Las Notarías en el aire


 

EN LA MEDIDA EN QUE MÁS COSAS INVENTAN, MÁS RÁPIDO NOS QUITAN LA POSIBILIDAD DE VERLAS EN EL FUTURO.

Los habitantes de este mundo hemos ido soportando poco a poco que muchos de los inventos en los cuales guardamos nuestra memoria se pierdan porque en la medida en que pasa el tiempo, ya no hay en qué oír o leer lo que allí se guardó.

Ya queda muy difícil oír los discos de acetato de 33, 45 o 78 revoluciones por minuto. Ya no se pueden ver las películas en betamax o en VHS. Y ni qué decir de las películas que en mi infancia grabamos con desespero en 8 mm.

En la medida en que más cosas se inventan, más rápido nos quitan la posibilidad de mirarlas en el futuro. O es que alguien puede leer en un computador de los de ahora los disquetes en los que guardamos tanta cosa hace 15 años? O dentro de 5 años en cuál aparato vamos a leer los CD si ya los nuevos computadores no traen hendija para meterlos?

Pues nada de eso ha sido obstáculo para que Vélez, el superintendente de notariado y registro, proponga que el año entrante los documentos notariales no se guarden en papel sino en la nube del internet y como no sabemos a ciencia cierta quién es el dueño del internet ni cuánto va a durar ese invento, los documentos que guardan la fe de nuestros actos en las notarías van a quedar en el aire.

Lo único que ha sobrevivido al paso de los años para guardar las ideas y la comunicación entre las distintas generaciones ha sido el papel desde cuando los egipcios descubrieron el pergamino. No hemos inventado algo que resista más el paso del tiempo.

Ojalá el superintendente Vélez recapacite y no siga con su idea, porque de no, nuestra historia va a resultar como los carros Mercedes Benz que a él no le dejaron volver a vender.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario