María Fernanda Cabal, Eleva el Debate

Compártelo:

Por Ariel Peña.

La aspiración presidencial de la senadora María Fernanda Cabal, indudablemente eleva el debate ideológico y político, ausente en el ritual electoral de las últimas décadas, en donde los temas que se tratan ya son conocidos, sin que haya discusión  de fondo sobre la concepción del Estado que debe estar fundamentada en  la libertad para preservar la democracia,  la vida y la seguridad  de los ciudadanos.

De tal suerte que las fuerzas extremistas comunistas con sus diferentes máscaras conociendo las debilidades institucionales, buscan  mediante el discurso miserabilista y fatalista embaucar a los electores  proclamando el “cambio”, como estrategia para conducir al país a un régimen liberticida.

Hace algunos días, en una nota dijimos:  que sería bueno  un debate de cara al país entre  la senadora Cabal y Gutavo Petro, acerca de   dos  temas,  el fascismo que tanto menciona el candidato de la Colombia Humana para descalificar a sus adversarios políticos y el marxismo que en su aplicación práctica ha sido una tragedia para  Colombia, puesto que las aflicciones que traído semejante engendro son inconmensurables y  eso en sana lógica tiene que ser tema del debate, por los daños que el comunismo totalitario le ha ocasionado  en más de 60 años a la nación.

La senadora Cabal es  defensora del emprendimiento en donde desde luego  se encuentra la Autogestión libre y creativa, que países como Israel han desarrollado de manera exitosa y que permite que las personas tengan independencia económica frente al Estado; además en el plano laboral un ejemplo que han dado países avanzados es la Cogestión entre trabajadores y empleadores que perfectamente  en Colombia se puede asimilar al Contrato Sindical de acuerdo al artículo 482 del Código  Sustantivo de Trabajo,  que está inmerso en la Concertación y el  dialogo que son bases de la   Cohesión  Social.

Otro aspecto que no se puede dejar  de lado es acerca de la tierra y el territorio, entendida la primera como un medio de producción  cuya explotación debe traer bienestar, sin embargo   el comunismo en Colombia tiene una concepción feudal sobre el territorio que lo considera como el lugar en donde se ejerce dominio político, social, económico y cultural sobre una comunidad  a la que se le  da tratamiento de  súbdita, situación que se observa en algunos sitios de la  geografía nacional mediante la intimidación que hace  la narcoguerrilla y  los  jefes indígenas.

Las promesas electorales en un campaña son vastas en educación, salud,  trabajo, vivienda, medio ambiente, combate a la corrupción,  reforma a la justicia,  reforma económica, erradicación de la pobreza, relaciones internacionales, seguridad, paz y  lucha contra el narcotráfico, entre otras; siendo lógico que se ventilen todas esas ofertas políticas en un proceso  electoral.

Sin  embargo en la presente situación nacional con miras al 2022, lo imprescindible es  saber si la democracia en Colombia va a sobrevivir  a partir del 7 de agosto del próximo año, frente a las acechanzas del totalitarismo comunista; por lo que la senadora María  Fernanda Cabal tiene clara  esa  situación, sabiendo que el dilema es entre la democracia vs  comunismo, y de ahí es  que la congresista plantea un  Estado  moderno en donde la gente mediante sus propios esfuerzos alcancen el desarrollo social y humano.

Obligatoriamente hay que ventilar los males que  han afligido al país en los últimos meses como son: el Covid-19 originado y expandido por el planeta desde China y  lo del paro nacional de este año, que fue aprovechado por las fuerza extremistas para desestabilizar al gobierno mediante el vandalismo,  el terrorismo,  los bloqueos y la  lumpenización, debido a lo cual se tiene que hacer un balance en pérdidas económicas y humanas que han dejado este par de eventos, perjudicado de una manera excepcional a Colombia.

Advirtiendo que el marxismo con sus diferentes  partidos y movimientos busca sacar dividendos políticos, cabalgando sobre las desgracias y sufrimientos de las personas, por lo tanto el debate sobre la pandemia y el paro nacional se tienen  que dar,  buscando que la democracia no perezca ante el oportunismo de la denominada izquierda.

Sabiendo que las fuerzas comunistas se acomodan y mimetizan para acabar con la democracia, no debemos olvidar el papel que juega el marxismo cultural en la desmoralización de la sociedad, pretendiendo acabar con los valores tradicionales occidentales, para lo cual se hace indispensable  desplegar una batalla ideológica en contra del totalitarismo en la actual coyuntura electoral, que ya se está viviendo en la nación, para no tener que lamentar la pérdida de la libertad en el 2022.

Entonces la senadora Cabal es  la que mejor carta para enfrentar los desafíos que tiene la sociedad colombiana, ante los embates comunistas, resaltando que  la mamertada se paraliza cuando se  atacan sus dogmas con los que descrestan a los incautos,   que no alcanzan a discernir el peligro que encarnan  las facciones totalitarias que buscan el poder, para envilecer y oprimir a las masas,  mediante una dictadura que conculca todos los derechos individuales.

Compártelo:
Imagen por defecto
Ariel Peña
Columnista, Escritor. Presidente de la federación Sindical UTRECOL


Deja un comentario