Indiscutiblemente, Venezuela es una Colonia Cubana

La gran fraternidad entre los dictadores Nicolás Maduro y Fidel Castro.

 
Ariel Peña

Para que no quepa la menor duda, en una entrevista en el portal Las 2orillas, realizada por Juan Manuel Ospina a la exsenadora chavista, Piedad Córdoba, el pasado 27 de febrero, la exparlamenteria expresó:  “antes de morir Hugo Chávez se reunió con Fidel Castro para elegir de sucesor a Nicolás Maduro”, demostrándose que el sátrapa cubano fungía como el soberano absoluto sobre Venezuela nombrando a su virrey, con la complacencia del orate  venezolano que estaba a punto de morir, lo que indiscutiblemente demuestra que  Venezuela es una colonia cubana y Maduro es un títere de la camarilla comunista  de la isla  que le da órdenes.

La exsenadora Córdoba sigue  con el mito de los 6 millones de colombianos que viven “felices” en Venezuela, cuando según el Censo de 2011 en ese país, habían menos de un millón  nacidos en Colombia, y  sería un imposible que en los últimos años se hayan  ido para Venezuela 5 millones de connacionales, ya que por el contrario lo que hicieron fue regresarse acompañados de los millones de refugiados venezolanos, que huyen del hambre y la muerte a que los tiene sometidos el régimen de Maduro que es orientado desde Cuba.

Un  próximo paso de la dictadura  venezolana dentro de la perversidad comunista, dirigida por el colonialismo cubano,  como cortina de humo, será el de buscar un conflicto con Colombia a corto o mediano plazo, y así tratar de  consolidar lo que la pandilla venezolana  llama “revolución bolivariana”, llevando a ese país al envilecimiento definitivo, y convirtiendo a la región en un lugar  de inestabilidad máxima.

La bestia de Maduro fue amaestrada por la tiranía de los castro en Cuba  en los años 90 del siglo pasado, por eso el dictador cumple al pie de la letra  las instrucciones que le dan desde la isla, con el agregado de que   Hugo Chávez como se sabe convirtió a Venezuela en una colonia cubana, hollando la dignidad de la patria de Bolívar, ya que Chávez era un nostálgico de la guerra fría que nunca admitió la caída del comunismo en Europa oriental,  y por eso estimulado por  Fidel Castro buscaba crear la Unión de Repúblicas Socialistas  Soviéticas Latinoamericanas( URSSL) con capital en La Habana, utilizando la renta petrolera, pues creía que el bodrio del marxismo leninismo era invencible de acuerdo a las fabulas totalitarios que enseña esa doctrina criminal y burocrática.

Venezuela al igual que los países de  la antigua cortina de hierro, satélites de Moscú, no tiene soberanía y sus militares  están bajo la instrucción de altos oficiales cubanos expertos  en represión mediante la tortura, además es notoria la presencia de miles de agentes de la isla, lo que demuestra que la soberanía de la  que tanto alardean los comunistas venezolanos está totalmente perdida  ante la invasión cubana.

La crisis política, económica y humana que vive la nación hermana afecta  en grado sumo a Colombia, no solo porque  la camarilla chavista le puede buscar un conflicto, sino que se está incrementando día a día la llegada de  de refugiados venezolanos, por lo cual hay que tomar medidas especiales, ya que el marxismo leninismo es sus diferentes  expresiones es una factoría de miseria y a los comunistas no les conmueve el sufrimiento de las masas, porque lo que les interesa es el poder  a cualquier precio y no importa a cuantos haya que asesinar; sin olvidar que el marxismo leninismo es la mayor organización  criminal que jamás haya existido sobre la tierra.

En Latinoamérica han existido muchas dictaduras que por presión de la población se han derribado, pero una dictadura comunista como la cubano siendo la más genocida de todas con 61 años,  la convierten en la más longeva de esta parte del mundo, y su permanencia en el poder se puede entender únicamente por el carácter represivo y criminal del marxismo, que en sus posturas  crueles desprecia a las personas, en donde  su irracionalidad fundamentada en  la barbarie lleva a los ciudadanos  a una esclavitud eterna, porque los burócratas en los regímenes comunistas son enfermizos por mantenerse en el poder, y a Venezuela  la llevan  a una esclavitud   igual a la de  Cuba, ya que  el marxismo por principio es antidemocrático.

Los asesinatos, torturas y desapariciones  en Venezuela por parte del régimen que orienta el colonialismo cubano son el pan de cada día, igual que sucede en Nicaragua con el genocida comunista de Daniel Ortega, en donde la cifra de muertos en las protestas populares  se cuentan por centenares, con miles de heridos; siendo curioso que en Bolivia en el 2003 el presidente  Gonzalo Sánchez de Lozada tuvo que renunciar, porque en unas protestas hubo 40 muertos con algunos heridos, sin embargo Maduro y Ortega  ante esos crímenes que han cometido, buscan aferrarse con más sevicia al poder; pues la moral de bestias que tienen los burócratas comunistas totalitarios no tiene medida, y por eso el marxismo y la mafia son hermanos.

La emancipación de Venezuela del colonialismo cubano será una nueva  independencia de esa hermana república, que ha sufrido por  años los rigores del comunismo totalitario que usa diferentes atuendos para engañar a cándidos, pero al final son el mismo toxico con diferente marca, entonces  los demócratas latinoamericanos deben  ampliar su solidaridad hacia el sufrido y atormentado pueblo Venezolano que  enfrenta al peor enemigo de la humanidad en milenios, como es el esperpento del marxismo leninismo, que pretende llevar a nuestros pueblos a su dominación  para siempre, convirtiéndolos en  colonias cubanas.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario