El Sagrado Derecho al Bloqueo!

Compártelo:

Por: Álvaro Ramírez González.

Los vándalos, los terrorístas y los marchantes que se empacaron en el mismo paro, se amparan ante las autoridades y los medios en el “sagrado derecho a la protesta”.

Y con un batallón de abogados acompańan su jornada de destrucción con demandas y tutelas.

Además convierten a sus víctimas en ídolos como lo hicieron con Dylan, en Bogotá, un mozalbete de 23 años con 13 capturas y reseñas, por drogas, porte de armas y violencia.

Y ahora con Lucas Villa, que a los 37 años de edad, permanecía sospechosamente en la Universidad por 14 años; adoctrinando primíparos para la izquierda, dicen allí.

En cambio el Capitán Jesús Alberto Solano director de la Sijin de la Policía en Soacha, asesinado a patadas y a puñaladas alli por una horda de marchantes pacíficos, es hoy un incógnito.

Los dos primeros famosos por agitar, vandalizar, ejercer violencia contra la población civil y sus bienes públicos.
El segundo, sin figuración alguna, por cumplir su deber.

Allí va apareciendo la esencia del problema.

La destrucción de 520 sucursales bancarias,la quema de 200 buses de transporte público, la destrucción y el saqueó de 250 supermercados, la quema de 47 peajes y 25 Alcaldías no es para nada ni para nadie importante.

Mandar 786 policías para clínicas y hospitales parece que no cuenta para nada.

Pero lo peor es el sagrado derecho al bloqueo.

Vi en un tramo de la vía Cajamarca – Ibagué (Tolima) que un puńado de babosos bloquearon la vía y se pusieron allí a jugar microfútbol. A lado y lado de la vía, cientos de tractomulas con sus choferes desconcertados ante tan aberrante hecho. Y una patrulla de la policía con varios efectivos presenciando ese abuso miserable, argumentando que “ no podían hacer nada”.

La Constitución Colombiana consagra además dos derechos.
1. Derecho a la libre movilidad por todo el territorio nacional.
2. Derecho al trabajo.

Y el Código Penal además prohíbe claramente el cierre de vías.

Para los pacíficos marchantes, vándalos y terrorístas, empacados en el mismo show, el derecho a la libre protesta les confiere el derecho a bloquear el país.

O sea que la libre protesta conculca y atropella los derechos a la libre movilidad y al trabajo?

Bloquear es estratégico y barato. Cali (Valle), una ciudad de 3 millones de habitantes estuvo bloqueada en sus 7 entradas por 3.000 “pacíficos marchantes”.

Y dejaron la ciudad sin combustible, y desabastecida de alimentos.
Agricultores, Avicultores, Porcicultores y Piscicultores, y Lecheros, han tenido multimillonarias pérdidas.

Toda la Industria valluna paralizada.
Hospitales, y vacunas bloqueados por los “pacíficos marchantes”.

Ese delito impune hoy del bloqueo de vías ha debilitado al Estado y al sector productivo y ha fortalecido y envalentonado a los del paro.

El bloqueo que le hicieron los indígenas de la CRIC a la vía Cali- Popayán (Cauca), durante un mes y con casi 10.000 efectivos al lado de la vía por 3 turnos, fue mortal.

Ese evento terrorísta fue claramente financiado por la coca, y partió el país en dos.
Además interrumpió el comercio binacional con el Ecuador.

El Presidente Iván Duque lo permitió, lo toleró y prefirió dialogar con esos delincuentes, que ejercer el poder de la Fuerza Pública para levantar por la fuerza esos bloqueos y capturar y judicializar a sus jefes.

Ahí le midieron el aceite a Duque y se dieron cuenta los marchantes pacíficos, los vándalos y terrororistas, que el bloqueo era la mejor herramienta para doblegar a Duque.

Y lo están haciendo a sus anchas.

Hasta cuándo señor Presidente?

alragonz@yahoo.es

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario