Rosalba Restrepo de De la Calle, ‘Paz en su tumba’

Rosalba Restrepo, esposa del exnegociador de Paz Humberto De La Calle.

 

Adiós amiga

Con profunda pena y aflicción, registro con tristeza la muerte de la ilustre dama. Rosalba Restrepo de De la Calle, infausta noticia que lamento profundamente. Alma a quien aprendí a querer y admirar su inteligencia, hace más de medio siglo, en el solariego barrio ‘La Francia’ de Manizales, persona de quien recibí inolvidables lecciones de afecto, bondad y optimismo.

Desde el lejano eco de la juventud, quedan grabados -para siempre- los privilegiados, íntimos, imperecederos momentos compartidos con los suyos y los míos, con Luchita, Hernando, Nicolás y Marcelo, carismáticos contertulios que forman parte de nuestra historia, a la que le dieron alegría, sabor y sustancia.

ROSALBA, un ser excepcional, irrepetible, de virtudes que la hicieron descollar en el amado terruño, en campos como la educación, la política, actividades cívicas y culturales. Alma generosa que brilló en el firmamento con el esplendor de su belleza, que no estará más, físicamente con el compungido Humberto -su amoroso compañero que la acompañó en su periplo vital-, hijos y nietos, con sus amigos y admiradores, con nosotros, cálida familia que sabe el profundo amor, cariño y respeto que Judith y yo, desde la lejanía les profesamos.

Apagadas las luces, en silencio, con un nudo en la garganta, desde este obligado, inédito, desconsiderado confinamiento, Judith y yo, los míos, le rendimos un último y póstumo homenaje.

Reverentes nos inclinamos -luego de colocar una flor- ante su tumba.

Al devastado amigo, que acaba de sufrir, pérdida tan irreparable, entrañable epicentro de su vida, que llorará perennemente, va nuestro abrazo y pésame solidario. Parafraseando las palabras que Moisés dijo a Josué, hace más de tres mil años, consciente de que para la muerte y el duelo, se necesitan fuerza y ​​fortaleza, es lo que solicitamos al Altísimo, para el eterno amigo: ‘Fuerza, canejo’.

Que el Señor la tenga -es nuestro ferviente deseo- disfrutando ya del premio reservado a los justos.  ‘Que la tierra que la cubre le sea leve’.

Requiescat in pace, querida ROSALBA

Bogotá, 05 mayo de 2020

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario