El Nuevo Procurador


 

El nuevo Procurador además de ser garantista del derecho debe tener buenas relaciones con la rama judicial y las Altas Cortes, Fiscalía, Contraloría, Defensoría del Pueblo, Congreso y Presidencia de la República.

Eduardo Padilla
Eduardo Padilla Hernández

Abogado/ Presidente de la Red Colombiana de Veedurías.

A partir de esta semana, el Consejo de Estado y la Corte Suprema de Justicia, publicaran la convocatoria para escoger sus candidatos con el fin de conformar la terna para la elección del Procurador General de la Nación, para el período constitucional 2021 – 2024, y desde el próximo 18 al 30 de junio, abrirán las inscripciones.

Por su parte, el Presidente Iván Duque Márquez elegirá el último candidato con el que se conformará la terna, que será presentada ante el Congreso de la República, organismo al que le corresponde la elección del nuevo Procurador. Proceso que deberá culminar entre los meses de octubre a noviembre.

En mi opinión, Colombia necesita un Procurador General que no sólo sea garantista del derecho de todas las personas sin asomo de sesgo alguno por su ideología, credo, raza, sexo o filiación política sino que tenga muy buenas relaciones con las altas Cortes, conozca muy bien el manejo y tenga excelente relaciones con cada una de ellas pero, por sobretodo, que sea un persona íntegra, sin tacha, con una vida pública ejemplar y que sepa del manejo de lo público para que ejerza un mejor control disciplinario a los servidores del Estado.

Frente a las Cortes debe ejercer, de acuerdo con la Constitución Política, sus funciones de Ministerio Público garantizándole al ciudadano la seriedad en sus intervenciones en todos y cada uno de los procesos, evitando la violación de la normatividad ya que en el ejercicio de sus funciones actúa ante las altas Cortes y todos los organismos judiciales y de control del Estado, demostrando ser un defensor de las garantías y derechos fundamentales.

Por otro lado, sin olvidar en todas sus intervenciones la función preventiva fundamentalmente, sin que ello implique intromisión en las entidades del Estado, como también poseer el suficiente carácter para que no le tiemble la mano al momento de iniciar, adelantar y fallar las investigaciones disciplinarias contra los corruptos.

Que también sirva de garantía dentro de los procesos judiciales para el gremio de los abogados litigantes y que tenga la entereza para impulsar desde su silla a los colegios nacionales de abogados litigantes en las distintas ramas del derecho para que junto con ellos se luche por la transparencia de la jurisdicción.

Por ello, respetando al resto de aspirantes al cargo, quiero resaltar a tres de ellos, por el gran desempeño que han tenido en cargos públicos de importancia nacional.

Como buen caballero, primero quiero resaltar a una gran dama, que ya tuvo la oportunidad de laborar en la rama judicial como Magistrada y Presidenta del Consejo Superior de la Judicatura, María Mercedes López.  Fue escogida para ese cargo en el año 2007, con una arrolladora votación de 107 votos contra los 87 de su cercana competidora María Constanza del Rosario Rivera, por la terna del entonces Presidente y hoy Senador, Alvaro Uribe Vélez; también fue ternada en dos ocasiones para Procuradora General y ahora busca meterse nuevamente en la baraja de ese importante cargo.

Es la actual subdirectora encargada del ICBF, con una amplia experiencia en la rama judicial como magistrada auxiliar en el Consejo Superior de la Judicatura, magistrada de la sala jurisdiccional del Consejo Seccional de la Judicatura del Tolima, magistrada de la Sala Penal del Tribunal Superior de Pereira.  También paso por la entidad a la que hoy aspira dirigir, como Procuradora Judicial II en Neiva y, en los inicios de su vida pública, durante 11 años fue Personera de Medellín.  Sin lugar a dudas una excelente candidata para llegar al cargo de Procurador General de la Nación.

En segundo lugar, tenemos al Exministro de Vivienda Luis Felipe Henao Cardona, un abogado que inició su vida en el sector público desde abajo en la Fiscalía General de la Nación, como Técnico Investigador de delitos contra la administración pública; a los 26 años fue Viceministro para la Participación e Igualdad de Derechos Humanos en el Ministerio del Interior;  luego, llegó al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial donde ocupó la Secretaría General, hasta septiembre de 2007, cuando se posesionó como Viceministro de Vivienda y Desarrollo Territorial.

En el 2013, cuando contaba con 33 años de edad, fue oficializado su nombramiento como ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, convirtiéndose, en ese entonces, en el jefe de cartera más joven en la historia del país.
En ese Ministerio sus logros más grandes fueron la ejecución del Programa Vivienda Gratuita, la implementación del Programa de Vivienda para Ahorradores, la ampliación del Programa de Subsidio a la Tasa y la ejecución del Decreto Ley 2391 de 2013, que impulsó el Programa de Vivienda de Interés Prioritario para Ahorradores.

Henao Cardona, es la carta fuerte del partido Cambio Radical.  Desde el mes de febrero anunció su intención de aspirar a Procurador General de la Nación y para ello cuenta con el respaldo del jefe de esa colectividad Germán Vargas LLeras.

Por último, no puedo dejar por fuera de una posible terna, al actual Secretario del Senado de la República, Gregorio Eljach Pacheco, un abogado nacido en Fusagasuga, la tierra del jardinerito Lucho Herrera, primer campeón latinoamericano de la vuelta a España.  Estudió Derecho en la Universidad del Cauca y obtuvo especializaciones en Gestión de Entidades Territoriales, Derecho Público, Derecho Constitucional y Parlamentario y Derecho Urbano en la Universidad Externado de Colombia, donde también terminó una maestría en Gobierno Municipal.

Fue abogado y Secretario General de la Comisión Especial de Seguimiento del Senado y en el 2012, en una arrolladora votacion, fue elegido Secretario General en reemplazo del cordobés Emilio Otero Dajud.

Eljach Pacheco, se ha caracterizado por ser un excelente funcionario de buen trato y gentileza, no sólo para con los congresistas y demás funcionarios públicos sino para todos los que acudimos al Congreso en busca de información importante para nuestra labor.  Como veedor ciudadano, he sido testigo de su atención, carisma y excelente trato para con todos los que, en algún momento, hemos tenido la necesidad de acudir a las oficinas del Senado.

Por su actuar transparente y avanzado conocimiento del derecho, goza de la plena confianza de los congresistas de la República, quienes no dudaron en volver a reelegirlo en el cargo en el 20 de julio de 2018.

Como secretario de la Comisión de Asuntos Territoriales del Senado, pudo conocer los problemas del país porque le correspondió vigilar el cumplimento de las disposiciones constitucionales y legales que rigen la creación y funcionamiento de los organismos de control Público:  Evaluar, revisar y sugerir al Gobierno nacional y al congreso de la República la adopción de políticas, desarrollos legislativos y criterios para una adecuada organización de las relaciones de la nación con todos los niveles territoriales (municipios, departamentos, distritos,provincias, regiones y las entidades territoriales indígenas).

Al interior de la Procuraduria, se requiere un jurista con el talante de Eljach Pacheco, que autocritique su propio organismo porque la entidad es perfecta pero quienes ejercen las funciones en ella pueden ser permeables por los vicios que se han enquistado en los organismos del Estado.

El nuevo Procurador debe tener la visión de la articulación mancomunada entre el Ministerio Público y la Rama Judicial. Debe ser un líder en el fortalecimiento no sólo de la Procuraduría sino de la justicia, con programas, metodología y nuevas ideas para la formación de Fiscales, Jueces y Magistrados al igual que los funcionarios de la Procuraduría y Contraloría.

Debe tener una visión futurista con el desarrollo de las nuevas tecnologías para actuar de manera ágil y coordinada con el sector judicial y la Contraloría, para implementar una mayor celeridad en los procesos que cada uno de estos organismos adelanta, garantizándole a los ciudadanos una pronta y cumplida resolución de los conflictos dentro de los marcos de los principios constitucionales consagrados en el articulo 209, de moralidad, eficacia, eficiencia, igualdad, celeridad e imparcialidad…¡Una justicia igual para todos!

Pero, ante todo, debe estar alineado con la obligación de recuperar la credibilidad y la fortaleza de las instituciones, que quedarán muy golpeadas por efectos de la pandemia del Covid-19.  Ese Procurador debe leer las necesidades del nuevo país en una época de crisis, recuperación y fortalecimiento de la nación.

Para terminar, necesitamos un hombre memorable y respetable que combata al interior de su institución la mediocridad, la vanidad y la ambición y que tenga la entereza de nombrar funcionarios que permitan conceptuar a fondo sobre los problemas que se le plantean a la entidad y que lleve a la Procuraduría General al máximo nivel internacional en la defensa de los derechos humanos de los colombianos.

Un hombre ampliamente reconocido en el sector ejecutivo, judicial y legislativo. Un líder que se convierta en un guía para las altas Cortes, Jueces, Magistrados, Procuraduría y Contraloría cumpliendo con el mandato constitucional de garantizar al pueblo colombiano, la guarda de la protección de los intereses y derechos de la sociedad.

Gregorio Eljach Pacheco, ha demostrado como secretario del Senado, y  de acuerdo con sus funciones, que tiene el tacto para realizar un buen trabajo como Procurador General de la Nacion, lo que le dará la confianza y seguridad jurídica a los colombianos de que contarán con un funcionario que luchará constantemente por la salvaguarda de sus derechos constitucionales y legales.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario