El lado oscuro de Prestasalud

0
4191
Guillermo Grosso salió por la puerta de atrás de Cafesalud investigado por múltiples irregularidades, se sospecha que su mano negra se mantiene presente al interior de Prestasalud, entidad a la que fue adjudicada la compra de la mayor EPS del país.

En Prestasalud, el consorcio de empresas asociadas para llevar a cabo la compra de Cafesalud EPS liquidada tras malos manejos durante el proceso de intervención, se han empezado a destapar situaciones que comprometen la transparencia de la venta y el origen de los dineros utilizados para llevar a cabo la compra de la EPS, así como los personajes que podrían estar detrás de esta nueva sociedad.

Una grave denuncia fue presentada recientemente ante la Fiscalía General de la que se deduce que a través de contratos con sobrecostos se habría capitalizado una empresa que posteriormente destinó esos dineros a la compra de Cafesalud, grave caso de corrupción que tiene como agravante un detrimento a la EPS que ha afectado pagos y cumplimiento de obligaciones parafiscales a empleados, así como deterioro en la calidad del servicio afectando a los pacientes.

Es claro que dentro de Prestasalud hay varias empresas con experiencia e idoneidad para hacerse cargo de Cafesalud, que tiene en su haber la mayor operación nacional en el sistema de salud a nivel nacional, superando los seis millones de usuarios, pero una de las empresas que ha levantado dudas es el Centro Nacional de Oncología (CNO) debido a los vínculos extraños de Jose Luis Mayorca, su Presidente.

El Centro Nacional de Oncología habría celebrado en enero de 2017 un contrato por 92 mil millones de pesos, cuyo objeto era la prestación de servicios asistenciales del Plan Obligatorio de Salud (POS) del régimen contributivo, bajo la modalidad de Pago Global Prospectivo.

Mayorca llegó hace cerca de tres años a Bogotá desde Bucaramanga y ha mantenido una estrecha amistad con el ex Interventor de SaludCoop y ex Representante Legal de Cafesalud investigado por múltiples irregularidades, Guillermo Grosso.

Guillermo Grosso
Guillermo Grosso

Dicha amistad, aparentemente terminó siendo muy rentable para Mayorca, ya que pasó de no tener mayores capitales, a ser el dueño de un lujoso edificio en la autopista norte con calle 91 de Bogotá e incluso tener capital suficiente para aportar a los 1,45 billones de pesos pactados entre el Gobierno y Prestasalud por la compra de la EPS Cafesalud.

Las sospechas sobre Mayorca

Mayorca, fue además candidato al Senado por el Partido Liberal en las pasadas elecciones parlamentarias de 2014, pero no resultó electo debido a su baja votación, lo que se produjo debido a la ausencia de músculo económico para promover su campaña. Hecho, que hace más extraña su historia, porqué cómo se explica que un par de años después, pudiese tener los inmensos capitales para construir el emporio que es hoy el Centro Nacional de Oncología.

Empleados y testigos que han seguido de cerca el proceso de intervención y liquidación de SaludCoop, afirman que Mayorca sería un presunto testaferro de Guillermo Grosso, sobre quien pesan múltiples denuncias por detrimento patrimonial a la EPS, uso de recursos de la salud para otras actividades y muchas otras irregularidades que sumieron a Cafesalud en una crisis tanto a nivel laboral como de atención a pacientes.

Si se comparan las tarifas pactadas entre Cafesalud y Mayorca para la prestación de estos servicios con el precio medio calculado por el Ministerio de Salud para estos efectos a través del estudio de suficiencia en la Unidad de Pago por Capitación, se observan costos sobredimensionados.

Los sobrecostos se evidencian en casos como el de internación en Unidad de Cuidados Intensivos, por los que se pagan normalmente entre 700 mil pesos y 3,5 millones de pesos, pero que para el caso del CNO estaban siendo pagados a $9’741.319 pesos o el caso de la consulta paramédica cuyo precio según el Ministerio de Salud se paga entre 11 y 25 mil pesos pero que en este caso tenía un valor de 40 mil pesos

Estos sobrecostos contribuyeron a engrosar los capitales del CNO de forma abrumadora y se presume que fue gracias a estos recursos que la empresa pudo hacer parte de Prestasalud y tener la solvencia financiera suficiente para participar en la adjudicación de Cafesalud.

Mientras se hacían esos pagos sobredimensionados, bajo la batuta de Luis Guillermo Velez, representante legal de Cafesalud, los empleados entraron en una profunda crisis laboral. Cerca de 2000 se encuentran sin trabajo y sin pago de acreencias laborales. A 633 empleados de IAC GPP SaludCoop tampoco han recibido ingreso alguno desde el 15 de febrero de 2016.

Casos como esos se ven en las distintas entidades adscritas a Cafesalud con un drama que bordea los 7000 trabajadores en espera de respuestas a su situación.

Por David Meza Pretelt

La Sección LA CARA CIUDADANA es un espacio donde nuestros colaboradores y 
lectores escriben sus artículos y no refleja o compromete el pensamiento
ni la opinión de La Otra Cara

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here