El Eslabón de la Envidia

“El dinero siempre ha sido motivo de discordia entre los esclavos”.

Por Luis Fernando Córdoba Reyes.

La libertad es con el único don que posee el hombre al momento de nacer, don que por voluntad propia empieza a perderlo por diferentes motivos y caprichos, el ser esclavo es una decisión personal que muchos lo ignoran.

El volverse esclavo es tan fácil como el cambiar de ropa, es una cuestión de gusto y placer, muchas personas se esclavizan por objetos, personas, ideologías o por el tan codiciado dinero. El eslabón más fuerte que puede tener la cadena que esclaviza a el hombre, es la envidia, esta forma de esclavitud ha logrado guerras en la humanidad, también ha divido la sociedad, la industria la ha destruido y degenerado el núcleo familiar.

La libertad individual es la responsabilidad que tiene el individuo frente a su propia vida, sin permitir que el otro interfiera en sus decisiones y mucho menos en el control de sus gustos, caprichos, costumbres o ambiciones.

El eslabón de la envidia está destruyendo poco a poco a la sociedad, abriendo una brecha entre el que tiene y el necesitado, el intelectual y el analfabeta, el educado y el cavernícola, esto a la vez está alimentando al corrosivo socialismo.

No se puede construir una sociedad donde su principal miembro con su envidia, quiere destruir a su conciudadano simplemente por razones ideológicas o económicas se siente inferior a él.

La envidia ha debilitado los valores en la humanidad, formando grietas entre grupos familiares, sociales y empresariales, es por esta razón que la economía mundial por tratar de reparar estas grietas cada día está más debilitada.

La semilla que hace crecer a la nación, es la sociedad familiar, pero si en ella está el abono de la envidia, sólo se logrará formar una sociedad donde reinará el rencor, el odio y la corrupción, si no se destruye ese sentimiento en el ciudadano, ningún cambio que pretenda el estado será suficiente para matar este sentir.

A pesar de la descomposición social que existe en el mundo, se puede enderezar parte de la sociedad, inculcando y defendiendo la libertad individual, permitiendo el derecho a la libre expresión y respetando la propiedad privada, como aupando al que genera dinero con ética, disciplina y justicia.

Una de las definiciones más acertadas sobre la envidia la leí del actor, directo de cine, ganador de cuatro Premios Oscar, el italiano Vittorio De Sica quién escribió lo siguiente: “La indignación moral es, en la mayoría de los casos, un dos por ciento de moral, un cuarenta y ocho por ciento, indignación, y un cincuenta por ciento, envidia”.

La envidia ha sido el peor mal de la humanidad, lo lamentable es que los socialistas y manipuladores, se apoyan en ella para lograr sus propósitos aprovechándose de la debilidad del que por motivos de necesidad, se aferran a ella como medio de conseguir una mejora en su vida.

“El que envidia siempre tendrá como almohada una piedra de rencor”

Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario