Santos pide a ONU misión especial para verificar cese al fuego y dejación de armas

Santos y la Paz

 
• Dicha Misión Especial estará compuesta por observadores no armados procedentes de los países miembros de la Celac, los cuales serán escogidos por Naciones Unidas en consulta con la Mesa de Conversaciones de La Habana. Los países limítrofes no podrán participar en esta Misión.
• El Primer Mandatario colombiano reiteró que “la dejación de armas por parte de las Farc, con todas las garantías, “es una condición necesaria para la paz”, ya que “sin dejación de armas no hay fin del conflicto”.

“Hemos dado un paso más, un paso definitivo, hacia la terminación del conflicto y la consecución de la paz”.

Así lo afirmó el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al término de la reunión que sostuvo el martes 19 de enero de 2016, en la Casa de Nariño, con los directores de los movimientos políticos representados en el Congreso de la República y que apoyan el proceso de paz, entre ellos los partidos Liberal,  La U, Conservador, Cambio Radical, Polo Democrático, Partido Verde y Opción Ciudadana.

El Mandatario se refirió al acuerdo logrado entre el Gobierno y las Farc en La Habana en el sentido de solicitar formalmente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la creación de una Misión Especial para verificar el cese al fuego bilateral y definitivo –es decir, el fin de la guerra–, y la dejación de las armas.

- Publicidad -

“Acabo de enviar, hace un par de horas, una carta al Presidente del Consejo y al Secretario General de Naciones Unidas (Ban Ki – moon) haciendo esta solicitud”, anunció el Jefe de Estado.

El Presidente Santos recordó que desde el comienzo él ha dicho que el proceso de paz colombiano “debe ser un proceso serio, un proceso digno, un proceso realista, un proceso eficaz”.

“Esos mismos criterios los hemos aplicado al cese al fuego bilateral y definitivo y a la dejación de armas”, dijo el Mandatario.

Sostuvo que, también desde el primer momento, él ha reiterado que el Gobierno solo entraría en un cese si era un cese serio, es decir, entre otras cosas, un cese definitivo y un cese con un aparato de verificación que dé confianza al Gobierno y a las mismas Farc, pero, sobre todo, a los colombianos.

“Hemos cumplido. La verificación, como ya dije, estará a cargo de una Misión Especial de la Naciones Unidas, que estará compuesta por observadores no armados que van a provenir de los países miembros de la Celac, es decir, de los países de América Latina y el Caribe”, precisó.

El Mandatario destacó que estos países serán escogidos por Naciones Unidas en consulta con la Mesa de Conversaciones de La Habana, siguiendo las prácticas habituales para este tipo de misiones en todos los procesos de paz que se han realizado en el mundo.

Aclaró que una de dichas prácticas es que “no participen los países limítrofes”.

En relación con el funcionamiento de este mecanismo de monitoreo y verificación el Jefe de Estado explicó que se trata de un mecanismo tripartito, compuesto por el Gobierno Nacional, por las Farc y por la Misión Especial de Naciones Unidas, que lo presidirá en todos los niveles y estará encargada de dirimir las controversias y producir los informes.

El Mandatario fue enfático al aclarar que se trata de “observadores no armados, y no de una misión de mantenimiento de la paz de cascos azules”.

Al referirse a la decisión de acudir al Consejo de Seguridad para esta tarea, el Presidente Santos consideró que  “una cosa es estar bajo la observación del Consejo de Seguridad como un país en problemas o un Estado fallido, y otra muy distinta es acudir al Consejo para pedirle que contribuya a la solución de un conflicto de más de medio siglo que nosotros mismos estamos resolviendo”.

Ventajas

Al referirse a las ventajas de acudir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el Mandatario señaló que se trata de “un mecanismo ágil que fue constituido precisamente para garantizar la paz y para garantizar la seguridad internacional”.

Adujo, además, que es un mecanismo que garantiza la financiación de la Misión. “Independientemente de su tamaño, una misión de verificación es algo muy costoso. Es mejor dedicar nuestros recursos a la implementación de los acuerdos, a que esos acuerdos se implementen de la mejor forma posible”, agregó.

“Pero, sobre todo, el Consejo nos garantiza que tendremos a los países más importantes del mundo como aliados de este proceso y también como garantía de lo que se acuerde, y de que lo que se acuerde se cumpla: que se termina el conflicto y que se dejen las armas con toda credibilidad”, puntualizó.

El Jefe de Estado recordó que él personalmente habló sobre este tema con los Jefes de Estado y de Gobierno de los cinco países que son los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: el Primer Ministro del Reino Unido y los presidentes de Estados Unidos, Rusia, China y Francia.

Señaló que también ha sostenido conversaciones sobre el asunto con otros Jefes de Estado que están en este momento en el Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellos el Presidente del Gobierno Español y el Primer Ministro de Nueva Zelandia, “para garantizar que la resolución que el Consejo emita sea la resolución que queremos los colombianos”.

“Sin duda, este paso que hoy se da es el paso más concreto que hemos dado hasta ahora, en todo el proceso, en los cinco años que llevamos  de este proceso, y esto diría que realmente hace que el proceso sea más irreversible”, sostuvo el Presidente Santos.

“Sin dejación de armas no hay fin del conflicto”

Consideró, sin embargo, que “no podemos anticiparnos al final”, porque “faltan aún temas difíciles por acordar”.

Al respecto, el Jefe de Estado reiteró que “la dejación de armas por parte de las Farc, con todas las garantías –y esta es la garantía mayor– es una condición necesaria para la paz”, ya que “sin dejación de armas no hay fin del conflicto”.

“Eso lo dije desde el principio y afortunadamente hoy se está dando un paso importantísimo en esa dirección”, agregó.

De acuerdo con el Presidente Santos, la paz requiere que se implementen todos los acuerdos que se logren en La Habana.

“Por eso –dijo– el Congreso está trabajando en el acto legislativo para también acortar los tiempos, que es una condición necesaria para el éxito de todo este esfuerzo y para garantizar la no repetición del conflicto, y sobre todo que logremos los colombianos, ojalá, un cambio de mentalidad”.

“Que dejemos atrás los odios, que aceptemos al otro y que entendamos que esta generación, nuestra generación, tiene la tarea histórica de hacer posible ese sueño que está cada vez más al alcance de nuestras manos: la paz de Colombia”, sostuvo.

Al señalar que “la paz requiere unidad”, el Presidente Santos invitó a los colombianos a que “nos unamos en torno a este objetivo supremo de nuestra nación. Mucho más ahora, cuando damos un paso gigante hacia el fin de la guerra”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario