La Paz de Santos en una foto

Los máximos jefes de las Farc, grupo que ahora se hace llamar "Segunda Marquetalia", de Izq. a Der.: "Iván Márquez", "El Paisa" (Hernán Darío Velásquez), "Edison Romaña" y "Jesús Santrich", con modernas armas de largo alcance, amenazan al Presidente Duque y le piden que renuncie.

 

Luego de varios meses sin tener noticias suyas, los tres máximos jefes de la violenta guerrilla de las Farc, “Iván Márquez”, “Jesús Santrich”, “El Paisa” y “Romaña”, reaparecieron en una foto en una zona boscosa, armados hasta los dientes y amenazando al gobierno del Presidente de Colombia, Iván Duque.

Estos tres sanguinarios subversivos fueron el eje central, los coordinadores y principales negociadores de las Farc en el fallido Acuerdo de Paz de La Habana (Cuba), que firmó en el 2016 el exmandatario nacional Juan Manuel Santos con ese grupo ilegal y al cual le dio toda clase de dádivas y ventajas, como una decena de curules gratis en el Congreso de República por dos períodos legislativos.

No obstante, Márquez y compañía, incumplieron unilateralmente el citado Proceso de Paz, al no entregar sus armas, ni sus bienes, ni reparar a sus miles de víctimas y mucho menos contar la verdad de su accionar delictivo.

Pasaron a la clandestinidad, con la excusa de que estaban inconformes con algunos manejos que le ha dado el actual Gobierno al mencionado Acuerdo, pero la razón principal es que fueron descubiertos por las autoridades estadounidenses en negocios de narcotráfico a gran escala con el cartel mexicano de Sinaloa, millonarias actividades ilícitas que, al parecer, siguen desarrollando, ahora con plena libertad.

Los tres cabecillas guerrilleros envían un mensaje en la página Web clandestina de las Farc, en la cual lanzan amenazas contra el Jefe de Estado. Específicamente, le piden que renuncie. “Duque debe irse”, sostienen.

“Este cuatrienio de Duque a nombre de Uribe, es una maldición que está dañando nuestro futuro de la manera más irracional y absurda. Cuando nos ilusionamos con la posibilidad de inaugurar una nueva era de paz, el gobierno Duque-Uribe convirtió la destrucción del más hermoso sueño de los colombianos en el principal objetivo de su estrategia. Un par de locos sueltos actuando contra el sentido común, que ya no solamente están incendiando al país, sino que buscan también, bajo el apremio de Washington, incendiar el vecindario”, dicen los jefe de las Farc en un comunicación en su portal rebelde.

También hay que recordar que estos tres nefastos personajes retornaron al monte porque Duque ganó la Presidencia y no fue Gustavo Petro Urrego, actual senador y líder del movimiento Colombia Humana, su amigo de lucha revolucionaria y a quien apoyaron abiertamente.

Por lo pronto, Estados Unidos ofrece una jugosa recompensa de 10 millones de dólares por la cabeza de “Márquez” y “Santrich” y otro tanto por “El Paisa”, para juzgarlos en una Corte Federal de ese país bajo cargos de narcotráfico. Tanto “Santrich” como “Márquez”, están en libertad, prófugos de las autoridades colombianas, por el aval que les dieron en su momento la Justicia Especial para la Paz (JEP), creada por las Farc en el Proceso de La Habana y la criticada Corte Suprema.

Al final, la Paz de Santos nunca existió, la prueba de ello es esta intimidante foto de los máximos líderes de las Farc amenazando al Presidente Duque, quienes se han dedicado a asesinar a campesinos inocentes, a sus propios excompañeros (los llamados líderes sociales) que no los sigan en su nueva lucha armada para culpar a las fuerzas del Estado o a otros grupos delincuenciales, al igual que a secuestrar a cualquier colombiano de bien que se les atraviese en su camino.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario