato estudio hermenéutico y epistemologico, para desentrañar las ideas que nos propone, Jesus Martin- Barbero en su texto la educación desde la comunicación.

La confusión de los saberes, fecunda cambios en los modos de narrar, estos a su vez producen un rompimiento de los moldes escolares de la sensibilidad, la reflexibidad y la creatividad, arrojándonos a los brazos de Walter Benjamin, ” el sentido llega ser sustituido por el valor”, ahora bien, nos comunicamos para compartir, analógicamente participar también es compartir la acción. La sensibilidad, la reflexibidad y la creatividad, nos lleva en paño de verónicas al sentir y pensar desde la lógica.

¿Qué significa saber en la era de la información?, las actividades de las que participa la humanidad permanecen incólume, sin embargo, la tecnología comunicacional como fuerza productiva a profesado nuevos roles, estos están acentuados en la cultura social, emancipemos la palabra comunicación de la educación, sopesando los equilibrios que se ofrecen mutuamente o por el contrario miremos con ojos clínicos los enmarañados perjuicios que ha suscitado la comunicación en la educación.

Si la comunicación fuese un simple instrumento, pasaría desapercibida, no obstante, es estructural, la tecnología no son meros aparatos o novedades facilitadoras, sino nuevos modos de percepción y lenguaje, una nueva óptica de ver el mundo y su montón de cosas, la tecnología nos des- ancla, deslocaliza los saberes, modificando el estatuto cognitovo, entendido este como el código del saber, esto indudablemente crea un emborronamiento entre razón e imaginación, en síntesis experiencia profana.

La deslocalizacion y deseminación a lo largo de la historia a sufrido varías mutaciones, creando cambios en los modos de circulación y producción del saber, en tiempos remotos, todo era centralizado y controlado a través de dispositivos técnico políticos.

La dispersión y fragmentación, trajo como consecuencia el advenimiento de los saberes mosaico, obligando a los educadores a atrincherarse en su propio discurso.

Martín – Barbero nos dice al respecto ” entendemos por descentramiento el conjunto de procesos y experiencias que testimonian la expandida circulación por fuera del libro de saberes socialmente valioso. De ello hace parte la deslocalizacion que esos saberes presentan por relación a la escuela.

El saber se descentra, en primer lugar, por relación al que ha sido su eje durante los últimos cinco siglos: el libro” entonces estamos ante un fenómeno mutante que no había sufrido cambios desde la invención de la imprenta, para verse metamorfoseado por la aparición del texto electrónico.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario