Venezuela y la Autodeterminación de los Pueblos


 

Por Ariel Peña.

A raíz de la crisis humanitaria que vive el pueblo venezolano, cuya responsabilidad es única y exclusiva del socialismo del siglo XXl, que  es el mismo marxismo de acuerdo a las palabras del tirano Fidel Castro en el 2010, en Latinoamérica se escuchan los alaridos de  personas de  la llamada  izquierda hablando de la autodeterminación de los pueblos, rechazando la posición enhiesta del Grupo de Lima  en contra del régimen genocida de Maduro, que ha condenado a la patria de Bolívar al hambre y al envilecimiento.

Y los mamertos sin ningún empache, mencionan: “la autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en los asuntos de los demás países”, lo que es una ofensa  a la dignidad de la población venezolana, ya que la autodeterminación de los pueblos se fundamenta en la soberanía de la ciudadanía y no en  una dictadura que por asalto montó  unas elecciones fraudulentas en mayo de 2018, recibiendo ordenes de La Habana, porque Venezuela indudablemente es una colonia cubana, lo que demuestra que en esas circunstancias no se puede hablar de la libre autodeterminación, porque es una nación sometida desde Cuba.

Hay  que señalar que los marxistas leninistas  en la historia  latinoamericana, han tenido un doble resero cuando mencionan  la autodeterminación de los pueblos, porque en las dictaduras  de lo que se conocen como de derecha,  caso de Augusto Pinochet en Chile y Anastasio Somoza en Nicaragua, lo que buscaban los comunistas  era acabar con esos regímenes   y ahí no se hablaba de la libre autodeterminación de los pueblos, pero como  la dictadura es comunista en Venezuela acuden al tema con una hipocresía y cinismo monumental, resaltando que esa postura  corresponde a la conciencia mágica de los marxistas que por sus fetiches se creen  de condición superior al resto de mortales.

No hay que olvidar que para los seguidores del comunismo totalitario la palabra pueblo tiene dos acepciones, siguiendo las enseñanzas leninistas que dicen, que hay que cambiar el significado de las palabras para hacer la revolución, por ello para esta logia existen el pueblo social y el pueblo político, el primero son las masas que se utilizan o se desechan de acuerdo a las conveniencias de las elites marxistas, convirtiendo a la población en una simple herramienta u objeto, y el pueblo político  es la camarilla o pandilla que sin importar  el numero se considera la vanguardia  de la revolución y que puede hacer lo que le dé la gana con el verdadero pueblo, por lo que se puede entender  que la  “autodeterminación de los pueblos” para los mamertos latinoamericanos, se invoca en el caso venezolano única y exclusivamente para que la banda chavista  siga sometiendo  a esa nación mediante una dictadura infame, desconociendo olímpicamente el autentico derecho  a la libre autodeterminación, pues ella no  existe en un país  que está bajo una dictadura y además es una colonia cubana.

Al ser Venezuela una colonia, desde luego que no tiene soberanía, siendo  además  un Estado policiaco, en donde los que dan las ordenes son oficiales cubanos, expertos en represión mediante la tortura. También, es inocultable la presencia de miles de agentes del G2, lo cual es demostrativo que la soberanía y la dignidad   que tanto  mencionan  los comunistas no existe por la invasión cubana y, por ello es ilógico hablar de  la autodeterminación de los pueblos en el caso de Venezuela.

El  Grupo de Lima conformado por 14 países de los cuales 13 desconocen  al gobierno  del dictador  Nicolás Maduro,   actúa al tenor de la Carta Democrática Interamericana, aprobada el 11 de septiembre de 2001 en la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA)  la que Venezuela también  firmó, proclamando dicho documento  como objetivo principal el  fortalecimiento de las instituciones democráticas, lo que establece el compromiso para qué los gobiernos de cada país tengan la obligación ineludible con la defensa de la democracia, teniendo como base el reconocimiento de la dignidad humana, algo que no sucede en el vecino país, pues hay un títere usurpador del gobierno  que funge como presidente aplastando  la dignidad humana.

La única  manera de cumplir con la libre autodeterminación de los pueblos en Venezuela, es defenestrando la dictadura castrochavista y expulsando al  colonialismo cubano, lo que constituiría la segunda independencia para esa nación, que es afligida de manera inmisericorde por el esperpento comunista del marxismo leninismo,  enemigo de la humanidad y del pueblo venezolano en particular.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario