Niña de 14 años quemada viva por deuda de honor en Afganistán


 
El drama de una menor de sólo 14 años que estaba embarazada y la quemaron viva para saldar una deuda de honor entre dos familias. Una nota del periódico Abc.es de España y el diario Tolonews.com 

Todo empezó hace dos años en la provincia de Ghor, en el noroeste de Afganistán, cuando el padre de la joven Zahra Azam se casó por segunda vez y entregó a su hija a un miembro de la familia de su mujer.

En Afganistán es habitual que niñas y mujeres se entreguen para resolver una disputa entre familias, a menudo una disputa de sangre. Zahra es un ejemplo de esta práctica.

Los últimos momentos de Zahra ocurrieron el 17 de julio en el Hospital Isteqlal, donde los sanitarios dijeron que las quemaduras de la adolescente llegaban hasta sus huesos. «Un equipo de médicos trabajó en esta paciente, pero por desgracia no pudo salvarla», dijo Mohammed Sabir, director del hospital, según publica el diario Tolonews.com 

La policía de Ghor busca ahora al marido de Zahra que está desaparecido. «Nuestro equipo de investigación ha sido enviado a la zona y se ha iniciado una investigación sobre el incidente. El suegro ha sido llevado ante la corte», dijo Zaman Azimi, jefe de la policía de Ghor.

 

Niña quemada viva1

El padre de Zahra afirmó que su hija era víctima de violencia doméstica desde el día que se casó con su cuñado.

Zahra no tuvo otra opción y se casó con un miembro de su nueva familia a los 12 años, la misma que decidió quemarla viva a sabiendas de que estaba embarazada.

«Ellos (la nueva familia de la víctima) tienen el poder. El tribunal funciona en su favor. La sede de la policía y la oficina del consejo provincial también están en su favor. Digan lo que digan, se llevará a cabo por los órganos judiciales», dijo Mohammad Azam, la el padre de la víctima.

«Nadie prestó atención a Zahra, incluso cuando ella fue apuñalada, golpeada y acosada. La perdimos», ha dicho la madrastra de Zahra.

«Estaba embarazada y abortó mientras estaba siendo quemada. Hemos sido testigos de dos asesinatos», dijo el activista Baqi Samandar.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC) condenó el acto y llamó al gobierno a investigar el incidente a fondo.  Zahra Azam es la última víctima de los crímenes de honor en Afganistán.

Tomado de Abc.es  y Tolonews.com 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario