Salud para todos – ¿Por qué el Omega 3 es un gran aliado para el corazón?

Omega 3

 

Por mario arias gómez.

U

na alimentación equilibrada, que incluya todos los nutrientes, resulta imprescindible para el organismo. Uno de ellos es el omega 3, el mejor aliado del corazón. Si toda la población siguiera una dieta mediterránea, con un alto contenido en este ácido graso “se podría reducir hasta un 70% la incidencia de las enfermedades cardiovasculares”. La gente mantiene el colesterol a raya (el principal factor de riesgo cardiovascular), con la práctica del ejercicio físico y control del estrés. Es decir, son conscientes de que el corazón, como el motor de un coche, requiere cuidados continuos, pero a la hora de prevenir problemas no tienen en cuenta el omega 3., lo explica el catedrático de Biología Molecular de la Universidad de Granada y presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT): “Los ácidos grasos omega 3 reducen la incidencia de infarto de miocardio y, entre las personas que ya han sufrido uno, disminuyen la probabilidad de un segundo”. No solo ayudan a controlar el colesterol, sino también la presión arterial y los triglicéridos, otras dos bombas de relojería para la salud del corazón.

- Publicidad -

Resultado de imagen para Fotos del emblema de la OMSLa OMS señala que como máximo un 10% de la energía que gastamos debe proceder de las grasas saturadas y un mínimo del 5% de ácidos grasos esenciales como el omega 3. Un adulto debería consumir un mínimo de 250 miligramos diarios de EPA y DHA, y esta dosis debe llegar hasta los dos gramos cuando ya hay factores de riesgo. Son las cantidades deseables para evitar que aparezcan a largo plazo problemas de salud. Sin embargo, el 60% de la población realiza una ingesta menor de la recomendada, sobre todo porque el consumo de pescado cada vez es menor (se recomiendan entre dos y cuatro raciones semanales). “La suplementación de algunos alimentos como la leche puede ser un vehículo importante para suministrar estos ácidos grasos para la salud”.

Bogotá, D. C. agosto de 2019

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario