Capturan a prometido de Directora del ICBF y los niños en la Guajira siguen muriendo de desnutrición


 
Cristina Plazas estuvo reciente en  una polémica por intentar cerrar o eliminar la cuenta de Twitter del periodista Gonzalo Guillén porque este la criticó a raiz de la muerte de niños por desnutrición en La Guajira.

Hombres del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General capturaron  a Eduardo José Benavides Rueda, es el novio de la actual directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Cristina Plazas Michelsen. Se dijo que la boda de la pareja estaba programada para el mismo día de la detención, el viernes 5 de febrero de 2016 en Villeta, Cundinamarca.

El empresario estaría involucrado en un escándalo por el manejo irregular de bienes de la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE.

La captura se produjo dentro de investigación que se lleva a cabo en el ente investigador por la entrega irregular de bienes administrados por la citada Dirección.

De acuerdo fuentes de la Fiscalía, Benavides es investigado porque presuntamente presionó la entrega de la finca Jesús del Río en zona rural del municipio de Zambrano (Bolívar) que era propiedad del confeso y condenado narcotraficante Mikey Ramírez, según publicación de El Espectador.

El empresario habría aprovechado su amistad con uno de los directores de la DNE para la entrega de dicho bien. La Fiscalía afirmó que tendría que responder por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y peculado por apropiación a favor de terceros.

Una fuente cercana a la funcionaria le dijo a Noticias Caracol que Plazas y su familia desconocían la situación jurídica de Eduardo José Benavides.

La noticia además de dramática para la vida personal de Plazas, le cae en un momento en que el ICBF, que ella dirige, se encuentra inmerso en un gran polémica por las constantes noticias de niños muertos por desnutrición crónica en La Guajira. Ese instituto, es el encargado de contratar a los operadores  que realizan lo alimentos para los menores en ese departamento del norte de Colombia, pero a su vez, esos contratistas han sido cuestionados y denunciados por corrupción en los medios de comunicación por no cumplir con las cuotas de alimentos que deben darle a los niños y además de suministrarles alimentos sin valor nutritivo, de mala calidad y en utensilios con poca higiene.

Como si faltara poco, Plazas estuvo en el ojo del huracán por supuestamente tratar de censurar a la prensa, luego de intentar cerrar o eliminar la cuenta de Twitter del reconocido periodista Gonzalo Guillén Jiménez, quien le reclamó por la muerte y desnutrición de niños indígenas en La Guajira y la vinculó con corrupción en esa región.

Gonzalo Guillén y Cristina Plazas se enfrentaron por la situación de los niños wayuú.

 

Sin embargo, la funcionaria alega que el comunicador se metió en su vida privada, la calumnió e injurió diciendo que esta no hacía nada por los nativos wayuú, y que había ido a Riohacha, la capital guajira, a embriagarse en un hotel, donde compró costosas botellas de wiski, lo cual ella negó tajantemente.

Por su intento, que fue calificado como censura, fue criticada en las redes sociales por periodistas y algunos medios y hasta por entidades defensoras de la libertad de prensa como la Flip,  que emitió un comunicado público en defensa de Guillén, el cual puede leer dando un clip a FLIP respalda a Guillén.

Plazas hasta anunció una tutela contra Guillén para que se rectratara de sus tuit, argumentado un acoso por parte de Guillén, a través de su cuenta de Twitter: @heliodoptero, que tiene más de 55 mil seguidores. No obstante, la funcionaria recientemente retiró la acción judicial contra el comunicador.

Sobre los niños desnutridos en la tierra del desierto, la directora encargada del ICBF, Margarita Barraquer (quien ocupa el cargo mientras Plazas se casaba y se iba de luna de miel), afirmó que esos fallecimientos no son necesariamente por desnutrición, sino que el hecho tiene un “carácter multicausal” e  hizo un llamado en la W Radio a los alcaldes de ese departamento de la Costa Cariba a trabajar juntos para apoyar a los menores wayúu.

En todo caso, los niños de La Guajira siguen muriendo por desnutrición o no, sin que nadie solucione el asunto.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario