Otto Bula no era un contratista de cuello blanco, es un capo del bajo mundo

0
314

El ex congresista Otto Nicolás Bula Bula, detenido por el escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, parece ser más que un intermediario de negocios o patinador de cuello blanco, que sobornaba a altos funcionarios para ganarse millonarios contratos estatales. Sus nexos con temibles criminales del país y su centenar de propiedades lo ponen en un nivel de capo respetado en el bajo mundo.

Bula está detenido por ofrecer un soborno de 4,6 millones de dólares a empleados públicos, al parecer vinculados a la ANI, para asegurar que Odebrecht consiguiera el contrato de la vía Ocaña-Gamarra, entre el 2013 y 2014, en el marco de la construcción de la Ruta del Sol.  Bula fue contratado por  la citada constructora brasilera, el 5 de agosto de 2013, “mediante la modalidad de honorarios por resultado o cuota de éxito” y parte de los dineros de la coima fueron a parar a su propio bolsillo.

Las andanzas de este asombroso personaje monteriano, amigo de los senadores Bernardo Ñoño Elías, Musa Besaile y compañía, sorprendieron a los investigadores de la Fiscalía General de la Nación cuando encontraron evidencias de su nexos de amistad y negocios con el temido grupo de sicarios y narcotraficantes denominado “La Oficina de Envigado”, que las autoridades no han podido combatir y que opera en el área metropolitana de Medellín (Antioquia) y varios departamentos de la Costa Caribe.

Los hombres del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía hallaron un papel amarillo que servía de soporte para justificar una deuda de más de 5.000 millones de pesos que tiene la Oficina de Envigado con Bula. Lo cual ahora hace parte del expediente penal que se sigue contra el ex parlamentario, quien fue suplente, en su época, del célebre parapolítico Mario Uribe Escobar, un hombre que mandaba electoralmente en Antioquia y Córdoba.

En el citado documento, que es prueba fundamental contra Bula, se lee: “El señor Guillermo Arango le debe al señor Otto Bula para pagar en feb 15/2014. $ 5’450 mil cuatrocientos cincuenta en propiedades, le dará Garantía Hipotecarias”.

 El papel fue encontrado en la escena del crimen de Wilmar Alexis Metaute Zapata, señalado integrante de la Oficina de Envigado, quien fue asesinado en junio de 2014 en el sector Castropol de Medellín, al parecer por una vendetta dentro de esa organización criminal.

En el expediente de la Fiscalía contra Bula, queda claro que la persona que le debe la plata al ex congresista cordobés es nada menos que Guillermo Arango, alias Gurú, quien según un testigo, ya había hecho gestiones para que un integrante de la Oficina de Envigado recuperara uno de sus bienes en Santa Marta, al parecer para abonarle a la deuda del ex senador.

En la investigación aparecen cuatro comprobantes de egreso correspondientes al giro de dos cheques a favor de Arango por valor de 42’500.000 el primero de agosto de 2008. La operación, al parecer, corresponde a la compra de acciones de Mercoop, debitándose este valor de la cuenta de Bula.

El documento, según los expertos de la Fiscalía, es evidencia de las relaciones comerciales y los negocios de Bula con integrantes de esa red dedicada al narcotráfico, la extorsión y el sicariato.

Todo parece indicar que el poder de Bula es tan grande en las entrañas de la Oficina de Envigado, que se da el lujo de que le deban a él dinero y que el jefe de esta empresa criminal no tenga reparos en hacer gestiones para pagarle. Eso solo lo hacen los grandes sicarios con personas a las que respetan mucho o le tienen un inmenso temor, a un “señor” de la mafia. En otro caso, según versiones de los propios delincuentes, las deudas son motivo de enemistad grave y de ajustes de cuentas que al final llevan a la muerte.

La inmensa fortuna del “señor” Bula

La directora de la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía, Andrea Malagón, coordinó un operativo junto con la Policía Nacional, en el cual fueron decomisadas 687 propiedades de Otto Bula y sus familiares, avaluadas en más de 50 mil millones de pesos. No cualquier ciudadano tiene esa fortuna, que nadie sabe cómo la consiguió, aunque la Oficina de Envigado pareciera ser la clave.

Al ex congresista le fueron decomisados 34 inmuebles, cinco vehículos y dos sociedades. Además de 645 cabezas de ganado, de las cuales 471 fueron encontradas en Córdoba y 174 en Bolívar.

La totalidad de los bienes fueron confiscados por los agentes de la Fiscalía y la Policía en Cartagena y San Jacinto (Bolívar); Sahagún, Lorica, Cereté y Montería (Córdoba); Medellín (Antioquia); Montes de María (Sucre y Bolívar) y Bogotá.

Recordemos que Bula es célebre por sus grandes parrandas de varios días, con todo incluído, en la región Caribe y los grandes grupos vallenatos lo nombran como un buen amigo. Este es el caso de Los Hermanos Zuleta, Poncho y Emilianito, en la canción “Un hombre divertido”.

Tierras que son producto del desplazamiento forzado

Otro asunto que tiene a Bula en la mira de las autoridades, es el aprovechamiento de familias necesitadas para comprarles sus tierras a precios bajos y engrandecer así su fortuna. También se habla de su presunta participación, en el pasado, en casos de despojo de predios y desplazamientos forzados, apoyado por grupos paramilitares que funcionaban en la zona Caribe.

La Fiscal Malagón explicó que en una sentencia del Tribunal Superior de Cúcuta, se le pidió a la Fiscalía investigar a Bula por presuntamente participar en el delito de desplazamiento forzado, dado que esa instancia judicial documentó que en 2008 en el sector de Montes de María 433 hectáreas de tierra fueron vendidas por precios “irrisorios” a una empresa a nombre de Bula, llamada Agropecuaria El Central.

“Estos bienes que fueron vendidos a la empresa de propiedad de Bula, estaban avaluados por 23 mil millones de pesos, y la empresa Agropecuaria El Central solo pagó siete mil millones de pesos”, sostuvo Malagón.

Luego de conocer las andanzas de este personaje colombiano, hay que  preguntarse: ¿Cuáles son los oscuros negocios de Bula con la Oficina de Envigado? ¿Cómo consiguió Bula esa gran cantidad de bienes? Todo ese poder solo es adjudicado en Colombia a un gran capo de capos, respetado en el bajo mundo del país, que ahora fue premiado sacándolo de la penitenciaría La Picota, en el sur de Bogotá, y recluyéndolo, con buenas comodidades, en La Escuela Cespo de la Policía, en el norte de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here