Renacer: un alto en mi destino

El nacimiento del salvador y Maestro de Maestros Jesús de Nazaret, representa la oportunidad de renacer en nuestro interior y volver a empezar, corrigiendo todas aquellas acciones que afectaron el bienestar integral. Madurar es crecer y crecer espiritualmente es superar las diversas supersticiones, agüeros y rituales mágicos, que se utilizan como resultado de una necesidad inconsciente de protección y control ante la incertidumbre del destino. Al igual que muchos, yo llegué a depositar mi fe y seguridad en estas creencias ilusorias desde mi necesidad de control basada en mi inseguro y enfermo ego, consultando y pagando grandes sumas de dinero a algunas personas con supuestos poderes sobrenaturales (sandores, psíquicos, adivinos, maestros y gurus de exóticas corrientes). Hoy, después de un largo camino enmarcado en las reflexiones de la fe crítica sembradas por el padre Alfonso Llano Escobar S.J y otros maestros de vida espiritual, he podido despertar a una realidad, en donde soy responsable de mis decisiones. Por eso, la solución más sostenible y menos decepcionante a largo plazo, es iniciar un proceso serio de introspección por medio de una disciplina mental y entrenamiento de la voluntad, alcanzando el conocimiento personal.

Un nuevo comienzo

- Publicidad -

Armando Martí junto a uno de sus maestros espirituales Alfonso Llano Escobar S.J

Evaluar las conductas con una perspectiva compasiva, alejado del miedo, la frustración, la culpa y el resentimiento, ayuda a identificar los patrones de comportamiento que interfirieron desarmónicamente en la consecución exitosa de los objetivos trazados. Transformar esta actitud, reside en la capacidad de confrontar los errores más profundos, para salir de la fantasía y aceptar el presente, logrando corregir hábitos malsanos. Las equivocaciones y desaciertos del año, fueron los mejores regalos y maestros que forjaron a un buscador más trascendido y auténtico, con el fin de descubrir de qué se trata la vida.

Querido lector, es tu derecho natural aspirar a que el próximo año sea diferente e indudablemente puede suceder, pero sin expectativas exageradas ni desbordados sentimientos de inmediatez infantil. Recuerda, un proceso de cambio es paso a paso, sin prisa pero sin pausa. Mi deseo es que emprendas un muy feliz, próspero, productivo y amoroso 2019, lleno de experiencias para conocerte a ti mismo y saber el tesoro divino que guardas en las profundidades de tu ser, desprendiéndote de todas aquellas cosas, situaciones y personas nocivas, que impiden la evolución del alma.

 El niño interior de S.S Dalai Lama

No olvides de honrarte a ti mismo, perdonarte y aceptarte tal y como eres para después servir a los demás, y desde una bondadosa intención hacer obras de caridad, nutriendo día a día los lazos de hermandad que nos unen en el mundo; por encima de todo preserva tu centro espiritual, sin importar los vicisitudes o pruebas de la vida, para que puedas permanecer en paz, sereno y lleno de esperanza en compañía de un Poder Superior. A continuación quiero compartir una serie de preguntas, que ayudarán a tu “Viajero Interior” en la autoevaluación y proyección de los siguientes 365 días:

– ¿Qué es lo que realmente esperas del 2019?

– ¿Qué patrones de pensamiento y conductas te están impidiendo alcanzar tus propósitos económicos, laborales y afectivos?

– ¿Qué podrías hacer diferente?

– ¿Qué cosas estarías dispuesto a sacrificar?

– ¿La vida que actualmente llevas te ayudaría a conseguir tus sueños?

– ¿Cuál fue tu mayor aprendizaje y crecimiento durante el 2018?

– ¿En qué experiencias encontraste tu sentido de vida?

– ¿Cómo sería tu vida si no tuvieras miedo de cambiar las creencias que te impiden ser feliz?

– ¿Recuerdas las veces que te has sentido realmente vivo, lleno de pasión y energía para lograr lo que te propones?

– Si te quedara un solo día de vida ¿qué harías?

Un poema del cielo

Armando Martí junto al maestro Sri Sadhu Ram Ji

Hace más de 20 años, mi vida se ve renovada cuando escucho en  Navidad el poema Desiderataque en latín significa “cosas deseadas”. Cada frase contenida en estos versos me invita a una reflexión interior, a la celebración de la vida y me abre un contacto espiritual con Dios en una época del año que nos inspira el deseo de unión familiar, armonía y paz en los corazones de las personas con buena voluntad, que desean la transformación integral a través del autodescubrimiento interior para sosegar el alma.

El autor de esta profunda composición es Max Ehrmann (1872 – 1945), un abogado y poeta nacido en Indiana, Estados Unidos. Desiderata fue inspirada por un impulso que Ehrmann describe en su diario como un: “un humilde regalo, un trozo de prosa que ha alcanzado nobles honores”. Después de la muerte del escritor, en 1959 el reverendo Frederick Kates párroco de la iglesia Saint Paul en Baltimore (EE.UU.), usó el poema en una colección de devocionarios que él había recopilado para su congregación.

De igual manera, cuando el candidato demócrata para la presidencia de los Estados Unidos, Adlai Stevenson murió en 1965, se encontró al lado de su cama una copia de Desiderata y se descubrió que este había planeado usar el texto en sus cartas de Navidad. Sin duda alguna, estos hechos causaron confusión entorno a la procedencia del poema, sin darle el debido crédito a su autor original Max Ehrmann, lo que afortunadamente fue aclarado tiempo después.

En esta Navidad e inspirados por el maestro inolvidable del amor, la emoción y la vida llamado Jesús, quien nació en la sencillez de un humilde pesebre rodeado de ángeles, de su madre la Virgen María, San José, los pastores, los Reyes Magos y los animales que le daban su calor, hoy Cathica y yo, queremos regalarles en esta época decembrina el poema Desiderata, junto con la interpretación musical de Arturo Benavides, esperando que logren ustedes la misma sensación de bienestar y conexión con la vida, la naturaleza y el universo, que esta bella obra causó en nosotros.

Desiderata

“Camina plácido entre el ruido y la prisa, y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.

En cuanto te sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.


Enuncia tu verdad de una manera serena y clara,
 y escucha a los demás,

incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia.


Evita a las personas ruidosas y agresivas,
 ya que son un fastidio para el espíritu.


Si te comparas con los demás,

te volverás vano y amargado

pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.


Disfruta de tus éxitos, lo mismo que de tus planes.
 Mantén el interés en tu propia carrera,


por humilde que sea,
 ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos.


Sé cauto en tus negocios,


pues el mundo está lleno de engaños.

Mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe,
 hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales,
 la vida está llena de heroísmo.

Sé sincero contigo mismo, en especial no finjas el afecto, y no seas cínico en el amor,


pues en medio de todas las arideces y desengaños,
 es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años,

abandonando con donaire las cosas de la juventud.


Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja de las adversidades repentinas,mas no te agotes con pensamientos oscuros, muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.


Sobre una sana disciplina,
 sé benigno contigo mismo.


Tú eres una criatura del universo,
 no menos que los árboles y las estrellas,

tienes derecho a existir,

y sea que te resulte claro o no,
 indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios,
 cualquiera que sea tu idea de Él, y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones,


conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.

Aún con todas sus farsas, penalidades y sueños fallidos,


el mundo es todavía hermoso.


Sé alegre.

Esfuérzate por ser feliz”.

Lo que siempre he buscado

Ahora bien, ¿mi relación con Dios está condicionada a que me cumpla lo que le pido o me castigue por no obedecerle? De ser así, no podría fluir la confianza ni las ganas de estar cerca de Él, pues el verdadero amor es incondicional. Yo debería aprender a amarlo sin excepción alguna. Yo quiero amar a Jesús sin miedo alguno, con toda a confianza que su amistad me asegura para superar cada obstáculo que la vida nos trae día a día, y también vivir plenamente las bendiciones que desde su amor me regala. Como escribí en mi más reciente libro “Viajero Interior: Un Camino Simple hacia la Serenidad Personal”:

Meditando en el silencio de mi áshram, comprendo que Dios es amor y le pido que con su vibración transformadora me ayude a reinventar, sanar y renacer hacia mi auténtica esencia. Mi guía espiritual que ha conducido este viaje de encuentro interior, también abre sus brazos hacia la inmensidad de la presencia compasiva. De esta forma tan simple descubro que no necesito seguir buscando más caminos, en realidad sólo deseo habitar en este eterno presente, donde fluye el bien y el amor, sin que el miedo o el control interfieran. Todas las experiencias dolorosas del pasado, son aliviadas por esta luminosa presencia que me llena de paz y esperanza.”

Por: Armando Martí, Life Coach y Mental Trainer 

http://www.armandomarti.com

- Publicidad -
Cargando...

Deja un comentario