La historia de terror de Ilse Ida Grese: “La Bella Bestia Nazi”

guioteca.com

 

Con motivo de el 70 aniversario de la derrota del nazismo en el mundo, La Otra Cara republica textualmente esta historia periodística del comunicador  José Catenacci difundida en el portal laguioteca.com

“Tal como en las cintas de espías. Siempre hay una bella mujer, con una frialdad de temer, que se incrusta en lo más alto del aparataje gubernamental. En la Alemania Nazi, también hubo un misterioso personaje con dichas características. Se trata de “la Bella Bestia nazi”, una despiadada oficial, famosa por las torturas y asesinatos. Tras el angelical y bello rostro, de esta joven mujer, destaca una de las más crueles asesinas del régimen de Hitler.

Mientras Hitler, durante 1923, debía afrontar su fallido intento de golpe de Estado en Múnich, lo que le significó la prisión a él y a Rudolf Hess, nacía Ilse Ida Grese, en Wrechen, Alemania. Tercera de cinco hermanos, se rumorea que su padre inspiró a Irma en sus ideales nazis, debido a que él se inscribió en el partido de Hitler en 1937.

guioteca.com

 

La mujer de “Rostro Angelical”, cuando cumplió la mayoría de edad, se presentó en el campo de concentración Ravensbrück con el fin de ofrecerse como voluntaria para el servicio de guardia auxiliar. En dicho lugar, la formaron en el arte de torturar a los prisioneros, y ahí fue cuando Irma descubrió que sentía un gran placer al momento de castigar a otro ser humano. Con látigo en mano, sembraba el terror. Se dice que le daba latigazos en los senos de las reclusas. Además destacaba su apetito sexual, dado que tendía a violar a internos de ambos sexos.

Asimismo, sus “bonos” comenzaron a subir al ser trasladada, durante 1943, al campo de concentración de Auschwitz. En dicho lugar, fue apodada como la “hiena de Auschwitz”, debido a que se le responsabiliza, en este campo de exterminio, de la muerte de 30 personas al día.

Otro campo que supo de sus atrocidades fue Bergen-Belsen. Allí se ganó el apodo de “la perra rubia de Belsen”. Finalmente, el 15 de Abril de 1945, dicha prisión fue liberada por los aliados y todos los soldados nazis fueron apresados y llevados a juicio en el cual la mujer confesó sin remordimiento sus fechorías.

Finalmente, junto a sus compañeros, fue condenada a muerte por los crímenes y torturas que llevaron a cabo. El 13 de Diciembre, con 22 años de edad, la joven fue ejecutada en la horca”.

Crónica de José Catenacci

Tomado de laguioteca.com

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario