¡PENDEJOS!

Compártelo:

Humillante, despreciativo término que Juan Pueblo utiliza desde tiempos inmemoriales, en mi caso, desde que despuntó -en dulce, genuina paz espiritual-, mi modesta existencia, en la añosa, bucólica ¡Pensilvania! Amado, solariego terruño donde transcurrieron mis imperecederas: infancia, juventud; aprendí las primeras letras en la ‘Alegría de Leer’, incunable cartilla del pastuso, Manuel Agustín Ordóñez Bolaños (1875-1965), que me introdujo en la lectura y escritura, junto a incontables generaciones de colombianos. Fantástico, provechoso mundo de la cultura, en la que me refugié, busqué reposo, sin encontrarlo, salvo en los libros que me aportaron conocimiento.

Ascendiente atado a mi espíritu gregario, presente aún en mí alucinante, crepuscular, punzante etapa de humilde escriba, ocupada en empollar pequeños ‘partos de los montes’, referidos al quehacer humano, que aluden, puntualizan las tramposas ‘jugaditas’ del universo político del último cuarto de siglo, inspiradas por el atrabiliario, cuestionado, inefable, matonesco, solapado, irresistible innombrable. Falso mesías colector de mercenarios, hienas, verdugos políticos -sus acólitos-. Capataz del rebaño entre el cual sobresale el narciso, neófito, sumiso subpresidente. Vasallo sin pálida idea de lo que es gobernar coherentemente.

Títere, moralmente impresentable; sin bagaje intelectual, títulos democráticos, quien copó los órganos de Control a efecto de custodiar los turbios intereses del mezquino que hace décadas mantiene secuestrada la patria y, por si faltara, anda hoy en campaña en favor de otro improvisado, insignificante zopenco, que es ¡MÁS DE LO MISMO! Falaz, impúdica, remota estrategia -color sepia-, que mantiene igualmente enardecida la población.

Polichinela que expandiría la incapacidad, incompetencia; la apabullante corruptela, los terroríficos desafueros, el desgobierno que ha derruido al país, contradichas con insufrible locuacidad de culebrero. Despropósito que el permisivo hazmerreír, ejemplificó cuando interfirió la captura de Gustavo Villegas -capo de la Oficina de Envigado-. (https://laotracara.co/nota-ciudadania/mas-de-lo-mismo/).

‘Paquete chileno’, afín a la concepción política, guerrera que del Estado profesa, patrocina el endiosado, histérico, mefítico, tozudo innombrable, que de manera ladina se empeñó en encumbrar al Olimpo a su teledirigida, mediática marioneta, disfrazada de estadista, traicionando a OSCAR IVÁN, como acaba de repetirlo. Conducta que no permite cicatrizar las heridas de los decepcionados, defraudados compatriotas. Corresponsable -al limón- del desbarajuste institucional que desbrozó el camino de la presidencia al temido PETRO, que desnudará ante el mundo las 6,402 víctimas (parciales), asociadas por la JEP al macho alfa. Genocidio ignorado vergonzosamente por quien se autocalifica insomne defensor de los DHs.

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. (Lincoln).

Decía la abuela: “Habría que acabar con los uniformes que le dan autoridad a cualquiera. ¿Qué es un general desnudo? ¡Tenía razón y derecho a hablar de ello, pues estuvo casada con uno que era un hombre valiente!, solo le tenía miedo a los ¡PENDEJOS! ¿Por qué?: ´PORQUE SON MUCHOS’ -decía-, no hay forma de cubrir semejante frente, por temprano que uno se levante. A dónde vaya, ya está lleno de ¡PENDEJOS! Y son peligrosos, porque al ser mayoría eligen hasta el presidente.”

“Los hay de todas las categorías, por ejemplo: está el ¡PENDEJO informático!, que es un ¡PENDEJO computado!; el ¡PENDEJO burócrata!, que es oficialmente ¡PENDEJO!; el ¡PENDEJO optimista!, que cree que no es ¡PENDEJO!; el ¡PENDEJO! pesimista!, que cree que él es el único ¡PENDEJO!; el ¡PENDEJO esférico!, que es ¡PENDEJO! por todos lados; el ¡PENDEJO fosforescente!, porque hasta de noche se ve que por allá viene un ¡PENDEJO!

El ¡PENDEJO consciente!, que sabe que es ¡PENDEJO!; el ¡PENDEJO de sangre azul!, que es hijo y nieto de ¡PENDEJOS!

El pendejo de referencia: ¿Dónde está DUQUE?: al lado de FICO, el ¡PENDEJO! de ‘Equipo por Colombia’.

Y el más peligroso de todos: el ¡PENDEJO DEMAGOGO!, que cree que el ¡PUEBLO es PENDEJO!

Al respecto: Dietrich Bonhoeffer, fue uno de los lideres «antinazi», más articulado, lúcido, visible, abiertamente opuesto al hegemónico, brutal, terrorífico régimen, apresado por ello, muerto en la horca (1945), expresó: “La única razón posible para la llegada al poder en Alemania del austriaco Adolfo Hitler, era la estupidez”.

“Esta solo podía haber convertido a su patria -tierra de filósofos, poetas, escritores y músicos-, en un lugar de tibios, cobardes, malhechores y homicidas”.  “Al conversar con un estúpido no hablamos con una persona, nos enfrentamos a consignas, eslóganes, mandatos y ordenanzas que se han apoderado de él. Está bajo un hechizo, cegado, maltratado y abusado en su propio ser. Habiéndose convertido así en una herramienta sin sentido, el estúpido será capaz -también- de cualquier maldad”.

Bogotá, D.C., 10 de abril de 2022

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez

Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario