¿Y qué de los bienes de las Farc?


 

Según estimativos de la revista Forbes de Israel, la guerrilla percibe grandes ingresos estimados en más de 600 millones de dólares al año por narcotráfico, minería ilegal, extorsión y secuestro.

Mucho se ha hablado de cómo manejar la reinserción de las guerrillas a la vida civil y el manejo de sus procesos de penales, la vía jurídica más expedita es aplicar la justicia transicional, con una gran discusión si las cabecillas de las FARC específicamente los autores intelectuales y materiales de delitos de lesa humanidad deben pagar penas privativas de la libertad o alternativas a esta.

Tema obviamente de hondo calado ya que en él está sustentado gran parte de cuanto es el grado de impunidad que se producirá en el proceso de paz, en palabras coloquiales el sapo que hay que tragarse por lograr la reconciliación.

Pero igualmente hay un tema que ha pasado de agache por las dos partes, extrañamente por el mismo gobierno, consiste en la reparación a las víctimas pero por parte de la misma guerrilla. No podemos olvidar que las FARC son la guerrilla más antigua del mundo pero igualmente una de las ricas, tan es así que su supervivencia después de la guerra fría es gracias a sus grandes ingresos producto especialmente del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y el secuestro, estos según estimativos de la revista Forbes de Israel están en más de 600 millones de dólares al año que con la antigüedad que tiene esta guerrilla, aun deduciendo los elevados costos que debe tener por el mantenimiento de sus hombres y su dotación, permite inferir muy fácilmente la gran cantidad de activos y bienes que debe poseer hoy en día las FARC, y como bien lo manifestó el Procurador (único personaje que ha tratado este tema en público) debe quedar claro como las FARC dentro del proceso de paz deben revelar sus bienes y como con ellos se va ayudar a reparar a sus víctimas, sino se estaría presentando la operación de lavado de activos ilegales más grande de nuestra historia y una de las del mundo.

Entre las grandes preocupaciones de la sociedad es como se va a financiar el posconflicto,  en el que es claro que todos los colombianos debemos aportar como parte que somos de la solución, por sus beneficios de alcanzarla y de hacerla sostenible; pero igualmente el otro actor culpable del conflicto y que se enriqueció en el, debe obligatoriamente disponer de esos recursos obtenidos ilegalmente para reponer en parte todo el daño ocasionado, de otra forma sería esto inconcebible.

Carlos Patricio Eastman

Por Carlos Patricio Eastman Barona

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario