Felicitaciones Señor Presidente

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, con un extraño individuo.

 
Bernardo Henao
Bernardo Henao Jaramillo

En la estrategia conocida desde antes de la pandemia que fuera la que les impidió adelantar las marchas y protestas se conoció que un sector que dijo pertenecer a cierta Minga Indígena del Departamento del Cauca, exigía la presencia del señor Presidente de la República para que dialogase con ellos bajo la siempre acostumbrada amenaza de bloquear la vía Panamericana si no se hacía o con el anticipo que de no hacerse les llevaría a trasladarse a la ciudad de Bogotá.

Partieron en medio de bombos y platillos, en sus tradicionales chivas que son los buses de madera dieron inicio a su movilización hacia la ciudad de Cali. El gobierno en un gesto bien generoso amplio les desplazó la mitad de su gobierno a que adelantaran un diálogo que conociera sus reinvindicaciones, pero era claro que no había interés en ese encuentro. Dejaron plantada la comitiva y de contera al Ejecutivo quedando claro que su propósito e intención era llegar a la capital hacer presencia en el paro desestabilizador que otras fuerzas había anunciado apoyar.

Los medios periodísticos afines o identificados con ciertas causas fueron raudos en registrar el recorrido de la movilización de los indígenas. En cada ciudad por la que pasaban cubrían la noticia como si se tratase de un encuentro futbolero taquillero.  En el largo desplazamiento violaron todas las normas de seguridad, tanto del Covid 19 como las de tránsito, no les importó como si la legislación indígena les concediese derechos de los que carecemos los colombianos. Todo ese despliego costoso y sin saber quien lo financiaba, provocó en los colombianos gran desasociego, desespero e inmensa preocupación ante la proximidad del anunciado Paro Nacional previsto para los días 20 y 21 de octubre y las consecuencias negativas que se anticipaban.

Arribaron a la ciudad capital y la Alcaldesa Claudia López corrió raudamente hacerse un baño chaman para apoyarles la causa y sus reinvindicaciones. Como todo lo de ella, si la cosas salían bien era por ella, pero si salían mal era por culpa del Primer Mandatario. Ahora bien, cuando se mostraron las fotos de la reunión de la señora alcaldesa del recibimiento a la minga aparece una que impone obligada pregunta ¿Cómo entender que la fisonomía del acompañante no corresponde con la de un indígena, pero si se identifica más su vestuario con un aguerrido militante de izquierda?.  A veces los símbolos y hechos dicen más que las palabras.

Oh sorpresa, la tan mentada “malicia indígena” que tanto se menciona en el común de las gentes, le salió adelante y la opacó por completo la “firme decisión presidencial” quien no sólo les dejo saber que bajo amenazas no dialogaba, e ignorante ante peticiones y reclamos, se fue de visita al Choco lo que dejo desconcertados y descuidados a los líderes indígenas en particular al amenazante Senador Feliciano Valencia.

Basta imaginarse las caras de los dos Alcaldesa y senador, para ver como quedaron atónitos, desencajados por supuesto, descompuestos con el magistral golpe que recibieron en esos territorios ancestrales por parte de las Gloriosas FF.MM. y de Policía. En operativos tácticos inteligentes que recuerdan otrora triunfo del arma de inteligencia, se procedió con la asistencia y presencia de la fiscalía a destruir por parte de la Policía Antinarcóticos 63 laboratorios de procesamiento de base de cocaína y a incautar insumos con los que se elabora la droga que tanto mal hace.

La paciencia del señor Presidente, la fe que le mueve y anima, el trabajo en equipo y por supuesto, la ejecución de una medida que demuestra que en el territorio Nacional no hay zonas vedadas para las FF.MM. y de Policía, demostraron que tiene y ejerce por completo autoridad. Les calló la boca a muchos detractores, incluso algunos de su propio partido y a otros que tanto se burlaban y criticaban de su gobierno y de cierta debilidad. Hoy no tienen cara para criticar, unos pocos lo reconocieron en sus cuentas otros pálidos lo registraron en sus notas. Los colombianos que lo elegimos sabemos que contamos con un Presidente que gobierna para todos. Que ha tenido que luchar contra demasiados males que aquejan al país y no ha desfallecido. Hoy con la contundencia de ese golpe certero a esos narcotraficantes indígenas ha demostrado no solo su estatura moral sino la autoridad ejemplar que ejerce. FELICITACIONES.

Le corresponde ahora a la cuestionada Justicia colombiana actuar. Esto no termina con la destrucción de los 63 laboratorios y los otros que se acaba de conocer en particular el de San Calixto (Norte de Santander) que producía hasta 3 toneladas mensuales de droga. Desde luego, Lo que más les duele y temen los narcotraficantes es la extinción de dominio y esta se impone sobre los propietarios de esas tierras sembradas de coca y con la comprobación de la existencia de los laboratorios destruidos. El hecho de que esos cultivos y laboratorios se encuentran en territorios que ocupan los cabildos indígenas en los departamentos del Cauca y Caquetá y ahora Norte de Santander, no impide su extinción. La fiscalía y la justicia deben estar a la altura que demanda y reclama el momento.

Pero no solo estos operadores judiciales están llamados actuar con prontitud, ese accionar también se espera se dé por parte de la Corte Suprema de Justicia frente a la actuación dolosa del senador Gustavo Petro que en su cuenta de twitter se sumó y validó la invitación del grupo denominado “Juventudes de la Colombia Humana” que en pancarta colocada sobre un puente invitaba asesinar al doctor Álvaro Uribe Vélez. Así haya borrado de su cuenta el trino, así no queda borrado el delito cometido.

Igual ocurre con los señalamientos abusivos, injuriosos y delictuosos del senador Gustavo Bolívar quien refiriéndose al Presidente Iván Duque Márquez y al expresidente Álvaro Uribe Vélez les responsabilizó por recientes muertes en Colombia, en las que también incluyó al Partido CD. El mal libretista que tanto daño con sus series de narcos le hizo al país, viene ahora con sus trinos y actos de supuesta valentía a injuriar gravemente a los destacados colombianos. Es deber de la justicia ante la confirmación y ocurrencia de ciertos delitos adelantar la correspondiente investigación.

Ya poco importa el regreso de la minga a sus tierras, aunque se quedaron unos cuantos mingueros abusivos que se tomaron a la fuerza, violentando su ingreso, las instalaciones del Aeropuerto Internacional El Dorado, perjudicando enormemente la imagen del país en el exterior. Por supuesto, ese retorno ya no es noticia, pero la rapidez con la que lo hicieron deja más de un interrogante: ¿por qué ese inusitado regreso cuando venían disque preparados para estar el tiempo que fuera necesario? ¿Será que Les inquietaba que les descubriesen sus caletas producto de la actividad delictiva?  ¿Será que los carteles a los cuales les suministran la droga exigieron su inmediata presencia? ¿Tendrá algo que ver al respecto las disidencias de las Farc y ese nuevo grupo del mentado proyecto que dicen encarnar las FARC-EP Segunda Marquetalia que comandan los subversivos Jesús Santrich e Iván Márquez, los fugados del proceso? No se crea que van a constatar la diligencia y esmero del trabajo de la policía antinarcóticos. Irán seguro a tener que dar cuenta a los carteles que les apoyan y desde luego a responder ante la justicia frente a la obliga extinción que se impone.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario