Los cruciales acuerdos de Israel con China, que ponen en riesgo su relación con EE.UU.

Gobierno de Trump aumenta presión a Israel para que disminuya sus lazos con la nación asiática.

 

YoMeQuedoEnCasa

Acontecimientos
Quedan 203 días para finalizar el año.
Empiece el día bien informado.

mario arias gómez
P
rimera-. El anuncio de Israel de que un consorcio israelí construiría Sorek 2, la planta de desalinización más grande del mundo, sorprendió a muchos de los que habían estado viendo el acuerdo, porque se esperaba que el contrato fuera para una empresa con sede en Hong Kong, dada la presión de Trump sobre Israel para disminuir sus lazos con China. Israel hace años ha estado trabajando para expandir drásticamente el comercio con China, uno de los mercados más grandes del mundo.
Jerusalén, Israel, Casco Antiguo, El Barrio JudíoDeseo que repentinamente se ha visto enfrentado a la fuerte oposición de la Casa Blanca, que trata a China como un rival cada vez más amargo.  Los observadores de esta dinámica -cada vez más profunda- dicen que tal vez no sea suficiente para evitar una crisis entre Estados Unidos e Israel sobre China. La empresa china, SIPG, está construyendo un importante puerto en Haifa y lo controlará durante 25 años. La administración Trump, según múltiples expertos, quiere que Israel retire al menos parte de ese acuerdo. Los israelíes lo consideran un trato hecho, incluso si pueden lamentarse por ello.
Segunda-. A mediados de mayo, la administración Trump reveló un enfoque revisado para relacionarse con China en medio de la furia estadounidense con los chinos por ofuscar los orígenes del coronavirus y no contener la pandemia. Estados Unidos no ha explicado públicamente las posibles consecuencias para los países que no están de acuerdo con su impulso contra China.
Aquellos que tienen vínculos tanto con el gobierno israelí como con el estadounidense dijeron que existe un riesgo real de disminución de la cooperación de seguridad, si Israel no accede a la presión estadounidense para revisar estrictamente cualquier acuerdo comercial con China y rechazar aquellos que puedan afectar los intereses de seguridad israelíes y estadounidenses. Un alto funcionario del Pentágono bajo el presidente George W. Bush que ayudó a resolver la última crisis de Estados Unidos e Israel sobre China, sobre las ventas de armas de Israel a China a mediados de la década de 2000, dijo que la administración Trump estaba preparada para actuar a menos que Israel tomara medidas para aliviar las preocupaciones de los Estados Unidos.
Tercera-. En el breve viaje de un día del Secretario de Estado Mike Pompeo a Israel a mediados de mayo, acusó abiertamente a China de “ofuscar” y “ocultar” información relacionada con la pandemia. (El embajador de China en Israel respondió llamando a las acusaciones “absurdas”, diciendo que China “nunca ha encubierto el brote”, funcionario que murió de un aparente ataque al corazón en su apartamento en Israel menos de una semana después.
Embajador de China es hallado muerto dentro de su residencia en Israel.
Pompeo había advertido a Israel a principios de mes “que una mayor vinculación económica israelí con China perjudicaría las relaciones con Estados Unidos”, escribió un miembro del Instituto Hudson. Israel no está solo, dijo, señalando advertencias recientes similares emitidas por funcionarios de la administración Trump a Gran Bretaña y Australia. “Lo que dice el gobierno es que se aplica a Israel de la misma manera que se aplicaría a otros países, incluidos amigos muy cercanos”, dijo.  Advertencia que podría romper la estrecha relación entre el presidente Donald Trump y Netanyahu, a la que se ha unido la política que va desde las reclamaciones de Israel a los territorios ganados en la Guerra de los Seis Días de 1967, hasta la creciente confrontación con Irán y desdeñar el ala izquierda del partido demócrata.
Cuarta-. La administración Trump quiere controles para limitar la mala conducta china, si no, una revocación completa del acuerdo. Romper el contrato de construcción del puerto de Haifa es
Puerto de Haifa.
poco probable, ya que Israel no quiere arriesgarse a alienar su relación comercial con China, que ha significado $ 8 mil millones en exportaciones chinas a Israel y $ 3 mil millones en exportaciones israelíes a China en 2016. Netanyahu ha hecho de su cultivo de lazos con China una pluma en su gorra, y China ya ha advertido a Israel que no acepte “el acoso de Estados Unidos”.
Quinta-. El mayor acuerdo que Israel firmó con una compañía china fue la del Grupo de Puertos Internacionales de Shanghai- SIPG, que construye y operará un puerto en Haifa durante 25 años. El control del puerto le permite la proximidad de la inteligencia china a las bases navales israelíes y a la información que fluye desde el puerto, así como la capacidad de frustrar el acceso en caso de emergencia.
shanghai2
Puerto de Shanghai.
“Los puertos son de alta tecnología”, dijo un almirante retirado de la Marina de los EE. UU. que fue coautor el año pasado de un informe del Instituto Hudson sobre la cooperación entre EE. UU. e Israel en el Mediterráneo oriental, dijo que eso podría darle a China ojos a las comunicaciones entre Israel-Estados Unidos y, en términos más generales, al ejército de Israel, lo que generaría preocupación por sus aliados.
Sexta-. “Sería importante saber si los servicios de seguridad (de Israel) tienen acceso al puerto para monitorear las capacidades que se centran en su base naval, ¿está permitido o Shanghai
SHANGHAI.
dice: ‘No, no puede barrer el puerto o mirar los tipos de actividad o interceptar las comunicaciones”, dijo. Señaló otras preocupaciones adicionales, sobre los buques militares estadounidenses que se detienen en Haifa para prestar servicios, y si China podría intervenir en la asistencia estadounidense a Israel durante una crisis militar.
ÑAPA
El presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro británico Boris Johnson .
En Reino Unido arrecia la polémica sobre las estatuas de personajes históricos vinculados con la esclavitud, que los alcaldes laboristas se han comprometido a retirar.
Sobremesa

Bogotá, D. C., junio 11 de 2020.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario