¿Cómo llegó el Coronavirus al portaaviones insignia francés, que llevaba sin tocar tierra desde el 15 de marzo?

El portaaviones francés Charles de Gaulle.

 

El Charles de Gaulle anticipa su regreso a Tolón tras declararse a bordo unos 50 casos de covid-19. “No hay explicación”, declaran fuentes militares. El navío tampoco ha recibido ningún visitante a bordo desde su escala en Brest.

YoMeQuedoEnCasa

Acontecimientos.
Quedan 262 días para finalizar el año.
Empiece el día bien informado.
mario arias gómez
 P
rimera-. El portaaviones Charles de Gaulle anticipa el regreso a su base en Tolón -principal base naval de la Armada gala en el Mediterráneo- tras declararse unos cuarenta casos de coronavirus a bordo. Un equipo médico militar ha sido transportado al navío insignia de la Marina francesa para supervisar la situación y tratar de determinar cómo embarcó el virus. “No tenemos una explicación”, declaró fuentes militares. Los infectados han sido puestos en “observación médica reforzada”.
La situación de aislamiento de un buque de guerra en mar abierto ofrece un campo idóneo para estudiar la propagación del Covid-19. Porque el misterio no irá más allá de localizar el paciente cero de este brote y determinar la cadena de contagio. La situación no suscita ninguna inquietud. La tripulación suma 1.760 personas entre los que están la veintena que compone el equipo médico que dispone de una sala de hospitalización dotada con 12 camas, aparatos respiratorios y un escáner.
Una zona de proa -con capacidad para 127 personas- ha sido aislada para acoger a los marinos confinados. Fuentes militares han explicado a Afp que la zona está en presión negativa. Este método, ya utilizado en el portahelicópteros Tonerre cuando evacuó pacientes de Córcega a Marsella, impide al aire circular hacia otras áreas del barco. Se han desinfectado rampas y pasamanos, las reuniones se han visto reducidas en frecuencia y participantes y se han distribuido mascarillas a parte de la tripulación.
Segunda-. Miles de personas sin recursos y los efectos de una pandemia que en golpea con mayor fuerza a los más vulnerables, lo que pone de manifiesto el debate sobre la atención a los migrantes venezolanos.
Los reportes desde la porosa frontera entre Colombia y Venezuela, cerrada desde mediados de marzo como parte de los esfuerzos para contener el coronavirus, dan cuenta del retorno de más de miles de personas que decidieron desandar sus pasos y regresar a su país, pues las medidas de aislamiento obligatorio decretadas por el Gobierno de Duque hasta el 26 de abril les impiden ganarse la vida.
Se trata de personas que habían optado por emigrar ante el colapso económico y de servicios que se agravó en Venezuela, y que no pueden ser atendidas por las autoridades colombianas. Al menos medio centenar de buses coordinados por gobernaciones, alcaldías y asociaciones de migrantes los han transportado en la última semana desde distintos lugares como Bucaramanga, Arauca, Soacha o Pasto, hasta Cúcuta.
El jueves más de 300 migrantes fueron retenidos a la salida de la capital, que como el resto del país se encuentra en estricto régimen de confinamiento. En varias carreteras colombianas se observan grupos de caminantes, decididos a hacer a pie y autostop el largo trayecto hasta la frontera.
También se ha conocido que Venezuela le cerró la entrada a sus ciudadanos que quieren regresar a ese país por la crisis del Coronavirus. Unos 600 migrantes venezolanos entraron a Colombia por la frontera con Ecuador y quieren ir a su patria. Alarma en Pasto y Cali por posibles focos de contagios.
Tercera-. Antes de impartir la bendición urbi et orbi, el Domingo de Resurrección, el Papa ha dedicado a “un mundo que enfrenta desafíos cruciales y que ahora se encuentra abrumado por la pandemia” el mensaje crítico que habitualmente lanza a la humanidad.
El papa Francisco celebra la misa este domingo en la basílica de San Pedro, vacía a causa del confinamiento por la pandemia de Covid-19.
En una basílica de San Pedro desierta, acompañado tan solo en algunos momentos por su maestro de ceremonias, recordó que “el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido” para afrontar esta crisis global, y en tono severo repasó los “desafíos históricos” y los conflictos que azotan el planeta. El Papa se detuvo especialmente en Europa, donde la pandemia se ha convertido en un reto sin precedentes.
“Después de la Segunda Guerra Mundial, este amado continente pudo resurgir gracias a un auténtico espíritu de solidaridad que le permitió superar las rivalidades del pasado. Es muy urgente, que esas rivalidades no recobren fuerza, sino que todos se reconozcan parte de una única familia y se sostengan mutuamente”, señaló, subrayando: “Hoy, la Unión Europea se encuentra frente a un desafío histórico, del que dependerá no solo su futuro, sino el del mundo entero”.
Cuarta-. Se informa que Pedro Sánchez ha contraído el coronavirus, junto a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, pero lo han silenciado conscientes de que, si ya asustan a los ciudadanos cuando están sanos, el pánico se dispararía al conocer que padecen la inquietante enfermedad que tiene en vilo a todo el mundo.
Dupla que  da por hecho que España necesitará, al menos, otra prórroga del Estado de Alarma, lo que llevaría el confinamiento hasta el 10 de mayo. La postergación de la semana pasada por la Cámara, con el apoyo de PSOE, Podemos, PP y Ciudadanos, estiró la situación hasta el 26 de abril, así que si el Gobierno quiere volver a alargarla, tendrá que pedir nuevamente autorización al Congreso.
Quinta-. Estados Unidos superó a Italia como el país con mayor número de fallecimientos por la pandemia de coronavirus, tras registrar 783 decesos en las últimas 24 horas, solo en el Estado de Nueva York. Esa ciudad es el foco principal de la pandemia. Sin embargo, proporcionalmente a la población total de EE.UU., el número de muertos a causa del virus se mantiene a un sexto del de los países fuertemente golpeados como Italia o España.
Los dolientes asisten a un funeral en The Green-Wood Cemetery durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).
Más de 22,100 personas han fallecido en EE.UU. debido a complicaciones relacionadas con el Covid-19, según datos de la Universidad Johns Hopkins. En todo el mundo, según el mismo centro académico, más de 115,000 personas han muerto por el coronavirus y hay 1,864,214 millones de infectados, El total de víctimas en Italia es de 19,899 y España, la tercera nación con mayor número de muertes, tiene 17,489 fallecidos. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, citó a Winston Churchill, quien guio al Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. “No estamos ante el final. Ni tan siquiera estamos ante el principio del final. Pero, quizá, si estamos al final del principio”.

ÑAPA

El coronavirus COVID-19 entre pastillas y jeringas

La pandemia es tan brutal que ha encandilado la razón de líderes y gobernantes que creen que en solitario los países pueden salir de esta crisis. Estamos perdidos en el laberinto del individualismo, cegados por miopes previsiones y ausencia de liderazgos. Entre tanto, las farmacéuticas se frotan las manos.
Sobremesa

Bogotá, D. C., 13 de abril de 2020

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario