EE.UU. explora la posibilidad de que el coronavirus haya comenzado en un laboratorio chino, no en un mercado

El 23% de los estadounidenses consultados cree que el covid-19 nació en un laboratorio.

 

Tomado de CNN.com

Por Josh CampbellKylie AtwoodEvan Perez

Funcionarios de inteligencia y seguridad nacional de Estados Unidos dicen que el Gobierno de ese país está estudiando la posibilidad de que el nuevo coronavirus se haya originado en un laboratorio chino en lugar de un mercado, según varias fuentes familiarizadas con el tema que advierten que es prematuro sacar conclusiones.

La teoría es una de las múltiples perseguidas por los investigadores mientras intentan determinar el origen del coronavirus que resultó en una pandemia y ha matado a cientos de miles. Estados Unidos no cree que el virus esté asociado con la investigación de armas biológicas y los funcionarios señalaron que la comunidad de inteligencia también está explorando una serie de otras teorías sobre el origen del virus, como sería el caso de incidentes de alto perfil, según un fuente de inteligencia.

La teoría ha sido impulsada por los partidarios del presidente, incluidos algunos republicanos del Congreso, que están ansiosos por desviar las críticas sobre el manejo de Trump de la pandemia.

Un funcionario de inteligencia familiarizado con el análisis del Gobierno dijo que una teoría que los funcionarios de inteligencia estadounidenses están investigando es que el virus se originó en un laboratorio en Wuhan, China, y fue liberado accidentalmente al público.

Otras fuentes le dijeron a CNN que la inteligencia de EE. UU. no ha podido corroborar la teoría, pero está tratando de discernir si alguien fue infectado en el laboratorio por un accidente o por un manejo inadecuado de los materiales y puede haber infectado a otros.

La inteligencia estadounidense está revisando la recopilación de inteligencia sensible dirigida al Gobierno chino, según la fuente, mientras estudian la teoría. Pero algunos funcionarios de inteligencia dicen que es posible que la causa real nunca se conozca.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, reconoció esta semana que la inteligencia de Estados Unidos está “analizando” la cuestión de si el nuevo coronavirus se originó en un laboratorio.

“Solo diría, en este momento, que no es concluyente, aunque el peso de la evidencia parece indicar un origen natural. Pero no lo sabemos con certeza”, dijo Milley a los periodistas el martes.

Cuando se le preguntó acerca de la inteligencia, que fue reportada por primera vez por Yahoo y Fox News, el presidente Donald Trump dijo el miércoles que Estados Unidos “está haciendo un examen exhaustivo de esta horrible situación que sucedió”, pero se negó a discutir lo que le habían dicho sobre los hallazgos.

La teoría del laboratorio ha sido negada por el Gobierno chino y muchos expertos externos también han puesto en duda la idea, informó CNN anteriormente.

Una fuente cercana al grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca también advirtió que “cada vez que hay un brote alguien propone que el virus u otro patógeno salga de un laboratorio”.

Un funcionario calificó la forma en que China ha manejado el tratamiento del virus como “completamente reprensible”, y los investigadores de inteligencia están decididos a construir una imagen más completa de cómo se originó.

The Washington Post ha informado sobre cables del Departamento de Estado de 2018 que demuestran preocupaciones sobre la seguridad y la gestión del biolab del Instituto de Virología de Wuhan. Cuando se le preguntó acerca de esos cables, el secretario de Estado, Mike Pompeo, que ha seguido llamando al coronavirus el “virus Wuhan”, no los descartó, pero tampoco dijo que mostraran ningún vínculo legítimo con covid-19.

“El Partido Comunista Chino no dio acceso a los estadounidenses cuando lo necesitábamos en el momento más oportuno al principio”, dijo Pompeo a principios de esta semana. “Entonces sabemos que tienen este laboratorio. Sabemos sobre los mercados húmedos (de alimentos frescos). Sabemos que el virus en sí se originó en Wuhan. Así que todas esas cosas se unen. Todavía hay muchas cosas que no sabemos, y esto es de lo que hablaba el presidente hoy. Necesitamos tener las respuestas a estas cosas”.

Algunos de los funcionarios dijeron que EE. UU. tiene la intención de que China pague un precio, pero reconocen que EE. UU. debe tener cuidado de no infligir un costo a China antes de que la pandemia esté bajo control y hasta que tengan más información sobre su creación.

Jim Acosta de CNN contribuyó a este informe.

Tomado de cnnespanol.cnn.com

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario