La conciliación de dos radicales: Álvaro Uribe y Hollman Morris


 
¿Por qué Uribe y Morris conciliaron? El ex mandatario gana réditos políticos porque quiere demostrar que es un hombre ecuánime, el “gran ciudadano”. El periodista pretende darle un empujoncito al proceso de paz, para demostrar que estamos en tiempos de reconciliación.

Tal vez nadie se esperaba un repentino gesto de conciliación entre el expresidente Álvaro Uribe y el concejal Hollman Morris, en el proceso penal que el periodista instauró contra el ex mandatario colombiano porque este en el pasado dijo que Morris y los trabajadores del Canal Capital de Bogotá, que el comunicador dirigía, supuestamente eran afectoslos intereses del terrorismo”. 

La conciliación se dio ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, donde cursaba el expediente por injuria y calumnia contra el ex Jefe de Estado, allí, primero Uribe se disculpó con Morris y luego este aceptó las excusas. 

Morris había interpuesto la denuncia contra Uribe en septiembre de 2014, después de que el congresista lanzara esas versiones públicas.

“Me ha manifestado (Morris) que no hace parte, ni ha hecho apología al terrorismoSe lo creo y si lo he dicho lo rectifico. ¿Por qué lo dije? Porque las palabras y actuaciones de Hollman Morris en relación con mi gobierno, mi familia y mi persona y su coincidencia con detractores, me hicieron pensar lo que hoy rectifico, se disculpó el expresidente de Colombia, quien es Senador y jefe del Centro Democrático, un movimiento opositor al Gobierno Nacional.

Luego, Morris, el exdirector del canal de televisión de la capital de República, aceptó la rectificación del exmandatario.

“Reconozco el gesto del expresidente Uribe y reconozco cuánto nos hubiéramos ahorrado con el diálogo. Reconozco el valor del diálogo y la reconciliación”, le contestó el actual concejal del partido que orienta el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, llamado Progresistas.

Como acto seguido Morris le dio la mano a Uribe y se saludaron.

“Me doy la mano con Álvaro Uribe. El triunfador es el diálogo. Lo que se ahorra el país dialogando”, manifestó Morris.

Ambos son radicales

Detrás de este gesto hay que decir se conciliaron dos puntos totalmente opuestos. Hay que reconocer que el gobierno de Uribe fue radical en su opinión sobre los opositores, porque quien se atreviera a cuestionarlo, de una vez era tildado de guerrillero o de mamerto, o peor aún, lo señalaban de apátrida como lo hicieron con Piedad Córdoba, que fue a Estados Unidos a criticar la administración uribista, estando en su derecho de hacerlo, pues el propio Uribe hace en estos tiempos lo mismo con la gestión del actual Presidente Juan Manuel Santos.

En cuanto a Morris, es un hombre radical que no ve más allá del horizonte de la izquierda, en la que basa todos sus discursos y a veces cae en el odio visceral contra sus contradictores, debemos recordar que casi toda su carrera periodística la hizo basado en la critica contra Uribe y su gestión. Con esto ganó reconocimiento nacional y hasta premios internacionales. No acepta la critica y quien se atreviera a cuestionarlo a él o su jefe el alcalde Petro, por el manejo de los bienes públicos, inmediatamente se convertía o era estigmatizado, por los medios de comunicación a su alcance, como paraco, milico o facho.

¿Qué hay detrás de esta conciliación?

Uribe ya había rectificado en el pasado y ahora lo hizo porque eso le trae réditos políticos, pues será visto por la mayoría de sus seguidores y otros colombianos, como un hombre ecuánime, conciliador, “el gran ciudadano”, que escucha y esta dispuesto a tener gestos de paz y retractación, con lo cual se quita un poco de encima esa imagen de recalcitrante y peleador. No es la primera vez, recordemos de Uribe, como estrategia política, le mandó mensajes a las FARC para hacer con ellos un proceso de paz, lo cual no se dio.

Morris, quien no acepta la paz que hizo Uribe a su modo con los paramilitares, pero sí la que va a hacer Santos con las FARC, realizó este gesto de conciliación con el ex mandatario para darle un empujoncito al proceso paz de La Habana (Cuba), para que los colombianos vean que estamos en tiempos de reconciliación hasta con los peores enemigos. Con esto se quiere hacer notar en Cuba y está en su derecho. Además, quedó satisfecho porque, para su ego, quedó la constancia de que “venció” judicialmente a unos de los hombres más poderosos del país, pero demuestra humildad en público.

En todo caso, bien por el acuerdo entre Uribe y Morris, personajes radicales en sus posiciones e ideologías, aunque no dejará de haber más de uno que diga, en tono de ironía, que ahora son los “nuevos mejores amigos”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario