El robo descarado de los contratistas sucreños en el ICBF de Córdoba, bajo la mirada complaciente del Director Alberto Jiménez

Más de 140 trabajadores de Talento Humano del ICBF de Córdoba denuncian irregularidades que involucran a su Director Alberto Jiménez.

 

Pareciera que los programas del gobierno nacional para la atención de la niñez en Colombia sirvieran para que los contratistas amigos de los directores de las instituciones encargadas de su manejo, se enriquecieran a costillas de la alimentación y salud de los pobres infantes.

A pesar de que el vicepresidente del Senado, Alexander López, a principios del presente año, envió una carta a la Directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), al Procurador y al Fiscal General de la Nación, sobre las múltiples quejas que ha recibido de las madres comunitarias por la falta de pagos y explotación laboral a la que se ven sometidas, así como la feria de contratación con operadores de los alimentos que no prestan un adecuado paquete alimentario de conformidad con lo contratado con el ICBF, bajo la mirada complaciente de los Directores Seccionales del país, la situación permanece incolumne en el tiempo, sin que se le protejan los derechos laborales a estas madres comunitarias ni al personal de Talento Humano, ni se le garanticen los derechos y la adecuada alimentación a la niñez.

El departamento de Córdoba, no ha sido la excepción.  Desde el año pasado, con la llegada del nuevo Director Seccional, el sucreño Alberto Jiménez Bohorquez, gracias a la movida de la exgobernadora Sandra Devia, que lo escogió por sobre los cordobeses Manuel Nule Rhenals y Víctor Manuel Ariza, se inició una persecución con los contratistas de Córdoba que prestaban sus servicios al ICBF y que cumplían con los estándares exigidos por la Institución, con el fin de cancelarles el contrato para contratar con empresas sucreñas que le vienen robando no sólo al Estado sino a los niños de Córdoba, a los que le cercenan los paquetes alimentarios y los pagos al Talento Humano de los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), a quienes los explotan laboralmente.

DENUNCIAS ANTE LA DIRECTORA DEL ICBF

Y es que son innumerables las quejas que se han presentado ante las directivas del ICBF, quienes se han hecho los de la vista gorda.  A través de una carta que le enviaron a la Directora Nacional del Instituto, Lina María Arbeláez Arbeláez, más de 140 trabajadores de Talento Humano, le dieron a conocer la serie de situaciones irregulares que se vienen presentando en los CDI de los barrios Los Recuerdos, Urbanización Vallejo, Mogambo y el Dorado, donde narran que el operador Ofir, del departamento de Sucre, contrató un mes con el ICBF, cediéndoselo a Asomujeres, también de Sucre, sin que les hubiese pagado el salario al Talento Humano, docentes, servicios generales, manipuladoras, equipo administrativo y vigilantes de los CDI, y sin que se les hubiese suministrado la ración alimentaria a los niños ya que se embolsillaron un paquete alimentario que nunca dieron.

Igualmente denuncian la explotación laboral porque les toca trabajar horas por fuera de la jornada diaria de 8 horas, fines de semana y festivos, sin que les paguen horas extras y el respectivo recargo.

Vea la Denuncia completa enviada a Lina María Arbeláez  AQUÍ.

En dialogo con cafenoticias.tk, algunos trabajadores denunciaron que la situación que se está viviendo en Córdoba es deprimente, se habla de un cartel de mafia donde el que predomina es el que tiene el poder.  Utilizan los recursos de los niños para lucrarse y mientras tanto ellos  y el talento humano sufriendo por la falta de pago de varios meses de salario.

JIMÉNEZ MAQUILLÓ EL CASO ANTE ARBELÁEZ 

También denuncian que en la visita realizada por la Directora Nacional, Lina María Arbeláez, el director Seccional, Alberto Jiménez, maquilló todo sin que pudiesen tener forma de contarle la realidad de las cosas.  Según los trabajadores le mostró lo mejor y le dijo mentiras.  Dicen que el director lo manejó de una manera para que ella viera que todo estaba perfecto cuando no es así, porque él es el dueño de esos operadores, el que maneja todo en Córdoba, hasta a los del sindicato, a quienes compró para que no hablaran y lo defiendan.

Resaltaron que es la primera vez que hay operadores tan malos, los paquetes los entrega un mismo proveedor para todas esas fundaciones de Sucre que trajo el Director Seccional.

Refieren que en el municipio de Cereté, le quitan las etiqueta a los productos para que los padres no sepan qué les están dando. Los productos no son de buena calidad. En Monteria, llegaron a entregar leche podrida, y productos vencidos como la Bienestarina. Nunca han dado atún porque lo cambian por lentejas siempre.

Señalan que Asomujeres, es del director Jiménez, tiene 16 CDI en Montería que son los más grandes, los que tienen más cupos.  Entre esos el CDI, Vallecito del Sinú, donde el operador era  una asociación del barrio que siempre trabajo por  los niños con transparencia, manejando los recursos de una forma correcta para dárselo a Asomujeres sin explicación.

En la dirección del ICBF Cordoba, por parte de Jiménez, aproximadamente 25 de las fundaciones que contrataban en el departamento no fueron tenidas en cuenta, para darle los contratos a 5 fundaciones de Sucre, la tierra del director, que son las encargadas de manejar la mayoria de la contratación del Instituto.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Leave a Reply