Se le volteó la arepa a Oneida Pinto en La Guajira

Oneida Pinto, candidata a gobernar La Guajira por Cambio Radical.

 

Capturas, el cierre de la frontera y la anulación de cédulas le tienen tambaleando la gobernación que parecía tener asegurada la cuestionada candidata de Cambio Radical y el Partido Liberal.

Varios hechos tienen alterada la aguja electoral en La Guajira. Candidatos que con el poder del dinero y de una sólida estructura política tenían todo asegurado, están viendo cambiar su suerte. Algunos hechos:

El más representativo es la orden de captura contra la ex alcaldesa de Uribia Cielo Redondo, acusada de homicidio y corrupción y contra once personas más de su grupo político, del que ya acaba de ser capturada María de los Remedios García, jefa de la mesa de Concertación Wayúu que define la suerte y el hambre de los niños de esa comunidad, donde se han muerto miles por inanición.

En este departamento, la capital indígena de Colombia y donde por muchos años mandó el Frente de Contrainsurgencia Wayúu, al mando de Alias Pablo, durante las dos alcaldías de Redondo, la ex alcaldesa pone alrededor de 20 mil votos. Sin embargo, ahora huyendo del cerco del Fiscal General Eduardo Montealegre, no le será tan fácil endosárselos a Oneida Pinto para la gobernación y a su hijo Luis Enrique Solano, con quien aspira a atornillarse en el poder en Uribia.  Allí, el gallo que se le enfrenta es el candidato Tico Gómez, de Opción Ciudadana, quien le ha tomado ventaja.

Luis Enrique “el negrito”  Solano candidato por el Partido Liberal, ha visto evidentemente golpeada su campaña, por el cerco del CTI de la Fiscalía a su madre, que tuvo que huir hacia la frontera con Venezuela y estaría calculando su entrega, para afectar lo menos posible la candidatura de El Negrito.

Allí, en Uribia, tampoco habrán venezolanos votando por primera vez en la historia. Gracias al cierre de la frontera y a la anulación de varias cédulas irregulares que identificó la Registraduría, las elecciones no se verán alteradas por las decenas de camiones que los días de elecciones han pasado históricamente desde la frontera con Venezuela rellenos de votos ilegales que logran validar con su dominio en las registradoras departamentales y municipales.

En Riohacha, la capital Guajira, quien inclina la balanza es el rector de la UniGuajira, Carlos Arturo Robles. Se dice la universidad, la única en la capital, puede poner alrededor de 15 mil votos que se irían hacia el candidato Fabio Velázquez de Cambio Radical –a quien no apoya Oneida Pinto a pesar de ser de su partido, y cuyo candidato es el Liberal Andri Salas del grupo del ex gobernador Jorge Ballesteros, el congresista Antenor Durán, el exministro Amilkar Acosta y del actual alcalde Rafael Ceballos.

El Albania, donde Oneida Pinto fue alcaldesa dos veces, su candidato es su sobrino Enteraron Pinto, a quien le consiguió el aval de Cambio Radical, y se enfrenta su ex esposo Pablo  “El Negro” Parra, quien goza de más popularidad que la dos veces exalcaldesa, y durante su matrimonio fue quien mandó en la sombra. El Negro Parra, -acusado de un homicidio-, aspira por el partido Opción Ciudadana.

En la Guajira se dice que es única oportunidad que han tenido durante mucho tiempo para cambiar el rumbo de los municipios más pobres y para no seguir dejando morir a sus niños de hambre.

El operativo que adelanta ese grupo político, cuyos jefes ha sido históricamente los ex gobernadores Jorge Pérez y Jorge Ballesteros – padre del actual gobernador Chemitas Ballesteros-  ha llenado de esperanza a algunos que votaban presionados, o por el fusil o por el regulador de la manguera del agua o de la comida para sus niños, han tenido que votar por los mismos de siempre.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario