‘Ocaso del conservatismo’ (Primera parte)


 
Por: mario arias gómez.
C

Apena el estado preagónico en que se halla el otrora glorioso partido que personificó las ideas de Bolívar y el pensamiento de Caro y Ospina Rodríguez, oscurecido por el descabellado accionar de desteñidos ‘dirigentes’ -de pacotilla- que, tras una amplísima constelación de orgiásticos, inmoderados intereses que han ocultado -junto a sus manipulaciones, abusos, traiciones a la doctrina, a  los mandantes- debajo de la vuelta añicos alfombra azul; comportamiento que ha degradado, languidecido la misión funcional del Partido, afectado su influencia en el devenir histórico -casi bicentenario- de Colombia.

Anomia ideológica cuyo alcance, comprensión, escapa a la incondicional, inveterada cauda que asumió las enseñas, ideales, símbolos conservadores, como ejes cardinales de sus vidas, partidarios utilizados, tratados como monedas de cambio, tenidos por tontos por mercachifles de ingrata recordación -venidos a más-, que por décadas -amparados en su representación- han medrado a la sombra del Partido. Caterva de contorsionistas conformada -entre otros- por los Pastranas, Holguínes, Valencia-Cossios, Cepedas, Andrades.

Inasibles Caínes, cuya calculada, cobarde, infame felonía, el sutil trabajo de zapa, allanó el camino para que el exasperante, astuto bucanero del Ubérrimo, se alzara con sus banderas, los inseparables, pétreos, vernáculos principios que, desde los orígenes patrios, coadyuvaron al enraizamiento de la libertad, el orden, la justicia, la democracia, la defensa de la vida, la propiedad privada, común. Invaluables valores prevalentes en su sempiterno peregrinar.

- Publicidad -

Lo proclama el himno: ‘luchar por la ‘igualdad sin privilegios’, ‘…contra la opresión como principio y razón’; …’defensa con valor de su lema, Dios y patria; ‘la causa de la libertad’, que ‘incita por ella a luchar’; ‘defendemos la democracia, tiranías jamás, jamás’. ‘La doctrina conservadora es nuestro grito’ que ‘al pueblo redimirá’, Principios que los citados orates tuvieron el cuajo de permutar.

Monograma que pide a gritos “agiornar” a la abstracta, disruptiva, lacerante, referida realidad, cuyo hilo doctrinario, destrozó, diezmó, desguarneció al conservatismo, reemplazado por un credo -incoloro, inodoro, insípido- reciclado del fascismo y formas de despotismo simulado que, impávido, ha copado -desde la presidencia-, el escenario político, dispuesto por voluntad suprema del protagónico, neolítico gurú del CD, quien pletórico ondea el refaccionado, reacomodado dogma Conservador, rebautizado:  “Los tres huevitos: Confianza inversionista, seguridad y cohesión social”.

Socializado a través de su partido de garaje, conformado -en su mayoría-, por la sonsacada, veleidosa dirigencia de renegados desideologizados, causantes del monumental daño al partido, cuya vesania los convirtió -por migajas-, en esclavizados, fanáticos, obedientes vasallos del expresidente de marras, trasteándose a sus toldas, con la embaucada -por dádivas- soldadesca, instrumentalizada por estos trásfugas ideológicos, como soporte de sus abusos y apetencias. Hipócrita trasiego consumado por sus indesmayables: oportunismo, conveniencia; insaciables: apetito, codicia, incurables.

‘Mercaderes del templo’, dedicados a hacer impensadas concesiones, genuflexiones -sin tasa ni medida- al nuevo amo, quien despojó al Partido de sus blasones, castró su vocación de poder, recibiendo merecido castigo, reflejado por este inocultable balance:

El conservatismo obtuvo en la primera elección de alcaldes (13 de marzo/1987): 413 alcaldías -incluidas Bogotá, Medellín- por 445 liberales, reducidas el pasado 27 de octubre/2019, a TRES (Arauca, Yopal, Ibagué), y en inextricables coaliciones: Tunja (liberalismo; Movimiento de Autoridades Indígenas -AICO-); Quibdó (Liberal, Alianza Verde), Montería (Liberal, PU), Pereira (Liberal), Sincelejo (PU, CR, CD, Independientes).  Alcaldía y media (porcentualmente).

Gobernaciones: Caquetá. En alianzas limosneras -sin unidad partidaria-: Amazonas (CD); Atlántico (Liberal, CR, CD); Bolívar (Liberal, PU, MAIS); Chocó (Liberal, Alianza Verde, Colombia Justa libres); Cundinamarca (Liberal, PU, CR, ASI, MAIS); Guaviare (Liberal, CR, CD); La Guajira (PU, CR, Colombia Renaciente); Meta (Liberal, PU, CR, AICO, ASI, MAIS, CR); Norte de Santander (Liberal, PU, CR); Santander (Independientes); Tolima (PU, ASI). Migajas que agregan 3 más.

La menguada fuerza en la capital -dónde ni siquiera inscribió candidato a la alcaldía- se deduce de la votación al Concejo:

Alianza Verde, 12 curules (570.627 votos, 19,77 %); Partido Liberal, 7 (333.021 -11,54 %): Centro Democrático, 5 (263.014 – 9,11 %); Cambio Radical 5, (237.628 -8,23 %); Polo Democrático 4 (192.449 – 6,67 %); Colombia Humana 3 (182.867 -6,33 %); Bogotá para la gente, 3 (108.372 – 3,75 %); Partido Conservador, 2 (102.710 – 3,56 %); Colombia Justa Libres: 2 (101.016 – 3,50 %); Mira, 1 (91.587 % – 3,17 %); Partido de la U: 1 (80.895 – 2,80 %).

Ediles (Juntas Administradores): Alianza Verde: 53; Liberal, 39; Colombia Humana, 27; Centro Democrático, 26; Cambio Radical, 16; Polo Democrático, 11; Partido de la U, 5; Conservador 4 (Usme, San Cristóbal, Barrios Unidos, Puente Aranda); Bogotá para la Gente, 2; Mira 1. Continúa

02/05/2020

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario