El Negocio del Gas


 

‘SI VAMOS A TENER QUE IMPORTAR EL GAS, NOS LO VAN A COBRAR MÁS CARO’.

Desde cuando estaba desempeñándose como ministro de Minas el actual ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas,se está hablando de la necesidad de que Colombia construya gasoductos para llevar el producido de los distintos pozos, más los que se están descubriendo a los sitios de consumo o a los puertos de exportación.

Mientras tal desidia se iba cometiendo, al país le metieron el gas por ojos nariz y garganta. Con el cuento de que es más barato cocinar con gas, que el calentador de gas gasta menos que el de electricidad y que movilizar un carro de servicio público con gas es más económico que con gasolina, nos volvieron adictos a las redes de gas.

El presidente de Celsia, la empresa energética de los paisas, acaba de denunciar con grandes titulares que a la vuelta de dos años no habrá gas suficiente y que la planta de transformación de gas importado que están montando deberá ser usada para suplir la falta de gasoductos.

Bueno es culantro pero no tanto. Si las transportadoras de gas y dueñas de los gasoductos gozan de unas triquiñuelas legales que no promueven o evitan la construcción de gasoductos, pues desbaraten esos estorbos

Si vamos a tener que importar el gas, nos lo van a cobrar más caro y como para la gasolina y el ACPM no hay solución, nos vamos a quedar consumiendo los combustibles más costosos del mundo.

Eso se sabía. La solución era construir gasoductos. No los hicieron porque el negocio de importar gas les servía más a los que orientaron la política energética del país. Por eso vamos para donde vamos. Porque unos pocos se llenan los bolsillos y los demás colombianos pagamos sin protestar.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL 

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario