Tania Otero Arroyo y Funtierra, ¡Honorabilidad a Toda Prueba!

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, presidente Red Colombiana de Veedurías (Aso-Red).

El país debe saber por qué la mafia persiguió a Tania Otero Arrollo en Córdoba.

Esta valerosa mujer es una profesional universitaria en odontopediatría que, a través de la empresa humanitaria Funtierra Rehabilitación, trabajó en la recuperación de niños especiales, del departamento de Córdoba, que padecen alguna discapacidad cognitiva.

Pero Tania, en lugar de ser premiada por su digna labor edificante, fue víctima de los corruptos a quienes nunca les atendió indecorosas propuestas económicas.

Otero Arroyo fue perseguida con hostilidad por Maya Villazón, uno de los aliados de la corrupción en Córdoba, el cual le montó tres procesos fiscales basados en mentiras, tal como hoy quedó demostrado legalmente.

Luego de varios años, la administración del nuevo Contralor General Felipe Córdoba, quien no tiene ninguna responsabilidad en el hecho, hizo justicia en este caso y ordenó la absolución y el archivo del proceso.

Sin embargo, ahora, la Contraloría, la entidad, deberá responder por daños que ascienden al orden de más de 70 mil millones de pesos, según demanda interpuesta por el abogado de Tania Otero.

Villazón estaba aliado con Alba Posada Derek, gerente en Córdoba de la Contraloría y con periodistas paramilitares de este departamento, los cuales se unieron para confabular un complot que consistió en falsos hallazgos.

Pero las pruebas demostraron que toda esa avalancha de mentiras con la que los corruptos quisieron abatir a Tania, se debía a oscuros intereses económicos.

La persecución de Villazón, Lyons, Besaile, Sandra Devia y, ahora Benítez, no pudieron enlodar a una mujer honesta, como Tania Otero, quien arrolló a la corrupción sinuana con la espada de la justicia.

Todo el despliegue de falsedades que la corrupción tendió sobre Tania, tuvo su raíz en que ella nunca accedió a entregar dineros a la mafia en Córdoba ni a funcionarios de la Contraloría de la época de Maya Villazón.

Los abogados de Tania decidieron interponer una serie de denuncias que ya están en curso ante la autoridad competente.

De hecho, ya fueron arrestados todos los detractores de Secretaría de Salud, además de muchos funcionarios corruptos que fueron reducidos, y hay otros de la misma calaña en camino al presidio.

En efecto, Tania Otero Arrollo, salió limpia de todo el complot que los malhechores tramaron contra ella.

Se pueden definir los hechos de esta historia como la fuerza moral vs los protagonistas de la corrupción estúpida y ramplona, donde participaron algunos medios importantes de comunicación que, a través de dichos pasquines, los viles le siguieron el juego a Maya Villazón.

El perjuicio que la Contraloría y los deshonestos le causaron a Tania Otero, fue de grandes magnitudes:
Su empresa cerrada, deudas bancarias, daño moral, angustia familiar; y algo excesivamente doloroso fue la sombra de dudas que cayó sobre el corazón de los amigos de Tania Otero, por el hecho de que los corruptos pusieron su honor en tela de juicio.

Como escribe la poeta antioqueña, Ángela Botero: “Uno se va acostumbrando y cada tristeza es menos extraña”.

Con excepción de las personas que conocen su trayectoria de mujer dedicada a la filantropía, el resto de la gente se equivocó, pues Tania es una mujer íntegra, de espíritu ético, emprendedora, de nobles proyectos y de excelentes competencias profesionales.

Las agresiones por parte de los corruptos han resultado ser obstáculos sistémicos para la tarea humanitaria de Tania Otero, en el ámbito de la salud, específicamente en la rehabilitación de los niños discapacitados del departamento de Córdoba.

Esta odontopediatra merece, por lo menos, mi reconocimiento, porque tengo la certeza moral de haberla defendido para demostrar su inocencia y su pulcritud, como su esposo y abogado, pues siempre he creído en la verdad de su noble misión que consiste en los beneficios de la rehabilitación física en niños con discapacidad psicomotora.

La siguiente es una carta que Tania me envió, debido a la tristeza causada por la leve tribulación por la que tuvo que atravesar:

“Amor: En varias ocasiones tú me pediste que no colocara demanda; quiero que tú o cualquier persona que es inocente, y tiene hijas pequeñas, se coloque en mi lugar, que por culpa de funcionarios deshonestos, he vivido lo peor que se le puede hacer a una persona que siempre ha actuado bajo los parámetros del bien y el servicio a la humanidad.

Tú sabes más que nadie los días de persecución. Esto no lo hago contra nadie, pero hago un recuento de todo lo que he vivido hasta la fecha.

Debido a que la “prensa” publicó los hechos tergiversados, algunas personas pensaron que no soy honesta, pero ya quedó demostrado que son unos funcionarios corruptos los que están involucrados en el robo de la plata de la salud de los cordobeses.

Por esa razón, además de perder a quienes yo creía que eran mis amigas, y perder mis cuentas bancarias en Davivienda, no he podido trabajar en 5 años; porque me buscan en internet y salen las noticias que los “medios” divulgaron.

Me tuve que marchar de Montería, alejando a mis pequeñas hijas de sus primos y abuelos. En el edificio, un vecino me sacó en cara la noticia que salió en la prensa. Mis hijas no podían ir a un parque, porque las señalaban. Padecí la extorsión de grupos al Margen de la ley. Me expropiaron la finca, porque creyeron que era el fruto de dinero sisado.

Funcionarios como Alba posada y Maya Villazón, desde sus escritorios, daban declaraciones en mi contra.
No es justo lo que tuvimos que vivir. Tu oficina de abogado en Montería, estuvo cerrada porque nadie quería darte procesos en nuestra ciudad; por lo cual nos tocó marcharnos para Bogotá, exponiendo a nuestras niñas al frío de la capital. Durante un largo lapso de tiempo no disfrutamos de vacaciones, no hubo fines de semana felices.

Pasamos muchas noches en vela, buscando pruebas y escribiendo notas. Durante varios años no tuvimos vida tranquila, pues trataron de arruinárnosla. Y lo peor, la niña de 5 años me preguntaba: “¿Por qué dicen que eres delincuente?”.

Es evidente que la justicia nos dio la razón y salimos victoriosos en el proceso y es posible que, como víctima, tenga derecho a una reparación pecuniaria; pero indubitablemente todo el oro del mundo será despreciado por el honor y la dignidad. Estos son conceptos inefables que a los corruptos no se les permite expresar.

A pesar de que algunos insensatos intentaron mancillar mi reputación, aquí estoy de pie, inexpugnable, incólume, y ecuánime.

Te escribí desde mi corazón. Te ama, Tania”.
Quiero cerrar esta historia con este broche de oro de la filosofía universal: “Para Sócrates la felicidad es el último bien del hombre y se logra con la práctica de la honestidad. No se trata de la felicidad lograda de los placeres sensibles y fugaces, sino aquella serena y estable que proviene de la contemplación de la verdad y que se logra con la práctica de lo correcto”.

Compártelo:
Imagen por defecto
Eduardo Padilla Hernández
Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Deja un comentario