La catastrofe ambiental de Tumaco y El Pacífico

elpais.com.co

 

La voladura del Oleoducto Trasandino a la altura de la vereda El Pinde (Tumaco, Nariño) a manos de hombres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), hizo que 410.000 galones de petróleo (unos 10.000 barriles de crudo) , que contenía el citado tubo, manaran a borbotones, y sin control, sobre la quebrada Pianulpí, que conecta con el río Guisa, afluente del caudaloso río Mira. Esa mancha del combustible ya llegó al Oceano Pacífico en la costa nariñense.

“Un derrame de estas proporciones es dramático, pues afectó a un río muy grande e importante, como el Mira, que desemboca en el mar Pacífico y abastece de agua a Tumaco y las veredas aledañas. Esas condiciones hacen mucho más compleja la contención del daño”, explicó Germán Márquez, experto en Ecología y exdirector del Instituto de Estudios Ambientales.

Así se ve el petróleo en El Pacífico

Esto produjo que cerca de 80.000 habitantes del casco urbano de Tumaco y 20.000 de su área rural se quedaran sin servicio de agua potable, por culpa de la contaminación de este importante afluente, que abastece del vital liquido a su acueducto. Sin contar, el daño irreparable al ecosistema de flora y fauna de la zona. Hay que recordar que esa región vive especialmente de la pesca, actividad que no se podrá realizar por la citada catastrofe ambiental, que deja sin alimentos a los habitantes del lugar.

- Publicidad -

En el Pacífico hay cerca de 80 metros de playa con trazas de crudo, según lo confirmó el propio ministro del Medio Ambiente Gabriel Vallejo.

Por su parte, la Empresa Colombiana de Petróleos S.A (Ecopetrol), la campañía más grande del país, movilizó a 350 trabajadores y contratistas que se trasladaron a la zona, y anunció a 350 más, que colaborarán en las labores de contención y recolección del crudo regado por las Farc.

Sin embargo, los esfuerzo del Estado por controlar la mancha de petróleo han sido en vano porque miembros de la guerrilla lo han impedido en algunos parajes de Nariño.

“Lamentablemente, personas armadas no nos dejaron entrar a intervenir un brazo del río Mira cuando se abre para llegar al Pacífico, y por ahí está llegando ya una línea de petróleo al océano. Es una línea delgada, por lo pronto, pero ya está en el Pacífico”,  informó Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol, sin referirse a las Farc, al parecer por orden expresa del Gobierno Nacional, para no afectar los diálogos de paz entre el Ejecutivo y los representantes de la subversión en La Habana, Cuba.

No obstante, el mismo Ecopetrol afirmó oficialmente que se presentaron otros tres atentados a los oleoductos del sur del país, dos al oleoducto Mansoya-Orito (OMO) y otro al Transandino que en ese momento no se encontraban en operación. Con estos ataques, en lo corrido del año se han producido 34 atentados a la infraestructura petrolera de Ecopetrol frente a 64 registrados en el mismo periodo de 2014.

El caso es una tragedia ambiental de grandes dimensiones que necesita apoyo internacional para solucionarlo.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario