Bruno Díaz acusa a Gustavo Bolívar, “el Falsario”, de estafar a su hijo quien se suicidó agobiado por el hecho

Compártelo:

En un sentido y bien realizado video el reconocido actor caleño Bruno Díaz acusa al senador comunista Gustavo Bolívar, de haber robado a su hijo Diego Andrés Díaz Valdiri, quien tiempo después murió, producto de una crisis emocional tras ser víctima de una frentera estafa por parte del congresista petrista de la Colombia Humana.

Bolívar contactó a Bruno Díaz  en 2017 para que lo ayudara a construir un sistema de energía fotovoltaica en su lujoso hotel de Ricaurte (Cundinamarca) llamado Paraiso Hotel Estudios. Bolívar en ese momento sólo era un candidato más del petrismo al Congreso.

Bruno le presentó a su hijo Diego Díaz en el mismo hotel Paraiso y de inmediato el senador izquierdista y el joven emprendedor, experto en este tipo de energías limpias, hicieron un contrato el cual consistía en instalar dos páneles en el encumbrado complejo hotelero y si se reducía el gasto de la luz, con ese ahorro se iba pagando a plazos, en varios meses, el costo del trabajo de Díaz.

Contrato entre Bolívar y Díaz, firmado dos años antes de la pandemia del Covid-19, tiempo que tuvo el parlamentario para comenzar a pagar la deuda, pero hasta hoy, 2021, no ha dado un solo peso.

El trabajo de Díaz con su empresa Gaiag,  fue un éxito rotundo y Bolívar empezó a disfrutar de inmediato de las bondades de la rebaja en sus facturas de luz por cuenta de la energía solar.

Bolívar, como siempre acomodado, puso solo 20 millones de pesos (el 10%) para comenzar el proceso y comprar algunos elementos del caso, pero Diego tuvo que sacar un crédito bancario por $200 millones para importar los materiales importantes de la citada obra.

Diego Díaz

Luego de unos días. Oh sorpresa! Bolívar dejó de cumplir con sus obligaciones de pagarĺe mensualmente a Díaz por su trabajo. Esto hizo que el joven fuera reportado en Datacrédito y vetado para conseguir préstamos bancarios necesarios para hacer crecer a su empresa, lo cual afectó su economía  familiar y su vida. Cuando Bolívar se volvió congresista le juró que se iba a ponerse al día, pero siempre se le escondió para no pagarle,  pero, al mismo tiempo, hacía debates sobre honradez y decencia. 

Díaz le mandó varias facturas por corrreo electrónico a Bolívar, quien hizo caso omiso del tema. Además, el joven empresario fue hasta el hotel a entregarle los documentos de cobros y  Bolívar había dejado lo orden de no dejarlo ingresar ni recibirle las facturas. Solo dejó razones que se iba a poner al día, pero pasó el tiempo y nada sucedió y los intereses en el banco fueron creciendo.

Bolívar citó varias veces a Díaz al Congreso y cuando este llegaba no tenía autorización para ingresar, lo había engañado otra vez.

En cierta oportunidad, Díaz se logró colar en el Congreso por intermedio de un senador amigo y cuando Bolívar lo vio se sorprendió, le rio y con palabras amables le dijo que lo esperara hasta que acabara la sesión para dialogar, pero se escurrió de su silla, salió corriendo hacia del parqueadero y se fugó, escondido en su camioneta blindada y lujosa de parlamentario.

Bolívar es celebre por salir a jactarse ante el país de renunciar al aumento de sueldo de los Congresistas, argumentado que donaría ese salario “impuro” a las “madres de Soacha”, lo que al final no hizo, solo fue para lucirse ante los medios de comunicaciones y los colombianos. Todo era populismo porque es un gran amante del dinero y los lujos, lo que quedó demostrado cuando salió alardeando en un video de su portentosa mansión en Miami (Florida, EE.UU.) y de su famoso yate.

Este congresista dice trabajar por los pobres y que es el más honrado del país, pero trampeo o robó a Diego Díaz, hijo de su gran amigo Bruno, quien milita en su propia ideología, porque el actor fue Concejal de Bogotá por el Polo Democrático y candidato al Congreso por el mismo Polo, de la mano de su compañero Gustavo Petro, como quedó registrado en la historia.  No es un opositor o un uribista como algunos fanáticos dicen en las redes sociales para defender a Bolívar.

Recientemente, en abril de 2021, Diego Díaz murió, se suicidó, afectado emocionalmente por el lío económico que le produjo Bolívar. Sin embargo, “hasta hoy Bolívar no ha pagado un solo peso”, aseverá Bruno Díaz.

Este es el video de Bruno Díaz titulado “Sin Etica No Hay Paraiso, diatriba para un falsario”…

YouTube video

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario