La insólita forma de buscar a los delincuentes en Dinamarca


 
El 85% de los criminales son extraeuropeos.
Hasta los carteles de “Buscados” de la Policía danesa son políticamente correctos. ¡Miren si no! Un poco más y le tapan toda la cara a los criminales buscados. Así tal vez se facilita la tarea de reconocerlos si uno se los encuentra por la calle. ¡Insólito!

Según datos del gobierno de Dinamarca, el año pasado el número de crímenes y delitos bajó. Para la ministra de Justicia, Mette Frederiksen, los daneses gozan ahora de mayor seguridad para salir de noche. Un sueño que desearían cualquier país suramericano como Colombia o Venezuela, según revela el portal español Minutodigital.com

Pero en en realidad, sólo el número de robos y otros delitos menores ha bajado, la cantidad de violaciones, crímenes violentos y crímenes relacionados con el tráfico de drogas ha aumentado en todo el país. La mayor parte de estos crímenes son obra de extranjeros que viven como inmigrantes en Dinamarca.

Los datos oficiales demuestran que el 84% de los delincuentes y criminales en Dinamarca provienen de fuera. De estos, el 10% ya tiene la nacionalidad danesa.

Esta es la lista oficial de las nacionalidades de los delincuentes exeuropeos que azotan las tierras danesas, según sus propias autoridades:

La criminalidad está explotando entre los jóvenes inmigrantes. En 2007, se contabilizaban 1028 criminales en esa franja de la población. Hoy, éstos son 1661. Además, el 25% de los demandantes de asilo han cometido delitos y crímenes en el país, afirma Minutodigital.com

Al gobierno no le queda más remedio que redoblar la propaganda y reforzar la manipulación para hacer creer a los daneses que viven en el mejor de los mundos

Hasta los carteles de “Buscados” de la Policía danesa son políticamente correctos. ¡Miren si no! Un poco más y le tapan toda la cara a los criminales buscados. Así tal vez se facilita la tarea de reconocerlos si uno se los encuentra por la calle. Idioteces de la correción política, confluye el portal español.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario