El Padre de la Mentira y el Cristianismo Social 

0
499

Por Ariel Peña.

Jesús en el Evangelio de San Juan 8:44, se refiere a Satanás  como el padre de la mentira, diciendo: “Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. Por eso sin hacer mucho esfuerzo se puede concluir que en los últimos dos siglos,  por su forma falaz y matrera como ha engañado a diferentes pueblos e instituciones,  a  la estafa comunista del marxismo leninismo se le tiene que dar un carácter diabólico, así como lo señaló el Papa Pio Xl en 1937 con la Encíclica Divini Redemptoris.

Ya que es un ultraje a los principios cristianos el hecho de que la secta comunista totalitaria, se haya mimetizado  en la Iglesia Católica, para promover la Teología de la Liberación, que es una patraña mas del marxismo, y así como usa diferentes disfraces para engañar, se inventa  artificios para embaucar a personas despistadas, buscando confundir la Doctrina Social de la Iglesia con  la perversa Teología de la Liberación.

Según el ex-espía de la Unión Soviética Ion Mihai Pacepa, en entrevista con  Aciprensa el 5 de mayo de 2015, afirmó que la KGB, agencia de inteligencia de URSS, fue quien creó la Teología de la Liberación en 1960, para influenciar en los países latinoamericanos siguiendo la hoja de ruta del  Kremlin de acuerdo a la guerra fría, subrayando que para los marxistas leninistas la religión es otra forma de lucha, y Nikita Khruschev gobernante ruso de  ese entonces,  quería que su país extendiera los  tentáculos en Latinoamérica, para ello contó no se sabe si por ignorancia o mala fe con algunos  jerarcas de la Iglesia en  países de la región.

La  KGB buscó influenciar  en el Consejo  Mundial de Iglesias con sede en Ginebra (Suiza) y fundó la Conferencia Cristiana por La Paz con sede en Praga, todo ello orquestado  por el partido comunista soviético teniendo como lacayo en Latinoamérica a Fidel Castro. De acuerdo al ex–espía quien desertó en los años setenta. En Medellín durante la Conferencia General del Episcopado latinoamericano realizada en 1968, algunos prelados fueron cooptados para los propósitos marxistas leninistas, buscando la toma del poder político en diferentes países por parte del comunismo, especialmente con grupos guerrilleros  como las Farc y el Eln en Colombia.

Es imposible que la Teología de la Liberación agenciada por el comunismo totalitario, tenga algo que ver con la Doctrina Social de la Iglesia que es libertaria y que busca el bienestar de las comunidades fundamentada en la caridad cristiana, siguiendo las enseñanzas de la Iglesia primitiva, que en  el libro de los Hechos de los Apóstoles nos narra: “y ninguno decía  ser suyo propio nada de lo  que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”, esa excepcional labor la realizaron los primeros cristianos hace 2000 años sin pretender alcanzar poder político.

La Teología de la Liberación  se encuentra en la asimetría de la Doctrina Social de la Iglesia, porque hay que tener en cuenta que la encíclica  Rerum  Novarum promulgada por el  papa León Xlll el 15 de mayo de 1891, es una respuesta a la descristianización de los sectores proletarios impulsado por el marxismo, cuyo fundador planteó  que la religión era el opio del pueblo, afirmación rechazada por el dirigente anarquista Mijaíl Bakunin, contradictor de Marx  en la Primera Internacional de los trabajadores, quien defendía su cristianismo Católico, por no tener elementos científicos para volverse ateo; así que una cosa es buscar la construcción del Reino de Dios y su justicia  en la tierra, como antítesis de la opresión y el despotismo y otra revolver al cristianismo que es libertario con el comunismo totalitario.

En Latinoamérica se distinguen por su militancia en la Teología de la  Liberación desde que fue creada por URSS a través de la KGB, los obispos  Sergio Mendes  Arceo de México y Hélder Cámara de Brasil, a ellos los  acompañaron los sacerdotes Camilo Torres de Colombia, Leonardo  Boff y Frei Betto de Brasil, Miguel de Escoto y Ernesto Cardenal de Nicaragua junto a Gustavo Gutiérrez del Perú, entre otros, curiosamente todos ellos   admiradores  del sátrapa de Fidel Castro(1926-2016) el mayor asesino en la historia latinoamericana, lo cual significa que ni el amor cristiano ni la misericordia puede acompañar a quienes exaltan a un genocida de esa calaña, como lo fue el difunto dictador cubano.

Cuando se habla de la sensibilidad social por parte de los seguidores de la Teología de la Liberación, no se puede ignorar las enseñanzas bíblicas de los evangelios, especialmente en San Juan Capitulo 12, en donde narra que Jesús estando en Betania en casa de  Lázaro, a quien el Maestro había resucitado; María la  hermana de Lázaro tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos, pero Judas Iscariote, el que lo traicionó, exclamó: “ ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” Sin embargo el evangelista  aclara, que no era que cuidara de los pobres, sino que por ser ladrón y teniendo la bolsa sustraía de lo echaran en ella; esa narración se asemeja a la hipocresía de los marxistas  que dicen luchar por la emancipación de los pobres, pero lo que en realidad han hecho es utilizarlos para conquistar el poder político en algunas naciones y eternizarse en la burocracia estatal, aumentando las desgracias y sufrimientos de los pueblos.

En 1972 la Compañía de Jesús creó en Colombia el CINEP (centro de investigaciones y educación popular) con  tendencia a la denominada izquierda,  lo que  podría suponer que  dicha comunidad estaba buscando congraciarse con el marxismo, que con la perorata del materialismo histórico y la inevitabilidad a logrado asustar a muchos sectores, pues  esos esoterismos afirman que inexorablemente la humanidad pasara de capitalismo al socialismo, como paso del feudalismo al capitalismo, sin que cuente para nada la voluntad del hombre y  por arte de magia, de ahí que Eduardo Bernstein líder de los trabajadores en la Segunda Internacional en el siglo XlX se mofaba de los comunistas, por sus posturas supersticiosas, como si la historia fuera una repetición mecánica. Es insólito que los Jesuitas hayan creado dicho organismo influenciados por  la Teología de la Liberación.

La Doctrina Social de la Iglesia no tiene que ver con la Teología de la Liberación, y  a pesar de la manipulación marxista, el cristianismo Católico después de 2000 años sigue su peregrinación oteando el signo de los tiempos, para no caer en la trampa del enemigo y con la esperanza que da  el señor Jesús cuando afirma: “Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here