La tiranía de la esperanza

Francisco Javier Cardozo

 

Las declaraciones a los medios de comunicación que dieron los soldados profesionales Cesar Rivera y Jonatán Díaz en el transcurso de la pasada semana, dejan claro que los colombianos estamos siendo encantados con los mejores esbozos de publicidad o,  cual campaña de turismo como la conocida “Colombia es realismo mágico”, las mentiras se hacen verdades y así las verdades se hacen objeto de menosprecio.

Pero esta vez no son las experiencias  vividas por José Arcadio Segundo en Cien años de soledad, esta vez se trata de personajes reales, héroes que se humillan ante las pasiones despertadas  con el afán de lograr ese remedio tiránico denominado por el actual gobierno como “la Paz”.

Hoy decir que Venezuela es una de las garantes, no del proceso de paz sino de que las FARC se mantengan vigentes dentro del argumento imaginario de la inmortalidad, es una verdad que los mentores del “conocimiento y del desarrollo social” condenan de falacia y sectarismo formado por la mal denominada ultra-derecha del país.

- Publicidad -

Conocer de primera mano, que estos rehenes de un grupo terrorista fueron encaminados de manera infructuosa hasta la frontera que existe entre Colombia y Venezuela, debería hacer que hasta el más optimista en el proceso de la Habana se detuviera a pensar y reconociera al menos de forma parcial, que hay aliados de las FARC que hacen que esta guerra perdure y se obligue al Estado colombiano a ofrecer simetría de poder de negociación a los terroristas.

No podemos dejar que sigan humillando a quienes se esfuerzan por mantener la seguridad del país cada vez que el gobierno no es capaz de mostrar que tiene lo que come nuestra querida medallista olímpica Mariana Pajón todos los días, es decir huevos. De esta manera, resulta inverosímil seguir creyendo que debemos aceptar continuamente el que las FARC definan el deber ser de nuestro país. Hemos sido medicados por el gobierno Santos I y II, la enfermedad es guerrerismo y la medicina un proceso de paz, estamos siendo víctimas de la tiranía de la esperanza por obtener un país en armonía .

Por Francisco Javier Cardozo

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario