¡Paranoia climática!

Compártelo:

Ante la histeria climática colectiva vivida durante dos semanas -del 31 de octubre al 13 de noviembre- en Glasgow (Escocia), COP26 vendida por agoreros, lagartos y expertos ambientalistas, como la última oportunidad para salvar el planeta de la expansiva catástrofe que se anuncia desde la 21ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y sus efectos negativos (COP21), reunía el 12 de diciembre de 2015, en la que 197 países adoptaron el Acuerdo de París (COP21), cuyo objeto fue reducir de forma sustancial las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y limitar el aumento global de la temperatura en este siglo a no más de 1,5 grados C.

Cumbre que con las justas alcanzó -in extremis- un modesto, tímido acuerdo, que deja mucho que desear. Parto de los montes resumido con críptica, extravagante retórica -sin consecuencias-, según el profuso número de ‘expertos’, balance que, dependiendo -obviamente- del cristal con que se mire: fue para unos una conquista, a rajatabla; para otros, un  solemne, expresivo fracaso. Conclusiones, deberes, metas, de las que este humilde juntaletras, deja en manos de los estudiosos, en razón -lo reconozco- que no tengo autoridad, pajolera idea sobre la materia.

Tangencialmente me ocupo de la abstracta, fugaz participación, presencia metafórica del subpresidente-robot, flautista de Hamelin dedicado a pasear como un reyezuelo, con su familia y el séquito de medianías, guardia pretoriana encabezada por Luigi Echeverry, su antiguo, fantasmal jefe en el BID; dupla que se pavonea ostentando unos cargos que inmerecidamente ocupan.

Su agenda exterior -léase mascarada- disfraza sus viajes de placer familiar, incluido el hermanísimo, Andrés Gregorio Duque, remedo del mercader veneciano, Marco Polo, famoso por sus viajes en la Europa medieval -Armenia, Persia y Afganistán, Ruta de la Seda, Mongolia y China-, reseñados en el libro “Los viajes de Marco Polo”, de Rustichello de Pisa.

Acosado Duque por el síndrome de abstinencia pospandémica de figuración pública, evidencian que es incapaz de entender la realidad, reflejada por la perturbación social provocada por el desgobierno, el asesinato de líderes sociales, defensores de DH, la corrupción, causas de las asonadas-castigo-, de las empobrecidas, desilusionadas, hambrientas, inactivas, enardecidas masas, hartas con el autoritario, desastroso Gobierno sin rumbo.

Por el despilfarro representado por las polémicas visitas de Estado, vendiendo aguacates, bananos por los cinco continentes, ambientando la economía naranja, promoviendo su frustrado autoliderazgo en la región contra ‘Maburro’. Viajadera que ha batido -en número y costes-, el récord de los 57 viajes, 243 días (ocho meses), establecido por el frívolo Andrés Pastrana, frente a 30 de Samper; 135 de Uribe, 331 días (11 meses). JUAMPA, 117, (372 días).

¿Cuánto han costado los viajes de toda clase del vanidoso títere-vasayo del innombrable?, incluida la visita con la suegra, esposa, hijos, mascota a tomarse una foto con el Papa Francisco, sumadas las esposas del finado Holmes y del lagarto, Jorge Mario Eastman.

En los últimos dos meses, las visitas de Estado (tradúzcase paseos), realizados con sus comitivas e invitados, la última compuesta originalmente por 149 nombres -esposa, el hermanísimo, la gavilla de sus desinformados asesores, patos y conmilitones, validos, varios de los cuales, avergonzados, corrieron a bajarse del avión, excursión paga con nuestros impuestos, que incluyó a Corea del Sur, España, Estados Unidos (dos veces), tras la lagarteada foto con Biden; Brasil. El último a Glasgow (Reino Unido), Paris, Israel, Tel-Aviv, Jerusalén, Europa, Medio Oriente e intermedias.

En los Emiratos Árabes Unidos, en Dubái, calló como una ostra, la falta de elecciones libres, de democracia, contrario a lo que hace en Cúcuta contra ‘Maburro’. Países donde dice -de dientes para afuera- una cosa, pero con regresar a Polombia hace exactamente lo contrario, causándole un daño irreparable al prestigio de los 52 millones de colombianos, cuyo asentimiento a su pésima gestión, llega apenas, razonablemente, al 27 %; 30 % de imagen favorable, 64 % desfavorable, sin mencionar a los subalternos.

 

Atorrante, incompetente, inmaduro, embustero profesional que no se da cuenta del papelón que hace cuando presenta su gestión, como envidiada por el vecindario, mandatarios mejor informados de lo que cree, que dice lo reciben con honores, no como el hazmerreír que lo es en exceso.

Que te compre quien no te conoce.

Imagen que le quedó grabada al rey Felipe VI, cuando el muy idiotizado vocero del ‘presidente eterno’, le transmitió este su recado: “Uribe lo manda saludar y que lo quiere mucho”. ¿Y sabe quién más le mandó saludos?, … el presidente Pastrana, hablé con él esta mañana”. Olé.

Bogotá, D.C., 17 de noviembre de 2021

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

 

 

 

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario