Especial sobre el ‘Corralito de Piedra’

Cartagena, la Ciudad Héroica.

 
mario arias gómez
Entrada de las tropas inglesas en la Bahía de Cartagena de Indias.

e

 

l 20 de abril de 2020 se cumple el 279-avo aniversario de la derrota de las tropas británicas que, tras el sitio de Cartagena de Indias, se retiraron con la cola entre las patas, derrotadas por Don Blas de Lezo y Olavairreta, Marqués de Ovieco, a título póstumo, Teniente General de la Armada Española.

Cuadro de Don Blas de Lezo. Museo Naval Madrid.

En la guerra de sucesión a favor de Felipe de Anjou (futuro Felipe V), perdió una pierna en la batalla de Vélez Málaga. Con 25 años, estaba cojo, manco y tuerto. De ahí los apodos: “Patepalo”, o “Medio hombre”.

Cartagena de Indias era en aquel tiempo, el mayor baluarte estratégico y comercial español en América, que dependía de las importaciones de las riquezas extraídas del nuevo mundo. Los ingleses conocedores de su importancia y ansiosos por fortalecer su posicionamiento en América, pretextaron el apresamiento por parte Juan de León Fandillo, (español) del súbdito inglés, Robert Jenkins- corsario, contrabandista- cerca de la península de Florida, para atacar ferozmente el puerto (Cartagena). León Fandillo, en vez de ejecutarlo, le cortó una oreja y le dijo: “Ve y dile a tu Rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”.

La confrontación, era tan intensa -de palabra y obra-, que Lezo apuntaba: “Todo buen español debería mear siempre en dirección a Inglaterra“.

El almirante Vernon. Cuadro de Thomas Gainsborough

Vernon se presentó enfrente de Cartagena de Indias el 13 de marzo de 1741, con una de las mayores flotas militares -186 navíos con 3.000 cañones y 23.600 soldados, marinos y macheteros negros de Jamaica, más 4.000 voluntarios americanos de Virginia. Las defensas de Cartagena no pasaban de los 2.300 militares españoles, 600 arqueros indios de nación Calamarí y 6 barcos.

Blas de Lezo, cavó una zanja de 2 metros alrededor de la muralla y una serie de trincheras en zig-zag, que impidieran situar cañones de forma cercana al bastión del Castillo de San Felipe. Envió falsos desertores a los ingleses que indicaran falsas pistas sobre la estrategia defensiva. Los británicos durante 30 días dispararon contra la ciudad. Vernon escribió entonces a Londres, dando por sentada su victoria y la toma de la ciudad.

Medalla impresa en Inglaterra conmemorando la victoria de Vernon en Cartagena de Indias. En la medalla Blas de Lezo está arrodillado ante Vernon, escena que nunca ocurrió.

Lezo, calculó que en tres semanas gran parte de la tropa inglesa enfermaría de malaria o paludismo, de ahí el interés en alargar el asedio. Los británicos entraron a la bahía el día 16 de abril (1741), el 20, se lanzaron al último bastión que les quedaba por tomar, el Castillo de San Felipe. Cuando situaron las escaleras, a estas les faltaban 2 metros -los mismos de la profundidad de la zanja- para traspasar los muros, donde fueron -en medio del desconcierto-  acribillados desde lo alto del fuerte, bajas a las que se aunaron las muertes por la malaria, el cólera y el escorbuto.

Don Blas de Lezo observando desde un espigón la retirada de las tropas inglesas.

Vernon le escribió a Lezo: “Hemos decidido retirarnos, pero para volver pronto a esta plaza, después de reformarnos en Jamaica”. Lezo contestó: “Para venir a Cartagena es necesario que el rey de Inglaterra construya otra escuadra mayor, pero esta solo ha quedado para conducir carbón de Irlanda a Londres, lo cual les hubiera sido mejor que emprender una conquista que no pueden conseguir”. Vernon, tras aprovisionarse volvió, optando luego por regresar a Londres, donde ya habían celebrado la toma de Cartagena. La mayor operación en su historia, de la ‘Royal Navy inglesa’, se convirtió en su mayor fracaso.

El rey Jorge II.

Vernon fue destituido. El rey Jorge II, en un verdadero acto de manipulación de la historia, prohibió a los historiadores, recoger este capítulo en los libros sobre la historia de Inglaterra. Blas de Lezo, víctima del Virrey de Cartagena de Indias, D. Sebastián de Eslava, llegó a ser destituido, restituido luego en medio de la refriega. Terminado el sitio, el Virrey escribió a S.M. el Rey, censurándolo nuevamente, intriga que condujo a que fuera depuesto en la R.O. de fecha 12 de octubre de 1741, Lezo nunca se enteró de tal injusticia, ya que falleció un mes antes, el 7 de septiembre, fruto de las heridas de la batalla y posterior infección.

Murió en la más absoluta miseria, siendo enterrado en una fosa común, sin que hasta el momento se hayan encontrado sus restos, ejemplo de las atávicas: envidia y cinismo españoles, enfermedad descrita por Bismark, con cierta ironía, en un discurso ante el parlamento del norte de Prusia (Alemania, 24 de septiembre de 1867: “Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del Mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido. El día que deje de intentarlo, volverá a ser la vanguardia del mundo”.

Placa en recuerdo de la victoria situada en las murallas del Fuerte de San Felipe en Cartagena de Indias.

En noviembre/2009, en Cartagena de Indias se colocó una placa en el Fuerte de San Felipe, que indica: “Aquí España derrotó a Inglaterra y sus Colonias. Cartagena de Indias, marzo de 1741“. En la abadía de Westminster, en la tumba del Almirante, Sir Edward Vernon, hay una placa a sus pies que indica: “Redujo a Chagre y conquistó (¿?) Cartagena (de Indias) hasta donde las fuerzas navales pudieron llevar la Victoria”. Magos -como siempre- para distorsionar la verdad histórica.

19/04/2020

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario