La Corte hundió Tribunal de Aforados, pero revivió la Constituyente


 

La Corte Constitucional de Colombia, al tumbar El Tribunal de Aforados que pretendía reemplazar a la cuestionada Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes, con el argumento de que iba en contravía de la Constitución Nacional de 1991, dio pie para que en el país se pueda realizar una nueva Asamblea Nacional Constituyente que reforme dicha Carta Política.

Así lo consideran expertos juristas consultados por nuestro medio, quienes afirman que para darle vida al Tribunal de Aforados y abolir la citada Comisión de Acusación, es necesario convocar una Asamblea Constituyente.

Cabe recordar que con este Tribunal se pretendía investigar y juzgar a todos los altos magistrados del país (incluyendo a los integrantes de la misma Corte Constitucional) y al Fiscal General de la Nación.

Blindada la Comisión de Acusación

El fallo de la Corte blindó a futuro de cualquier reforma a la cuestionada Comisión de Acusación, que no ha funcionado en más de 40 años, porque jamás ha condenado a ningún personaje con fuero que haya sido investigado en sus instalaciones, lo cual llevó a crear en el 2015 el llamado Tribunal de Aforados, dentro de la Reforma del Equilibrio de Poderes que se debatió y aprobó en el Congreso de la República.

Lo anterior se deduce porque la decisión de la Constitucional determina que los altos magistrados y el Fiscal General solo pueden ser investigados y acusados por congresistas, y estos no solo pueden tener en cuenta las pruebas del caso, sino “valoraciones asociadas a la estabilidad de las instituciones, a la protección del régimen constitucional o, en suma, al bien común”. Es lógico si el Fiscal y los magistrados solo pueden ser procesados por congresistas, se debe mantener la entidad que tiene esa función en el Parlamento, la cual es la Comisión de Acusaciones.

La Sala Plena de la Corte afirmó que el Congreso en la citada Reforma hizo cambios que afectaron la independencia de la justicia y violaban el debido proceso, por eso acogió una demanda del exfiscal Eduardo Montealegre y decidió que el Legislativo sustituyó a la Constitución, al cambiar el sistema de juzgamiento de la cúpula judicial del país, creando un tribunal especial conformado por cinco nuevos magistrados.

Según los expertos consultados por nuestro medio, la creación del mencionado Tribunal, no solo fue visto como un choque de poderes en Corte, sino que se falló teniendo en cuenta los celos y egos personales de los togados de la Constitucional y el propio ex Fiscal Montealegre. Por eso, para subsanar este caso y crear dicho Tribunal es necesario ir a una instancia superior, en la cual no se encuentren estos obstáculos, es decir: una Asamblea Nacional Constituyente.

Los magistrados María Victoria Calle, Luis Guillermo Guerrero, Luis Ernesto Vargas, Gabriel Eduardo Mendoza, Alberto Rojas Ríos, Gloria Stella Ortiz y Jorge Iván Palacio votaron por hundir la Reforma con el polémico argumento de sustitución de la Constitución del 91.

El togado Alejandro Linares consideró que el Tribunal era inexequible, pero por razones de trámite en el Congreso (violación al principio de consecutividad en los debates legislativos) que podían ser subsanados. El magistrado Jorge Pretelt, quien en la actualidad es investigado en la Comisión de Acusación porque supuestamente recibió dinero para fallar un tutela, estaba impedido y no votó.

Para los expertos, pareciera que los magistrados de la Corte Constitucional estuvieran de acuerdo con la impunidad campeante en la Comisión de Acusación, al parecer porque ellos mismos podrían ser a futuro los beneficiados en casos de ser investigados.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario