Crean manos robóticas para ayudar al hombre


 

MetaLimbs está diseñado para ser usado sobre todo cuando estamos sentados, permitiéndonos que por ejemplo nos tomemos un café y contestemos al móvil sin dejar de teclear en el PC.

Hay momentos en nuestro día a día en los que el par de manos con el que nacemos no son suficientes. Por ejemplo es incompatible pasear el perro con hablar bien por el teléfono celular -chatear a una mano es lento y frustrante-, hacer dos comidas a la vez, mensajearse por WhatsApp cargando con las bolsas de la compra o echarse una partida a cualquier juego online de PC si uno es un jugador novato. Nos faltan manos, y los japoneses ya han encontrado la solución para ello: un par de brazos extra.

¿Qué harías con este par de manos extra robóticas?

Conscientes de las necesidades tan variadas del mundo moderno, unos ingenieros japoneses del Inami Laboratory de la Universidad de Tokyo han desarrollado unos brazos robóticos extra llamados MetaLimbs (Multiple Arts Interaction Metamorphism), los cuales se colocan debajo de nuestros brazos reales y se manejan usando unos sensores colocados alrededor de nuestros pies y rodillas. Los sensores de rastreo de las rodillas y pies controlan el movimiento de cada brazo, mientras que un calcetín especial permite que con los dedos de los pies usemos el agarre de las dos manos robóticas.

Dicho así suena un poco a hombre-orquesta, pero MetaLimbs está diseñado para ser usado sobre todo cuando estamos sentados, permitiéndonos que por ejemplo nos tomemos un café y contestemos al móvil sin dejar de teclear en el PC.

Como se ve en el video, la curva de aprendizaje parece un poco muy caótica y requiere de practicar hasta coger el truco al movimiento y a eso de agarrar cosas y soltarlas, pero no hay duda que hay varias situaciones en las que el par de manos extra de MetaLimbs serían útiles. De aquí a lo que usaba el doctor Octavius, el villano Octopus de Spider-Man, parece que sólo habrá un paso.

Tomado de as.com

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario