Petro se reunía constantemente con el jefe paramilitar Carlos Castaño, pero lo mantenía en secreto


 

El exPresidente y congresista Álvaro Uribe Vélez, mediante un video, hizo una reveladora denuncia en la cual señaló que el actual senador del movimiento Colombia Humana, Gustavo Petro Urrego, se reunió varias veces con el fallecido jefe de los paramilitares, Carlos Castaño Gil, para pedirle protección, hablar mal de los políticos de la misma izquierda y señalar a algunos de ellos.

Fueron varios encuentros de Petro con el poderoso jefe de las AUC, Carlos Castaño, los cuales están recogidos en un comunicado del movimiento uribista Centro Democrático:

“Una de las reuniones se realizó entre el 8 y el 19 de Julio de 2000, tiempo durante el cual Carlos Castaño mantuvo secuestrado, con intención de asesinarlo, a Carlos Alfonso Lucio, que en el cautiverio supo de la reunión y de la actitud del señor Petro, de quien comenta que nada hizo para salvarle la vida ni denunció el secuestro, del cual tuvo conocimiento antes de que las autoridades supieran sobre los captores. De esta reunión con paramilitares el señor Petro hizo una mención de prensa 4 años después, durante el lanzamiento de un libro.

El 14 de Julio de 2001 el señor Petro se reunió con Carlos Castaño y don Berna, pidió protección para una persona, hablaron de tierras y hubo la presencia de una funcionaria de la Defensoría del Pueblo.

En otra de las ocasiones. la visita del señor Petro a Carlos Castaño. fue entre finales de 2002 y principios de 2003, en el Campamento 21, violando los requisitos legales. Castaño comunicó a asesores del doctor Luis Carlos Restrepo, entonces Comisionado de Paz, quienes me han informado recientemente”.

 

El exmandatario colombiano Álvaro Uribe sorprendió al país, al leer este documento en la Plenaria del Senado en forma virtual, el 16 de Junio de 2020, en lo que llamó “Constancia sobre el Senador Gustavo Petro”.

CERCANÍA CON MANCUSO, RODRÍGUEZ OREJUELA y ESCOBAR

Según el expresidente, Petro también le ofreció asilo político al otro jefe de los paramilitares, Salvatore Mancuso, en Venezuela, país donde el socialista tenía y mantiene gran manejo por su cercanía con el regimen de Chavez y Maduro.

Uribe también recordó que un allegado de Miguel Rodríguez Orejuela, extraditado jefe del Cartel de Cali, le dio un millón de dólares a Petro utilizando el canal de Venezuela.

Como si faltra poco, Uribe mencionó a José Fernando Ospina Montoya, alias “Gordo Lamba”,  un personaje que delinquió con Pablo Escobar y confesó en un audio que Petro se reunía con Pablo Escobar, quien le habría dado 2 millones de dólares para atacar el Palacio de Justicia.

“Mientras Pablo Escobar le pagaba al señor Gustavo Petro para asesinar a los
magistrados de la Corte Suprema, también pagaba a sicarios, en tres ocasiones, para asesinar al suscrito por los frenos impuestos al narcotráfico, entre estos, la prohibición de acceso nocturno al aeropuerto Olaya Herrera de Medellín”, enfatizó Uribe.

Con lo que se concluye que Petro era muy cercano a los jefes del paramilitarismo y el narcotráfico en Colombia, de los que se ha lucrado, pero siempre lo ha negado y ha vociferado que está en contra de estos.

Petro no ha desmentido, con pruebas, estas serias acusaciones y deberá responderle a la justicia por estos hechos delictivos que lo envuelven.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario