Conozca cómo la Ganadería Sostenible contribuye a la conservación del agua

En el Día Mundial del Agua (22 de marzo), explicamos cómo un modo de producción bovina más sustentable permite la preservación de los recursos hídricos, con datos concretos que se han obtenidos en nuestro país gracias al proyecto de Ganadería Colombiana Sostenible (GCS) de Fedegán.

Por: Pedro Fonseca.

La ganadería tradicional ha sido vinculada al deterioro de los cauces de ríos y quebradas, por cuenta de fenómenos como la tala indiscriminada de árboles o la invasión de terrenos donde existen nacimientos de agua que no se cuidan de forma adecuada.

Para disminuir este impacto negativo, la ganadería sostenible promueve estrategias como una adecuada planeación de los predios, la protección de corredores ribereños y la recuperación de las propiedades del suelo mediante la implementación de Sistemas Silvopastoriles (SSP).

Estos cambios en el uso de la tierra contribuyen a generar servicios ambientales hídricos que incluyen la regulación de caudales, mejora de la calidad del agua y protección de los ecosistemas acuáticos.

Los árboles contribuyen a mantener la humedad del suelo debido a que reducen la temperatura, disminuyen las crecientes e inundaciones en épocas lluviosas, mejoran la infiltración de aguas lluvias gracias al efecto de sus raíces y, a su vez, reducen la compactación del suelo.

Los resultados del proyecto GCS

El proyecto Ganadería Colombiana Sostenible (GCS), que comenzó en 2009, fue desarrollado para cambiar estas costumbres por una cultura sostenible, que integre árboles y arbustos a la producción ganadera, aumentando la producción de carne y leche de la mano de un uso amigable del medio ambiente.

A lo largo del proyecto, los líderes y extensionistas recomendaron a los ganaderos participantes de 12 departamentos y 87 municipios efectuar el aislamiento de ríos y quebradas presentes en las fincas para que el ganado no ingrese a contaminarlos.

De igual forma, se estimuló la conservación de vegetación nativa a lo largo de estos afluentes, reduciendo con estas estrategias el impacto de la erosión y la contaminación por sedimentos.

Es así como por medio de pequeños cambios en los predios ganaderos se garantiza la provisión de agua de buena calidad para consumo humano y animal, no solo para los participantes del proyecto, sino para todos aquellos que se benefician de las quebradas.

Al cabo de más de una década de su implementación, Manuel Gómez Vivas, coordinador del proyecto GCS, explicó cuál ha sido el compromiso con el ambiente a través del recurso hídrico en la iniciativa que nació de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán).

“El establecimiento de corredores ribereños y terrestres en las zonas del proyecto GCS fue una valiosa herramienta para detener el deterioro ambiental y contribuir a la restauración de los ecosistemas y a la generación de servicios ambientales”, destacó.

El experto argumentó que esto se logró con la puesta en marcha de las franjas de vegetación natural que se dejan crecer a ambos lados de las quebradas y sitios.

“Los corredores actúan como amortiguadores entre el área de captación y la quebradaretienen el exceso de sedimentos y nutrientes, reducen la velocidad de la escorrentía, proveen energía e incrementan la diversidad de hábitats”, resaltó Gómez Vivas.

Por medio de los SSP y la conservación de ecosistemas naturales en las fincas beneficiarias, se generaron bienes y servicios ambientales que favorecieron a los productores, las comunidades adyacentes y la sociedad, con cerca de 160 000 hectáreas en manejo sostenible.

En relación con el recurso hídrico, se protegieron fuentes de agua (nacimientos, humedales y cauces de los ríos y quebradas) por medio del incremento de la cobertura arbórea y la protección del suelo dentro de los sistemas de reconversión ganadera.

Esto también permitió que los ganaderos contribuyeran a mejorar la regulación hídrica, incrementar caudales en épocas secas y disminuir las crecientes en épocas de lluvias.

Además, se pudo contribuir a reducir la erosión y el ingreso de sedimentos y nutrientes a los cauces, mejorar el suministro de agua de buena calidad para el consumo humano y proteger la diversidad de organismos acuáticos, agregó el experto.

Experiencias de ganaderos sostenibles que conservan agua

El portal de The Nature Conservancy, una de las entidades que impulsó el proyecto GCS junto con Fedegán, Cipav y Fondo Acción, contó la historia de Blanca Raquel Guerrero, una mujer que pasó de ser víctima del conflicto armado a dueña de una finca altamente productiva.

Ahora que es responsable por la conservación de 10,7 hectáreas de bosque, la productora ha entendido el rol de los bosques en la salud y productividad de las tierras, y en el recurso hídrico: “Las raíces de los árboles hacen que el agua no pierda el cauce, además de albergar vida”.

En 2016, el periódico El Espectador informó cómo integrantes de la etnia Nasa en las montañas del suroeste de Colombia han emprendido proyectos de ganadería sostenible y cultivos para proteger el agua, con el apoyo del Fondo Agua por la Vida y la Sostenibilidad.

El propósito fundamental del programa “es proteger y conservar los recursos hídricos y los páramos, así como generar seguridad alimentaria para los pobladores y orientar la reconversión ganadera”, según explicó el director del Fondo, Pedro Moreno.

Finalmente, el año pasado la Secretaría de Agricultura de Antioquia reveló un proyecto con ganaderos para reducir la huella ecológica con metodología y tecnología 4.0, con el propósito es reducir la cantidad de agua usada en la producción tanto de carne como de leche.

Como lo reportó CONtexto ganadero, la Secretaría está apostándole a los SSP sumado a la puesta en marcha del modelo de ganadería de precisión, asociando de forma planificada árboles, cultivos y ganado, para mayor bienestar animal, calidad de carne y rentabilidad.

Esto lo han hecho basados en un estudio reciente de la Universidad de Cornell, según el cual la tecnología permite que se use un 90 % menos de suelo, un 14.5 % menos de agua y se disminuya en un 63 % la huella de carbono de la ganadería.

Sin embargo, también existen estas restricciones

Por su parte, Andrés Zuluaga, exdirector del proyecto, sostuvo en su momento que “conservar el agua no necesariamente es no tocar nada, sino más bien hacer un manejo racional de las zonas que se deben proteger, como humedales y páramos”, restringiendo su explotación.

En cambio, para el buen aprovechamiento del recurso, se debe limitar el acceso de los animales a las fuentes hídricas evitando que beban directamente, pues pueden estropear la vegetación que crece junto a los ríos y quebradas, o contaminar el agua con la materia fecal.

Por eso es mejor llevar el líquido hasta donde están los animales, a través de bebederos sustitutos. Para esto, se puede emplear un sistema con gravedad que permita llevar el líquido de la quebrada al potrero.

Con estas acciones y estos resultados, no solo el gremio cúpula de la ganadería en Colombia, sino que también otros organismos y entidades del sector público y privado, han demostrado que la ganadería sostenible contribuye de manera activa a la conservación del agua.

Tomado de Contextogandero.com

Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario