Rebelión de Alcaldes


 

EN EL GOBIERNO NACIONAL NO EXISTEN NI MINISTRO DE MINAS NI SUPERINTENDENTE DE SERVICIOS PÚBLICOS.

Lo que tuvieron que hacer nueve alcaldes de Bolívar, encabezados por el de Cartagena, encadenándose frente a las instalaciones de Electricaribe, demuestra que en el Gobierno nacional no existen ni ministro de Minas ni superintendente de servicios públicos.

El problema que ha estallado por Bolívar lo vive toda la Costa. Y lo que es peor, llevan meses denunciándolo. Y aunque Tomás González, que dizque es el ministro de Minas, y Patricia Duque, que funge de superintendente, deben haberse enterado de la situación que casi siempre estalla en asonadas, bloqueos de carreteras y física rebelión, no han hecho nada y dejaron crecer el conflicto.

- Publicidad -

Si cuando comenzó a demostrarse que Electricaribe presta un pésimo servicio, que no anuncia los cortes de energía y que demora hasta dos días en repararlos en zonas enteras de la Costa, el ministro y la super hubiesen intervenido la compañía y le ponen orden, el dolor de cabeza se habría evitado.

Pero como los políticos costeños amigos de Electricaribe parece que tienen mucho poder en Bogotá, han logrado evitar la intervención como lo manda la ley.

Ahora cuando los alcaldes se rebelan. Cuando lo que pudieron pactar para desencadenarse fueron mínimas acciones que solo demuestran la escasa capacidad de Electricaribe para administrar la prestación del servicio de energía, el Gobierno debe intervenir inmediatamente a Electricaribe.

Dejar crecer la protesta que simbolizaron los alcaldes encandenados sería una estupidez mayor que la de haber permitido (sin tomar medidas) el desmadre de Electricaribe.

Por Gustavo Álvarez Gardeazábal

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario