Colombia se teñirá de Rojo… sangre


 

Por José Francisco García M.

En agosto de 2020, en medio del furor despreocupado de la apertura económica gradual de Colombia en medio de la crisis del Covid-19, un hecho de capital importancia política pasó desapercibido. En el Boletín de Prensa Numero 2 del 29 de Agosto de 2020 la Unión Patriótica informó que “(…) proclamó la precandidatura a la Presidencia de Colombia por la Unión Patriótica del senador Gustavo Petro Urrego.

La Unión Patriótica es un partido político colombiano, de tendencia marxista leninista, fundado en 1985 como el brazo político de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejercito del Pueblo (FARC-EP). Las FARC-EP son la guerrilla marxista más antigua del continente, con una existencia más de 50 años, todos ellos dedicados a sembrar el marxismo-leninismo con herramientas tales como asesinatos selectivos, masacres, y atentados terroristas varios. Este grupo se ha financiado, a lo largo de su largo prontuario delictivo, con ingresos provenientes del narcotráfico, ya sea por medio del cobro de “impuestos” a los cultivadores (conocido popularmente en Colombia como vacunas), o mediante el control de rutas de transporte y exportación del producto elaborado (el más común es cocaína).

Gustavo Petro es un político colombiano, que en sus años de clandestinidad militaba en la guerrilla marxista Movimiento 19 de Abril, pasando a la vida civil con el proceso de desmovilización de dicha organización; y hoy en día es una importante figura política y el hombre fuerte de la izquierda colombiana. Su posición política es difícil de comprender, ya que en ella mezcla alegremente las ideas clásicas del marxismo-leninismo con Foucault,  el discurso LBGTI de la New Left y hasta peroratas sobre fuentes de energía alternativas y cambio climático.

¿Petro y la Unión Patriótica unidos? Parecería una mésalliance, como decían los franceses, pero no lo es tanto. El discurso político de Petro, que siempre ha sido de izquierda, se ha radicalizado con el transcurso de los años, llegando incluso a proponer medidas literalmente calcadas del Manifiesto Comunista de Marx y Engels: centralización estatal de los prestamos, impuesto progresivo a la riqueza, expropiación, redistribución de la propiedad, etc.

¿Qué tantas posibilidades tiene de llegar a la Presidencia de la República, e imponer su marxismo?

Existen 3 factores que tienen casi garantizado que Petro sea escogido, en las elecciones del año 2022, como el próximo Presidente de Colombia:

  1. Cambio demográfico: las nuevas generaciones, sin conocimiento real de la historia del país y criadas por redes sociales y Youtube, son completamente susceptibles al mensaje de la izquierda.
  2. Medios de comunicación: los medios de comunicación en Colombia (como en casi todo el mundo) están completamente cooptados por la izquierda cultural.
  3. Debilidad de la Derecha: el partido político que tiene el monopolio de la Derecha en Colombia es el Centro Democrático, y este se ha mostrado incapaz de frenar el avance de la izquierda (legal o ilegal).

¿Cuales serian las consecuencias de que Petro fuera escogido Presidente?

Colombia tendría a un presidente declaradamente marxista en el poder (favoreciendo a sus camaradas, en armas o no); a un número de partidos de izquierda en el Congreso (en ambas cámaras) sirviendo como caja de resonancia del ejecutivo, y a unas guerrillas marxistas dedicadas a expandir el negocio del narcotráfico.

Colombia no sería otra Venezuela, sería peor. El color de la izquierda es rojo, como la sangre.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario