Leopoldo, el hombre


 

Hace un año uno de los líderes más reconocidos en Venezuela y América, con una gran proyección hacia el futuro y un convocador admirable se entregaba a la justicia venezolana. Su nombre Leopoldo López, un caraqueño de 43 años, esposo de una valiente mujer llamada Lilian Tintori y padre de dos hijos, su historia una de las 62 que ocurren en Venezuela involucrando presos políticos, privados de la libertad por la dictadura de Nicolás Maduro.

En una acción valerosa entendiendo las consecuencias que le traería, Leopoldo decidió darle una entrevista telefónica a Fernando del Rincón (reconocido periodista de la cadena CNN en Español) en su programa Conclusiones CNN. Desde la prisión de “ramo verde” donde se encuentra recluido Leopoldo, habló de varios temas y como siempre lo ha hecho le dio una voz de esperanza a una nación que afronta una debacle política, económica y moral desastrosa. “No podemos encarcelar lo que son nuestros derechos, y es un derecho de que yo tengo de poder hablar, es un derecho que yo tengo como lo tienen todos los presos de recibir visita” dijo López.

“Fueron 6 meses de aislamiento total, sin poder ver a nadie, ni a mi familia más directa” fueron las palabras de Leopoldo cuando Fernando le preguntó cómo se encontraba, algo bastante cruel para un hombre que le nieguen hasta el derecho de ser visitado cuando su realidad es tan difícil y más cuando está preso injustamente. A pesar de esto Leopoldo aseguró encontrarse firme y tranquilo, sin nada de rencor, entendiendo que su causa no se daría en un día o dos, que esperar que la libertad se recobrara en un mes, un año etc. sería ahondar más en el desconsuelo de la soledad.

Como hombre de convicciones y líder nato, Leopoldo es un hombre de fe: “Todos los días me despierto a las cinco menos cuarto de la mañana y comienzo mi día rezando con el corazón en la mano, sobre lo que ha significado este momento de dificultad”. Se le notó sereno y firme en la entrevista para fortuna de un hombre que está para grandes cosas, a pesar del encierro y las vejámenes (como aquel episodio donde le fueron lanzados excrementos humanos a través de las ventanas) y que él en la entrevista recuerda.

Fernando del Rincón como era inevitable le preguntó sobre la situación del país, que a pesar de estar encarcelado, Leopoldo describe de manera real. Se refirió a los encarcelamientos que ya superan 62 en número. Según él: “Los comerciantes, los empresarios, los estudiantes, los que manifiestan en las colas, siguen llenando las cárceles de Venezuela”. Prosigue denunciando lo que el mundo conoce, y que solo un grupo de obtusos o fanáticos aún defiende, y es que el modelo chavista ha sido un fiasco: “Yo les diría a quiénes hoy gobiernan Venezuela que su propuesta fracasó” y continúa “Lo mejor que podría hacer Maduro es renunciar”.

Por último la situación se pone tensa luego de que Leopoldo denunciara que le querían quitar el teléfono, de manera valerosa responde a los guardias: “Quieren arrancarme el teléfono pero no lo voy a permitir”. Lastimosamente la entrevista se cae, Fernando lo avisa, pero más adelante la comunicación entre Fernando del Rincón y Leopoldo López se restablece para que en unos minutos le agradezca a su esposa Lilian Tintori, y a aquellos gobiernos y personalidades que se han pronunciado sobre su caso, pidiendo su libertad. “A mi esposa Lilian, que la amo con todo mi corazón, de verdad que uno no conoce el amor que puede llegar a sentir alguien. (…) Todo el apoyo con el ser con el que uno decidió pasar el resto de su vida”.

Ya en el final Leopoldo denuncia encontrarse rodeado de guardias dispuestos a cortarle la llamada. Lastimosamente la entrevista no termina como debiera, ya que en un momento el sonido se corta de un tajo, Leopoldo volvía al anonimato, al silencio, a la soledad. Seguramente los opresores de la dictadura arrancaron su teléfono como insinuó Fernando al final del programa.

A pesar de todo queda una sensación de alegría, de esperanza, de saber que el hombre que hace un año fue apresado por el tirano que hoy gobiernan a Venezuela aún se mantiene  lúcido, tranquilo y firme en sus convicciones. Muchos que abogamos por un mejor futuro para Venezuela hoy sentimos que el héroe que se encuentra atrapado en la prisión de Ramo Verde todavía sigue en la batalla. Lo que no mata hace más fuerte y Leopoldo parece estarlo todavía. Para Venezuela, Latinoamérica y aquellos que defendemos la democracia en la región fue una ocasión gratificante la que se vivió en Conclusiones CNN. La tenacidad de un líder de verdad está hecha de acero.

¡Fuerza Leopoldo, estamos contigo!

Felicitaciones a Fernando del Rincón, gran programa.

Por Rafael  Aristizábal

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario